Julio Santoyo Guerrero
No había entrado a un lugar parecido
Martes 26 de Abril de 2016
A- A A+

Terminábamos de hacer el recorrido por sus salas y era obvia la expresión de agrado de los visitantes. A uno de ellos, académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas, le pregunté, ¿qué te pareció? No había entrado a un lugar parecido, respondió con celeridad y entusiasmo.

Habíamos estado en el Centro de Interpretación de la Ruta Don Vasco, un espacio casi sin promoción y por ello casi perdido en el barrio de la colonia Revolución, en la antigua estación del ferrocarril de Pátzcuaro. Por mero azar, alguien me lo había recomendado y al hacerlo me habló glorias del espacio, su concepción, su tecnología y su sustento histórico y cultural. Me quedé impresionado, fascinado, convencido de que el Centro de Interpretación de la Ruta Don Vasco debe ser punto obligado de visita, tanto de locales y nacionales como de internacionales que desean acercarse al Michoacán tocado por tata Vasco.

El espacio que recién entró en funcionamiento en noviembre de 2015, luego de estar en limbo alrededor de dos años, tiene instalada alta tecnología que hace de la estancia en él una experiencia altamente educativa, estética, informativa y motivante. Es este uno de esos espacios públicos que todo ciudadano termina por reconocer como una obra en la cual se invirtieron virtuosamente los recursos públicos y que te preguntas porqué no hay más de estas salas en otros lugares del estado, tal vez con otra temática, pero sustentada en esta plataforma y esta concepción de la comunicación.

El espacio pretende promover el turismo sobre la ruta de don Vasco de tal manera que parte de la información ahí disponible pretende poner en contacto al visitante con artesanos, cocineras tradicionales y lugares históricos. Desafortunadamente fue una obra concebida en otro gobierno y apenas sobrevive a la maldición del sexenio mexicano: ha muerto el gobernador, viva el gobernador.

Si acaso, este maravilloso espacio podrá sobrevivir dos meses más. No cuenta con presupuesto autorizado por la Cámara de Diputados y tampoco tiene subsidio gubernamental ni apoyos financieros de la Secretaría de Turismo. Ninguna institución gubernamental ha mostrado interés en hacerse cargo del Centro de Interpretación. Es decir, está condenado a cerrar sus puertas y con ello, dejar perder, por deterioro, el costosísimo equipo que apenas tiene seis meses de servicio.

La discontinuidad de políticas públicas exitosas es una tragedia en los ámbitos en que ocurre. Cuando el proyecto del Centro de Interpretación fue ideado se hizo en el marco de promover una de las mayores potencialidades de Michoacán, el turismo. La enorme inversión en él tuvo una justificación clara para el desarrollo de este sector. Sin embargo, la ruptura de continuidades está condenando al desperdicio y a la muerte una obra que tuvo grandes costos para los contribuyentes michoacanos y está dejando sin una buena oportunidad al turismo para alentarlo.

El secretario de Turismo federal y el gobernador, Silvano Aureoles, estuvieron en este espacio en noviembre, el Día de Muertos. Reconocieron las virtudes del Centro y tomaron compromisos para apoyarlo. En los hechos los recursos no han llegado y los costos de mantenimiento, que son importantes, están consumiendo con rapidez el modesto recurso otorgado por el gobierno de Salvador Jara, el que si acaso permitirá que el Centro opere por 60 días más.

El Centro de Interpretación de la Ruta Don Vasco es ya un patrimonio cultural, educativo y turístico de los michoacanos que no debe perderse. Para evitar que cierre sus puertas es determinante la gestión de la secretaria de Turismo, Liliana López Buenrostro. Como dijera el clásico griego en sus manos está que viva o muera. Pero también los ciudadanos podemos fortalecer este espacio visitándolo en Pátzcuaro, en la antigua estación del ferrocarril, en la Calzada Ibarra número 1. Con seguridad, luego de vivir la experiencia, exclamarán, ¡no había entrado a un lugar parecido!

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica