Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡Feliz año, amor mío!
Miércoles 3 de Enero de 2018
A- A A+

Son sólo quince letras, una frase de cuatro palabras, mismas que te escribo año con año reiterándote mi cariño, mi deseo permanente de que estés bien de salud, de que el año que acaba de nacer te depare muchas gracias, no obstante el saber anticipadamente que este país, el nuestro, se hunde por efecto de una guerra iniciada desafortunadamente por el esposo de la que ahora quiere ser presidenta nacional. A partir de ese aciago y alcohólico sexenio el país va de tumbo en tumbo entregando nuestros recursos energéticos a extranjeros, endeudándonos hasta más allá de la capacidad de pago y situando al México de nuestras entrañas al borde del despeñadero sin que el gobernante se percate de ello, o tal vez haciéndose el disimulado. En fin, nunca durante el último siglo presidente alguno había sido tan atolondrado y sumiso al imperio norteamericano como el actual, mismo al que todavía le restan muchos desafortunadamente para la mayoría nacional, largos días, meses, en los que la supina ignorancia y talante del inquilino de Los Pinos puede provocarle al país (y a los mexicanos en lo general) grandes daños.

 2018 es un año electoral; en seis meses más, para ser precisos el 1º de julio, se realizarán las elecciones para presidente de la República.
2018 es un año electoral; en seis meses más, para ser precisos el 1º de julio, se realizarán las elecciones para presidente de la República.
(Foto: Especial)

Como ya lo sabes bien, 2018 es un año electoral; en seis meses más, para ser precisos el 1º de julio, se realizarán las elecciones para presidente de la República. Muchos son los gallos y uno solo el ganador y el afortunado, el día 1º de diciembre de este año nuevo protestará como titular del Poder Ejecutivo federal. El proceso electoral indiscutiblemente que será muy complicado pues ya sabemos que el poder político actual buscará ganar cueste lo que cueste, y sólo una abrumadora votación logrará sacarlo de Los Pinos. Será este año decisivo para cambiar de dirección y evitar el hundimiento de nuestro país.

Conociendo de los antecedentes ocurridos en elecciones anteriores en los diversos estados como en el gobierno de la República, suponer que el gobierno federal, a través de sus decrépitas instituciones, realizará todo el proceso legalmente, es creer que en la cabeza mayor haya un poco de seso, por lo que con seguridad, como ha ocurrido en pasadas elecciones, creer que el INE actuará en forma honesta y republicana es un infantilismo, que las organizaciones criminales no participarán y negarán toda ayuda a cualquier candidato sería otro mito, que los recursos tanto económicos como humanos se aplicarán correctamente sería ingenuo.

Sería ingenuo también negar la intromisión económica del gobierno federal en los medios de comunicación para favorecer a sus candidatos, y principalmente buscará amparar a su elegido “dedalmente”.

Podríamos dar un repaso a las elecciones federales de hace 18 años, doce o seis años antes, cuando el gobierno impuso arbitrariamente a Carlos Salinas, cuando el oficialismo asesinó a Luis Donaldo Colosio, etcétera. Las noticas periodísticas diarias han enunciado lo que ha sucedido una y otra vez en Guerrero, Chihuahua, en Quintana Roo, en Veracruz, etcétera.

Bien sabes tú de las atrocidades que hemos sufrido en toda la República debido a las diversas asociaciones criminales que han tocado a empresarios y funcionarios públicos de alto nivel, ávidos éstos de incrementar fácilmente sus fortunas y estar en posición de construir palacios faraónicos como los de El Negro Durazo, en Acapulco

Estas familias cuentan con recursos económicos suficientes para entrar al mercado electoral y buscar así alianzas con diferentes gobiernos a efecto de continuar exitosamente en el mercado internacional de las drogas. Los cárteles buscan y encuentran fácilmente socios que puedan llegar a las posiciones políticas en juego sin excluir ningún poder, ningún estado, ningún municipio. Se pueden asociar incluso (lo han hecho en Sudamérica) con los grandes capitales, pues hay que recordar que “Poderoso caballero es Don Dinero”.

Pero es Año Nuevo y ya te estoy llenando de desesperanzas con mis incrédulas ideas, así que caminemos juntos todo este tramo hasta alcanzar el otro extremo.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco