Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Convivencia escolar
Miércoles 10 de Enero de 2018
A- A A+

La convivencia escolar es fundamental para legitimar desde el comportamiento de los actores de la educación y, por otro lado, explicar la importancia del proyecto de la educación para la paz, o de la cultura para la paz, desde los contenidos educativos.

Recordemos que uno de los ejes de la educación desde la ONU, así como la UNICEF, ambos organismos internaciones, plantea la educación básica inclusiva, y la que se refiere a la paz como instrumentos para alcanzar el desarrollo.

La convivencia escolar, por lo tanto, es una responsabilidad de quienes conforman la comunidad educativa en su conjunto, por lo que su mejora exige la participación de alumnos, docentes, personal directivo, personal de apoyo, madres, padres y tutores, es
La convivencia escolar, por lo tanto, es una responsabilidad de quienes conforman la comunidad educativa en su conjunto, por lo que su mejora exige la participación de alumnos, docentes, personal directivo, personal de apoyo, madres, padres y tutores, es
(Foto: Cuartoscuro)

La educación para la paz que promueve la UNICEF sigue las directrices de la Agenda 2030 de la ONU, antes se sustentó en los objetivos del milenio. Hoy sigue fortaleciendo el proyecto de la paz en los principios de los derechos humanos, entre ellos a la Convención sobre los Derechos del Niño, es decir, los intereses de los niños, niñas y adolescentes, la no discriminación y el derecho de los niños a la participación y a ser escuchados, como lo que hoy ya pasa en el diseño de las políticas públicas del SIPINNA aquí en Michoacán.

Y es que estos principios implican un compromiso con la construcción de la paz, la reducción de la pobreza a través de la aplicación de recursos públicos en la infancia y la reducción de las asimetrías a través de distintas medidas dirigidas a los niños, niñas y adolescentes, vulnerados y marginados; en esto deseamos que pronto esté publicado ya el programa estatal de SIPINNA en Michoacán, como ya se nos ha anunciado.

Contar en Michoacán con un programa estatal para el impulso de la convivencia escolar que fortalezca la educación para la paz es fundamental, así como fundamental es la más amplia participación de los distintos actores que deben intervenir para consolidar un proyecto de paz para la convivencia escolar y social.

El programa estatal para el impulso de la convivencia escolar es un instrumento de política pública en materia de educación con enfoque preventivo y formativo que consiste en el diseño y la elaboración de materiales didácticos para apoyar el trabajo académico que maestros y alumnos realizan en el salón de clase, pero que adicionalmente podrán utilizar también los padres de familia; para ello se ha preparado el manual de trabajo para talleres para madres, padres y tutores, donde me ha tocado participar tanto en Cuitzeo como en Santa Ana Maya.

Y es que para la construcción de una convivencia pacífica, incluyente y democrática no sólo en las escuelas, sino en todos los sitios donde conviven seres humanos, se requiere la participación informada y activa de todas las personas.

Para llevar a cabo estas acciones con los padres de familia en general, y no sólo con las madres de familia, se han dispuesto del manejo de varios temas que son fundamentales para la creación y desarrollo de conciencia social, los temas son fortalecimiento de la autoestima, el manejo de las emociones, así como el establecimiento de reglas y límites, y desde luego la parte medular que es la resolución de conflictos en la familia de manera asertiva.

Si en el hogar donde se forman los valores de los niños logramos que estos lo reproduzcan en los espacios escolares, estaremos ganando todos.

Y es que lo que somos se debe a la relación que mantenemos con los demás y la forma como nos vinculamos con el medio que nos rodea, no solamente el social, también la naturaleza. Así debemos entender que la convivencia forma parte de una necesidad humana, y que se debe dar a partir del diálogo, de la tolerancia, el respeto, la inclusión, y que todo ello, nos permitirá arribar a la paz.

Por ello, una de las instituciones sociales, la escuela, es un espacio de relaciones “donde se espera que los alumnos, además de alcanzar el logro de habilidades cognitivas, desarrollen habilidades sociales y emocionales que les permitan establecer relaciones armónicas, pacíficas e inclusivas dentro y fuera de ésta. La convivencia es un aprendizaje. Aprender a convivir es una tarea educativa primordial ya que representa una plataforma para el crecimiento personal y social”.

De ahí la importancia de la educación, toda vez que enseñar y aprender a convivir constituye uno de los pilares; así la escuela cumple una función social al contribuir a consolidar dicho aprendizaje.

De esta manera, el binomio de la enseñanza y el aprendizaje de la convivencia escolar requieren de un enfoque formativo y preventivo que centre su atención en la formación de los alumnos desde una mirada integral, “considerando su dimensión no sólo cognitiva, sino también social y emocional. Esta dimensión socioemocional debe abordarse sistemáticamente en las prácticas pedagógicas cotidianas, tomando en cuenta los procesos intrapersonales e interpersonales que entran en juego en la convivencia escolar”.

Cada docente, cada promotor de la educación, cada padre de familia, debe allegarse las herramientas que le permitan trabajar dentro del aula la empatía, la asertividad, la escucha activa, la resiliencia, la participación, el trabajo en equipo, la negociación, el manejo de la presión del grupo, la tolerancia a la frustración, la tolerancia a la diversidad, la perseverancia, el respeto, la inclusión, entre otras, son elementos que contribuyen a ello, así como a la prevención de conductas de riesgo fortaleciendo la capacidad de los alumnos para la toma de decisiones más adecuadas.

Cuando en un centro escolar no existe la convivencia podemos estar frente a escenarios que promuevan la violencia, niveles de estrés y ansiedad en los alumnos, lo que provoca bajo aprovechamiento académico y puede ser factor de deserción escolar, pero también estamos frente acoso escolar, el hostigamiento, el maltrato; por otro lado, un adecuado ambiente promueve el aprovechamiento y la mejor integración y cohesión escolar y social. Continúo pensando que la convivencia es una condición para alcanzar la calidad en varias áreas, entre ellas, claro, la educación, ya que un niño tranquilo se concentra mejor y construye sus conocimientos con mayor facilidad.

La convivencia escolar, por lo tanto, es una responsabilidad de quienes conforman la comunidad educativa en su conjunto, por lo que su mejora exige la participación de alumnos, docentes, personal directivo, personal de apoyo, madres, padres y tutores, es decir, todos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón