Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Tolerancia 2018
Miércoles 3 de Enero de 2018
A- A A+

Durante varios años vengo impulsando el concepto de la tolerancia, un concepto construido a la par de la intolerancia. Lo mismo ha sido leyendo la declaración de la tolerancia de la UNESCO que realizando una revisión de diferentes libros que me han aportado importantes señalamientos para la comprensión de diferentes alcances conceptuales, entre ellos menciono La tolerancia, de Ivón Cepeda Mayorga.

Así la tolerancia, como concepto surge a partir de la lucha por la libertad de creencias como expresión entre los siglos XVI y XVIII. Pero hoy, en la llamada posmodernidad y la aceptación de una cultura diversa, el concepto debe nuevamente ser interpretado a la luz de las diferencias sociales, culturales, históricas, y desde luego económicas y políticas.

Tolerar es comprendido como soportar, sufrir o sobrellevar, o bien como aceptar y respetar, reconociendo posturas que no compartimos, pero de las cuales no excluimos a sus seguidores.
Tolerar es comprendido como soportar, sufrir o sobrellevar, o bien como aceptar y respetar, reconociendo posturas que no compartimos, pero de las cuales no excluimos a sus seguidores.
(Foto: Especial)

El concepto como tal nos plantea dos acepciones, una de carácter negativo y otra positiva. En tanto que la primera nos remite a una forzada indiferencia centrada en aceptar lo ofensivo, a soportar una cuestión más política; la cuestión positiva nos refiere mediante una reflexión crítica de aceptar como valor las diferencias de la persona, del ser humano, un posicionamiento más ético.

La cuestión positiva de tolerar nos permite reconocer el valor, o algo valioso del otro que es diferente de nosotros y nos permite igualmente aceptar que aun en las diferencias, ambos, la mismidad y la otredad tienen los mismos derechos humanos.

Tolerar es comprendido como soportar, sufrir o sobrellevar, o bien como aceptar y respetar, reconociendo posturas que no compartimos, pero de las cuales no excluimos a sus seguidores.

Así, la palabra tolerancia puede entenderse como la neutralidad objetiva o de justicia por parte de los actores políticos, o bien como la actitud moral y política de establecer formas de respeto y de convivencia entre individuos o grupos diferentes en sus creencias y prácticas, hoy la diversidad cultural nos ofrece una gran variedad social, cultural, política, religiosa y sexual, imposible no considerarla para la convivencia y paz social.
A efecto de establecer el binomio tolerancia-respeto, requerimos revisar cuáles actitudes o acciones se pueden tolerar desde lo ético (la moral pública): 1.- el sujeto reconoce que es particular y distinto de otros grupos sociales o personas (las personas indígenas, adultos mayores, personas con discapacidad); 2.- se deja que otros decidan sobre las vidas de quienes son objetos de diferencia frente a la homogeneidad, esto es, se da una tiranía de la opinión pública (comunidad trans); 3.- se tolera algo que es molesto pero que permitirá fortalecer a la mayoría (tolerar la diversidad sexual, los matrimonios igualitarios, la adopción homoparental); 4.- el sujeto activo cuenta con los mecanismos para evitar o prohibir el hecho que le molesta (nadie puede mofarse de la diversidad sexual, o discriminar porque es un delito).

Existen también tres grados de tolerancia que nos permiten saber qué posición tenemos frente a las diferencias: 1.- grupos diferentes conviven en un mismo espacio sin llevar ninguna relación, se ignorar (guetos, barrios); 2.- los grupos diferentes conviven con mecanismos de no tocar o abordar los temas que los separan (católicos, testigos de Jehová); y 3.- permite la convivencia entre los grupos aun cuando sean diferentes, pero existe el cuestionamiento y la crítica constructiva, la escucha el diálogo.

La tolerancia negativa, que está atada al discurso político, esto es aquel discurso normativo, que sólo expresa la tolerancia per se, sin expresar porque es importante, lo que lleva a las personas a pensar que la tolerancia es aceptar por dádiva, sin que con ello se dé cuenta. Y por el otro lado la tolerancia positiva que agrega valor a la persona, al humano y que a partir de ahí desde lo ético se plantea la importancia de reconocer al humano, a la persona, en las mismas condiciones que cualquier otra persona. De esta manera la tolerancia se ancla en ambos sentidos a lo político y a lo ético.

En la historia de la humanidad, pero principalmente en el periodo de la Ilustración, del siglo XVI a XVII, se dio el movimiento de reforma y contrarreforma que llevaron 30 años, de 1618 a 1648, estas acciones se generaron por la importancia de interpretar la Biblia de una manera diferente, por ello surge el protestantismo, el calvinismo y el anglicismo. Y en esto debemos ser claro, fue Martín Lutero quien impulsó la tolerancia para interpretar de diferente manera la Biblia al clavar sus 95 tesis en la Catedral de Wittenberg en 1517, en protesta a la venta de indulgencia de la Iglesia católica.

Para los teóricos de la política y la tolerancia existen tres posicionamientos, todos transversalizados en sus planteamientos no por las cuestiones religiosas, sino por las cuestiones de libertad de pensamiento, de la división del poder público y la Iglesia (Jhon Lucke, Baruch Espinoza y Voltaire).

Por su parte, desde el horizonte de la tolerancia y la ética, tanto Lessing como Mill nos plantean que la tolerancia tienen una justificación ética a partir de pensar que la tolerancia como una actitud cotidiana y no necesariamente institucional, como cuando es política la tolerancia.

Para Lessing, fundamentando su discurso en Mill, expresa que es importante la libertad de pensamiento y expresión como búsqueda para una mayor evolución del ser humano. Mill escribe el ensayo On liberty, donde expresa que “no existe una verdad ya dada, sino que ésta evoluciona a partir de un conjunto de ideas y pensamientos que se encuentra en constante interpelación y cuestionamiento debido a las diferencias de opinión que surgen entre dos o más personas”. De esta manera la confrontación de ideas permitirá la libertad de conocimiento y serán las argumentaciones la que den el sentido de racionalidad a los discursos de las personas para posicionar sus comentarios e ideologías.

Hoy en los tiempos posmodernos prevalece la cultura de la diversidad, no puede ser de otra manera, la tolerancia negativa que abreva de lo político, debe ayudar en las bases de los valores y principios a tomar las cuestiones éticas para hacer de la tolerancia el piso para el reconocimiento del valor de la persona y el ejercicio del dialogo. Que 2018 nos ayude a dialogar permanentemente.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad