Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero
Lunes 15 de Enero de 2018

Nosotros, más que ir por querer ocupar un espacio allá arriba, vamos por la organización misma, llamar a la gente más bien a que se organice. Nosotros vamos a hacer nuestro trabajo, pero va a ir más por la cuestión organizativa. No vamos a detenernos a convencer a uno, vamos a seguir con la palabra a quienes quieran escuchar y quieran organizarse.

María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Consejo Indígena de Gobierno y posible candidata presidencial en 2018.

A- A A+

Una confusión grande existe aún entre muchos que simpatizan con Marichuy, vocera del Consejo Indígena de Gobierno y posible candidata en 2018. Incluso entre quienes desde el “¡ya basta!” del 1º de enero de 1994 seguimos la huella y conocemos los principios zapatistas. Firmas sin organización de poco sirven.

Ya en innumerables oportunidades, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional nos ha convocado a organizarnos. Desde la Convención Nacional Democrática en la Segunda Declaración de la Selva Lacandona en agosto de 1994 nos llamó a los mexicanos todos a conformar un nuevo Constituyente. El primero de nuestros fracasos como sociedad para cambiar el rumbo del país.

La Tercera Declaración de la Selva Lacandona del 1º de enero de 1995 invitó a todas las organizaciones que se asuman de izquierda a organizarse y conformar el Frente Democrático Nacional, frente en el que no hubiera protagonismo e interés de “llevar agua a su molino”. El segundo fracaso para los mexicanos que nos asumíamos de izquierda. El protagonismo y la lucha por el poder fueron los ingredientes del fracaso.

María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Consejo Indígena de Gobierno y posible candidata presidencial en 2018.
María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Consejo Indígena de Gobierno y posible candidata presidencial en 2018.
(Foto: Cuartoscuro)


La insistencia zapatista en la organización, ahora internacional, se hizo en el Primer Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo, el 26 de julio de 1996, también llamado por los zapatistas Intergaláctico o Declaración de la Realidad, antecedente de los foros anticapitalistas mundiales en Davos, Seattle, Milán, Porto Alegre... Cinco mil anticapitalistas de todo el mundo asistieron al evento.
http://enlacezapatista.ezln.org.mx/1996/07/27/ccri-cg-inicio-del-primer-encuentro-intercontinental-por-la-humanidad-y-contra-el-neoliberalismo/.

La Cuarta Declaración de la Selva Lacandona del 1º de enero de 1996 dice: “Hoy decimos: ¡Aquí estamos! ¡Somos la dignidad rebelde, el corazón olvidado de la patria!”. De ahí nace el Frente Zapatista de Liberación Nacional, que finalmente fue disuelto en 1998 por errores de sus integrantes que no entendimos ni aplicamos los principios zapatistas. Falló la organización, nos vino grande el compromiso.

La Quinta Declaración de la Selva Lacandona, de julio de 1998, llamaba a la primera movilización nacional e internacional a la Consulta Nacional por el Reconocimiento de los Derechos de los Pueblos Indios y por el Fin de la Guerra de Exterminio. En ella se movilizaron a todos los municipios del país, cinco mil bases de apoyo zapatista, un hombre y una mujer en cada municipio. Las palabras de la comandanta Esther hicieron temblar el Congreso en San Lázaro. http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2001/03/28/discurso-de-la-comandanta-esther-en-la-tribuna-del-congreso-de-la-union/. Fallaron los racistas diputados y senadores, no la organización ciudadana.

La Sexta Declaración de la Selva Lacandona de junio de 2005 sigue siendo vigente y dice: “Invitamos a las organizaciones políticas y sociales de izquierda que no tengan registro, y a las personas que se reivindiquen de izquierda que no pertenezcan a los partidos políticos con registro, a reunimos en tiempo, lugar y modo que les propondremos en su oportunidad, para organizar una campaña nacional, visitando todos los rincones posibles de nuestra patria para escuchar y organizar la palabra de nuestro pueblo. Entonces es como una campaña, pero muy otra porque no es electoral. Poco importa si se vota o no. Organizarse es lo importante”.

El 14 de octubre de 2016, el Congreso Nacional Indígena y el EZLN dice “que retiemble en sus centros la tierra” y repiten: “Ratificamos que nuestra lucha no es por el poder, no lo buscamos; sino que llamaremos a los pueblos originarios y a la sociedad civil a organizarnos para detener esta destrucción, fortalecernos en nuestras resistencias y rebeldías, es decir, en la defensa de la vida de cada persona, cada familia, colectivo, comunidad o barrio”. Nace el Consejo Indígena de Gobierno.

Y ahora, en diciembre de 2017 y enero de 2018, nos dicen y repiten: “Nosotros, más que ir por querer ocupar un espacio allá arriba, vamos por la organización misma”... llaman a la gente “más bien a que se organice”.

¿Entenderemos?



Nuestros abuelos en 1910 y nuestros padres en el pasado se fiaron de los partidos políticos. Nosotros ahora, nuestros hijos y nietos, debemos entender que los partidos políticos en el país y en el mundo han fracasado, no son ellos los que enterrarán al capitalismo pues son inherentes a él, reciben millones de pesos para sus campañas electorales que nosotros pagamos. Ninguno de ellos habla abiertamente en contra de la explotación, expoliación, despojo, multinacionales, la banca usurera del BM, FMI, OCDE... Nos ofrecen más de lo mismo

Marichuy es la vocera del Consejo Indígena de Gobierno, “...llama a la gente más bien a que se organice”. ¿Dejaremos pasar la oportunidad? ¿Seremos otra generación que sucumba ante las mentiras de los partidos políticos que viven gracias a los 40 mil millones de pesos que les entrega el INE apara sus campañas? Equivalen a casi quince años el presupuesto de la Universidad Michoacana, que hoy se encuentra en paro por falta de transparencia y recursos.

Usted decidirá: la firma por Marichuy sin organizarse de poco sirve, si acaso para que aparezca en la boleta electoral. Con firma o sin firma, sólo organizados, enterraremos al capitalismo salvaje.
Esté atento, Marichuy en Michoacán el 20, 21 y 22 enero.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Los científicos, compromisos y obligaciones

¿Una ocurrencia el aeropuerto en Santa Lucía?

La palabra andante

¿Seguiremos así? ¿Tendremos remedio?

La demencia, la incongruencia y la falta de ética campean en el SPUM

Transparencia, rendición de cuentas y manejo público del presupuesto

¿Decrepitud ética y moral en la Nicolaita?

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?