Hugo Rangel Vargas
Andresmanuelovich y el efecto teflón
Viernes 19 de Enero de 2018
A- A A+

No sólo parecen desatinos de sus opositores, ni tampoco se trata de que las ocurrencias de los publicistas que asesoran a sus adversarios sean maniobras improvisadas, pero los intentos de desprestigiar al precandidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, se le escurren por la piel de su popularidad sin hacerle el menor daño.

Primero las pintas de bardas, que a decir de algunos medios de comunicación nacionales, aparecieron en calles de Venezuela en apoyo al tabasqueño, no causaron mayor impacto y pronto se diluyeron en la aclaratoria del partido político sudamericano al que se le atribuyeron, mismo que se desmarcó del hecho.

Después resucitaron la vieja herramienta del neuromarketing tendiente a reducir la personalidad del aspirante presidencial con la minimización de su nombre, posicionado en el espectro de la opinión ciudadana con un alto nivel de conocimiento, al de simple y llanamente “López”.

López Obrador sigue siendo el candidato puntero en la gran mayoría de las encuestas y estudios de opinión que han aparecido recientemente publicados.
López Obrador sigue siendo el candidato puntero en la gran mayoría de las encuestas y estudios de opinión que han aparecido recientemente publicados.
(Foto: Especial)



Ahora, en la torpe voz del ex panista Javier Lozano, se ha pretendido dar eco a una voz que desde hace meses circuló entre algunos comentócratas, según la cual hay una conspiración rusa para desestabilizar a Estados Unidos a través de la intervención en el proceso electoral mexicano.

Para el senador, ahora converso priista, nuestro país representa la “puerta de atrás” para que los rusos logren este propósito y “Andresmanuelovich” es el instrumento de esta perversa intención, digna de una ramplona resucitación retórica de la guerra fría.

López Obrador sigue siendo el candidato puntero en la gran mayoría de las encuestas y estudios de opinión que han aparecido recientemente publicados. Esta situación está asociada en buena medida a una larga trayectoria de lucha social y política y no a estratagemas de mercadotecnia de contenido hueco o dudoso.

Si el ex jefe de Gobierno capitalino ha alcanzado este lugar dentro de las preferencias electorales, también se lo debe a los yerros y al elevado grado de descomposición del régimen político actual, frente al cual ha postulado un discurso y una plataforma de oposición y de rompimiento.

El candidato del régimen de Maduro, la reencarnación de Hugo Chávez en México, representa pues la salida para millones de mexicanos que parecen tener oídos sordos ante la letanía mediática que intenta mostrar a un país en llamas si es que el morenista logra ganar la elección presidencial.

El señor López es el mesías, el autoritario y el tirano, denominado así por quienes han sobajado a una condición de miserables a millones, por quienes han despojado al país de su riqueza y por quienes han entregado el patrimonio de los mexicanos a los intereses extranjeros. Su tiranía, la de ellos, la de los poderosos frente a los desposeídos, es entonces la única posible dentro de su imaginario colectivo.
Andresmanuelovich, con el apoyo de los rusos, quiere hacer de los mexicanos un arma para enfrentar a Estados Unidos, pero los gobiernos de los regímenes neoliberales han hecho de los mexicanos un arma contra los propios mexicanos.

Quizá el teflón que recubra a Andrés Manuel no es el cotilleo o el desparpajo con el que asume los ardides mediáticos de sus opositores, sino que más bien proviene de condiciones objetivas de hartazgo que hacen que las voces de quienes le atacan no tengan la calidad, ni la estatura para hacerlo frente a una sociedad fatigada por los flagelos que le han impuesto.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones