Viernes 5 de Enero de 2018
A- A A+

2018 será un año trascendental en la historia de nuestro país, la elección presidencial de julio, además de determinar quién tomará las riendas del país por los próximos seis años, también nos dará una radiografía precisa sobre la composición político-social de nuestra sociedad.

Hoy en día existen tres precandidatos presidenciales con amplias posibilidades de alzarse con la victoria, sin menospreciar la participación que puedan llegar a tener, de ser el caso, los aspirantes independientes que hoy luchan por conseguir las firmas necesarias; esto significa que cualquier predicción es un mero acto de adivinación. No hay nada para nadie… aún

En fin, puedo estar soñando, lo sé y los invito a soñar que este año podemos cambiar nuestro entorno por uno más prometedor.
En fin, puedo estar soñando, lo sé y los invito a soñar que este año podemos cambiar nuestro entorno por uno más prometedor.
(Foto: TAVO)



Pero estamos hablando del futuro mediato de México, el cual no está en las manos de los múltiples suspirantes. Claro que no. El futuro de la decimocuarta economía del mundo está en las manos de los aproximadamente 80 millones de posibles votantes que conforman el padrón electoral para esta elección. El voto de cada individuo vale mucho más de lo que creemos. Por ello es nuestra obligación votar y votar lo mejor posible, a conciencia, porque somos una sociedad madura que no estamos dispuestos a seguir tolerando políticos insensibles y superficiales.

Basta de indolencia. México requiere hombres y mujeres honestos, dispuestos a servir a su pais y no a sus intereses personales. A estos mexicanos de valía los podemos encontrar en todos los partidos políticos y en proyectos independientes, lamentablemente se encuentran mezclados con sus antípodas, haciendo muy difícil la distinción. Pero lejos de desanimarnos debemos poner mayor empeño en el desarrollo de una justa pero certera visión inquisidora para así distinguir con claridad los uno de los otros.

Ahora bien, hablé del futuro mediato, es momento de hablar del futuro a largo plazo, que es el que verdaderamente importa. Sin importar quién sea el sucesor del presidente Peña, les aseguro que no llegará a sentarse en la silla del águila con una varita mágica para resolver los grandes problemas que atraviesa nuestro país, muchos de los cuales se gestaron en décadas y se necesitarán otras décadas para revertir sus daños perniciosos. Pero ánimo, la varita mágica existe y está en nosotros, se usa simplemente luchando por una mayor cultura de la legalidad en nosotros y en los que nos rodean. Pruébenlo, funciona.

Casi para concluir regreso al inicio, a la radiografía a que hice alusión y su importancia. La numeralia electoral de este 2018 será fundamental, el estudio preciso y analítico de todos y cada uno de los resultados de los más de tres mil puestos que estarán en juego nos permitirán diagnosticar de cuerpo entero al mexicano de hoy: sus miedos, temores, gustos, aficiones, aversiones, etcétera, porque la forma en que vote y por quiénes vote serán un reflejo fidedigno de sus visiones, pasiones y necesidades. Sin conocernos profundamente y donde estamos, difícilmente podremos construir el país al que aspiramos y merecemos. A votar, a votar, nuestro futuro depende ello.

En fin, puedo estar soñando, lo sé y los invito a soñar que este año podemos cambiar nuestro entorno por uno más prometedor.
Feliz 2018.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano