Julio Santoyo Guerrero
Votos y nada más
Lunes 15 de Enero de 2018
A- A A+

El tipo de precampañas y campañas electorales que iniciaban con definiciones de postulaciones programáticas ha pasado a la historia. Si antes ese era el punto de partida para definir estrategias y grupos sociales con los cuales priorizar compromisos, hoy en día la diferenciación parece no tener ningún sentido político y ningún incentivo electoral.

La descomposición de nuestra clase política, proveniente de la acusada corrupción de muchos de sus líderes y los desempeños ineficaces en la ejecución de las políticas públicas que ha exigido la ciudadanía, ha dejado sin autoridad a la mayoría de quienes hoy buscan un puesto de representación popular. El fenómeno no excluye a ningún instituto político y tampoco a los independientes. Todos tienen grandes y pequeños corruptos, grandes y pequeños ineptos, grandes y pequeños mentirosos, grandes y pequeños incongruentes, grandes y pequeños detestables.

Todos están empeñados en reproducir las prácticas que nos han llevado a la descomposición actual.
Todos están empeñados en reproducir las prácticas que nos han llevado a la descomposición actual.
(Foto: TAVO)

La pérdida de confiabilidad no es privilegio de uno, se reparte con justicia entre todos porque todos han caminado en el fango. Que unos tengan mejores o peores publicistas de sus pecados no altera la abominación del pecado. Por esta razón es que el abandono de lo programático tiene sentido. ¿Con qué cara, con qué autoridad puede un político convocar a la credibilidad de los principios?, ¿para qué detenerse en un debate profundo sobre la eticidad de su actuación política y la consistencia de un programa con compromisos políticos cuando de antemano se sabe que esa tierra para ellos no existe ni ha existido?

Frente a esta realidad, que hace tiempo los ha trascendido, nuestros políticos, todos, avanzan debocados en la ruta más eficiente para lograr el acceso al poder: cosechar votos a diestra y siniestra, sólo y exclusivamente votos, provengan éstos de donde fuere, con los argumentos más contradictorios si fuera necesario. No importa el debate profundo sobre el destino de México, lo que importa es el método eficiente para conseguir franjas electorales que hagan la diferencia de tres puntos porcentuales.

La ausencia del debate argumentado sobre los problemas económicos de México, la inseguridad, la corrupción, la educación, la cultura, nuestro sistema político, el desempeño de nuestra democracia, el funcionamiento de nuestras instituciones, ha dejado el paso libre al pesado debate que en las redes sociales se está ventilando, cargado de odios, linchamiento verbal, resentimientos enfermizos, mitos, calumnias y de ninguna propuesta que contribuya al gobierno de todos los mexicanos.

La búsqueda pragmática del voto sin más, como tendencia contemporánea de la lucha electoral, le ha dado un valor de alta eficiencia "persuasiva" a este modelo de debate. Al hacerlo está contribuyendo a pronunciar la descomposición de la vida política nacional y la confusión en los valores cívicos. El lodo que portan en sus alforjas muchos personajes de la clase política es el contenido argumentativo del debate para cuestionar adversarios, y al socializarlo con sus seguidores convierten en lodazal público todo el proceso de la alternancia en 2018. Por este camino llegaremos con certeza a una elección llena de fango, con ganadores y perdedores enfangados y deslegitimados por igual.

No sería exacto en sus valoraciones quien afirmara que con lo que nos dicen los precandidatos se puede inferir cómo sería su gobierno. No existen elementos para ello. Lo único cierto es que cada uno ha construido un Frankenstein político, un ente hecho de pedacera, y en ocasiones de la peor pedacera. ¿Cómo derivar de esto qué tipo de gobierno pueden realizar? Lo único tangible es su política pragmática de conquista de votos, basada en el histórico principio de que el fin justifica los medios.

La otra certeza es la ausencia de voluntad en los institutos políticos para iniciar desde adentro la lucha contra la corrupción, la simulación y la reconstrucción de la eticidad en las actuaciones que definirán la sucesión presidencial ya en curso. Y de esta responsabilidad no está eximido ningún partido político, baste recapitular lo que está ocurriendo en cada uno de ellos. Si en los partidos, que son el aula máter de nuestros políticos, no inicia la transformación de los valores de la política mexicana, no esperemos nada nuevo después del 1º de julio. Todos están empeñados en reproducir las prácticas que nos han llevado a la descomposición actual.

Desafortunadamente el empoderamiento civil es aún tan frágil que no se mira aún por ningún lugar la fuerza para imponerle a la vida política la dinámica que necesitamos para salir de esta terrible tragedia. Esta fatal descomposición que ha dado pie a una estrategia que privilegia la sola y mezquina consecución de votos sin el ingrediente humano que supondría el compromiso transparente con los modos de pensar y con las necesidades dolorosas de los mexicanos.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?