Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡Sufragio efectivo, no reelección!
Martes 9 de Enero de 2018
A- A A+

Por todas partes de la República Mexicana, cientos de hombres y mujeres empiezan a recorrer verdaderamente sinuosos caminos, algunos de éstos son de terracería, asfaltado otros y desde luego muchos son tenebrosos. Andan buscando ser conocidos y acuden a las diversas plazas, saludando de mano a quienes se encuentren, son amables, ríen, quieren ser simpáticos ante todos. Visitan mercados, ferias, tianguis y van en búsqueda de lo que solamente algunos pocos alcanzarán. No son lo que antes eran en lo general: ambiciosos, prepotentes. En sus oficinas a muy pocos atendían, pues sus múltiples actividades no lo permitían.
Con motivo de las elecciones, ya en los mercados, en la vía pública, en las plazas saludan a todos de mano, buscan ser simpáticos, atentos, amables. Buscan ser lo que no son tan luego como llegaron los tiempos y se acercan las elecciones.

En el año de 1910 nació el lema de “sufragio efectivo, no reelección”, buscando con ello terminar con la dictadura porfirista, que ya llevaba en el poder casi los 30 años.
En el año de 1910 nació el lema de “sufragio efectivo, no reelección”, buscando con ello terminar con la dictadura porfirista, que ya llevaba en el poder casi los 30 años.
(Foto: TAVO)

Gente hubo que una vez, dos y más veces acudían a sus oficinas para solicitar audiencia sin respuesta positiva, pero ahora, ya buscando el apoyo popular, se muestran risueños, amables, atentos… ¡han cambiado mucho y ahora ya no usan corbata ni saco: jeans o vaqueros son más cómodos para darse baños de pueblo y así, disfrazados, comienzan a visitar las plazas públicas, caminan por las calles como cualquier ciudadano e incluso saludan de mano a cientos, pero discretamente se limpian con alcohol las sudadas manos para evitar algún contagio de pobreza.

Saludable e increíble transmutación de aquellos quienes pocas semanas antes ni daban audiencia alguna ni atendían a quienes les solicitaban que los recibiera. La respuesta a los que llegando hasta sus oficinas a pedir audiencia, la respuesta era la misma de siempre: “No está, ya salió, ¡se acaba de ir, vengan mañana!, márquele por teléfono, ya no tarda en llegar; disculpe, está en una audiencia, etcétera”. Pero ahora, ya como precandidatos, son muy diferentes, se vuelven simpáticos, se dejan ver, e incluso, amorosamente, hasta alzan a los bebés que llevan las madres, les hacen guiños y hasta los alzan y los besan… ¡todo ese circo porque andan en precampaña!

Desde luego que hay una enorme diferencia entre los diversos candidatos habidos. A uno en especial, mañosamente el sistema le arrebató el triunfo y el mal gobierno manipuló el sistema de cómputo para entronizar al esposo de una señora que ahora suspira repetir la bad película de su marido, ¡regresar a un pasado oscuro! Hay otro, incansable, que es el candidato a vencer, y que de llegar a perder se va a ir a La Chingada sin que esto sea grave. Lo grave verdaderamente es que el sufragio efectivo no es efectivo, es totalmente infausto y lo que se busca es la continuidad de un régimen putrefacto y nefasto para la nación.

En el año de 1910 nació el lema de “sufragio efectivo, no reelección”, buscando con ello terminar con la dictadura porfirista, que ya llevaba en el poder casi los 30 años. Era este eslogan un paso a la democratización en México, era un llamado al respeto a la voluntad popular y una forma de terminar con el régimen autocrático de don Porfirio Díaz.

Durante los últimos sexenios ya no solamente se han repetido, casi perpetuándose, los diputados y senadores, quienes han venido pasando de una Cámara a otra sin pudor alguno. Cansan las mismas caras, y como parásitos, viven del presupuesto nacional. Pareciera que añoran la dictadura porfirista. ¡Ya los mandaremos otra vez a Francia en el Ipiranga!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido