Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Trabajadores de la educación, pagos pendientes
Viernes 12 de Enero de 2018
A- A A+

En Michoacán se está viviendo un fenómeno que en esencia no tenía que suceder: adeudos de pagos salariales, de aguinaldos y de prestaciones a trabajadores de la educación, sobre todo estatales; aunado a ello, sumamos un conjunto de afirmaciones que el gobierno de la entidad sostiene con la intención de demeritar el conjunto de reclamos que se le hacen, esto con el propósito de justificar su actuar ante la opinión pública por la incapacidad o la confabulación con el gobierno federal, al puntualizar que dichos asalariados son los responsables de la anarquía que se vive en el sector, sacudiéndose la responsabilidad de cumplir con las obligaciones que tiene para quienes sirven en una de las tareas más nobles y bondadosas del ser humano: desterrar la ignorancia del pueblo y preparar hombres capaces para servir a la sociedad.

Pero todo indica que estamos en una colectividad que se acerca más a la insensibilidad que a la solidaridad, que se acerca más a la inconciencia que a la comprensión, al escarnio que a la razón. Gran parte de estos antivalores han sido cultivados en diversos medios de comunicación por ciertos comunicadores coludidos o comprometidos de una u otra forma con las propias autoridades; se han encargado de aprovechar los micrófonos o las plumas como lanzas inquisidoras para crucificar a quienes con todo derecho claman su remuneración, misma que es vital para el sustento de las familias y para el desarrollo personal; no obstante, pareciera no importarles, peor aún, a los agremiados los siguen señalando como los culpables del desfalco financiero del estado, cuando las malas políticas de los gobiernos en turno, las pésimas estrategias de administración, los excesivos salarios y fantásticos bonos y, desde luego, a la práctica de despilfarros y de corrupción que nos han atrapado y quedado en la impunidad, son los auténticos responsables de tan lamentable y vergonzosa situación.

Sindicalizados de la UM hacen filas en espera de sus pagos
Sindicalizados de la UM hacen filas en espera de sus pagos
(Foto: ACG)



En repetidas ocasiones hemos señalado que el actual gobernador sabía perfectamente de las condiciones económicas que tenía la entidad, de los adeudos, de las dinámicas sociales y políticas que han caracterizado a Michoacán, a pesar de ello se mostraba confiado, se decía capaz para sacar la responsabilidad con banderas desplegadas, pero en la realidad no es así. Por otro lado, ha existido una serie de manipulaciones y mentiras para hacer creer al pueblo que los incumplidos, irresponsables y los faltos de ética son los trabajadores, cuando no es así. Se difunde que los maestros de educación básica, de media superior y superior “no tienen llenadera”, cuando lo único que hacen es demandar lo que les corresponde por ley, cuando reclaman bonificaciones y aguinaldos que han logrado a través de conquistas laborales; por lo tanto, no están estafando ni quieren estafar las arcas que finalmente pertenecen a los propios ciudadanos, están luchando por lo que les compete y que la mayoría de ellos han devengado con creces.

Hemos escuchado a varios comunicadores mofarse de la lucha sindical, sarcásticamente dicen que los maestros piden bonos por levantarse temprano, por saludar, por el día de esto, por el día de lo otro, actitud que nos hace pensar que o son ignorantes porque no son bonos de ocurrencia o de plano son jilguerillos gubernamentales; no comprenden, o no quieren comprender, que la lucha magisterial es en pro de la dignidad, en pro de sus hijos y en pro de la misma sociedad, porque si se juega con la percepción de un gremio tan nutrido como el magisterial, de un momento a otro cualquier trabajador que no tenga protección o un sindicato de lucha estará sujeto a lo que dispongan los funcionarios en turno, ya que si cualquier personaje o grupo de la iniciativa privada quiere pisotear derechos, por desgracia tendrán al gobierno como el mejor de sus aliados.

¿Qué pasaría si a varios comunicadores, locutores o reporteros no les pagaran en uno o dos años?, ¿qué pasaría si de buenas a primeras les quitaran prestaciones, bonos o no les pagaran aguinaldo?, ¿estarían trabajando muy contentos?, ¿no protestarían ni se inconformarían? Y decimos comunicadores como pudiéramos decir obreros, ejecutivos bancarios, empleados, choferes, trabajadoras domésticas, artesanos, maquiladores o prestadores de servicios, pongámosle el nombre que quieran y todos actuarían en favor de sus intereses y necesidades. Se critica al gremio magisterial, a trabajadores universitarios o de salud porque exigen sus honorarios y patrocinios laborales; hay incluso quienes desean que se les retiren prestaciones cuando la población en general debería luchar por tener dichos beneficios para que tuvieran salarios más dignos, pensiones y jubilaciones honorables que permitan llegar a la vejez con dignidad y que no tengan que formarse en supermercados para empacar mercancía y ganarse unos pesos de más, jubilación significa jubileo, gusto por retirarse cuando se ha cumplido con una misión laboral, pero que aquí en México el retiro parece una verdadera desgracia, al menos que sea de los funcionarios preferidos del sistema como Enrique Ochoa Reza, presidente del PRI; Salvador Jara Guerrero, ex rector de la UMSNH o el mismo Felipe Calderón, que tienen pensiones de ensueño, alguno de ellos como el priista, conseguida corruptamente.

La lucha magisterial es justa, incluso obligada por las razones aquí sustentadas, por eso es indigno que el SNTE, corriente institucional, de nuevo quiera engañar a trabajadores de la educación con plaza estatal, señalando que ellos hicieron acuerdos con el gobierno de Silvano Aureoles para que les pagaran el aguinaldo, dicho pronunciamiento lo hicieron el miércoles 10 de enero, cuando ya se había notificado desde el día 5 del presente mes que se pagaría en la fecha que según ellos negociaron. Si tuvieran vergüenza mejor se callarían porque debieron levantar la voz en el momento mismo de la injusticia; no conformes con ello piden que aquellos que les descontaron el Impuesto Sobre la Renta vayan a su redil y que sólo a ellos les conseguirán, por medio de bonos, el retorno de lo inmerecidamente retenido, quedando demostrada, una vez más, la complicidad que tienen con el gobierno local, porque un funcionario estatal fue tajante al señalar que quienes estén con la Coordinadora no tendrán esa garantía. ¡Eso se llama represalia y discriminación!
Deseamos que exista una vía razonable, eficaz y humana para resolver toda la maraña financiera que se vive en el sector educativo, incluido el conflicto universitario y de salud. Michoacán merece una educación de calidad, para ello es primordial que los maestros estén en las aulas y no en las calles luchando por su propia subsistencia y por su propia dignidad. Es necesario que el gobierno cumpla con su cometido y de esa forma no habrá pretextos para tener escuelas y universidades ausentes del espíritu que les da vida y razón de ser: el alma estudiantil.

Diego Luís Córdoba, político colombiano, señaló: “Por la ignorancia se desciende a la servidumbre, por la educación se asciende a la libertad”. Y Confucio externó: “La educación genera confianza. La confianza genera esperanza. La esperanza genera paz”. ¿Deseamos un pueblo sin esperanza?

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!