Eduardo Nava Hernández
El pragmatismo en la política mexicana
Jueves 28 de Diciembre de 2017
A- A A+

Desde ya, uno de los rasgos que están marcando la coyuntura electoral recién iniciada es el extremo pragmatismo de la partidocracia, que casi ha desdibujado las identidades y ubicación de los partidos y coaliciones participantes. No es, de ninguna manera, un fenómeno nuevo en el sistema político, pero el grado de exacerbación que en las semanas recientes ha alcanzado el fenómeno merece algunos comentarios.
Recordemos que la capacidad camaleónica del partido del régimen, el PRI, se impregnó también de antiguo en otros componentes del propio sistema partidario. Aquel, que emergió del proceso revolucionario de 1910-1920 como una alternativa para refrenar la violencia política, los asesinatos y cuartelazos exitosos o fallidos de la tercera década del siglo XX, nació con la impronta del jacobinismo y la disputa por los espacios de poder que la Iglesia católica ocupaba en una sociedad tradicionalista como la mexicana, pero también con la proscripción y persecución contra el Partido Comunista decretada por el presidente Emilio Portes Gil.
Durante el gobierno del general Lázaro Cárdenas hubo un claro corrimiento hacia la izquierda que impulsó la defensa de los derechos laborales, la Reforma Agraria y la liquidación del latifundio, una política exterior de avanzada en el nivel mundial y la organización de las clases populares, por no hablar de la expropiación del enclave petrolero en 1938 que reivindicó y unificó como nunca antes a la nación.

Sabemos los mexicanos que la disputa real por la Presidencia se dará entre estas tres opciones; todas ellas sin un perfil ideológico-político definido y claramente diferenciable.
Sabemos los mexicanos que la disputa real por la Presidencia se dará entre estas tres opciones; todas ellas sin un perfil ideológico-político definido y claramente diferenciable.
(Foto: Cuartoscuro)


Más adelante, sobre todo desde 1946, ya terminada la Segunda Guerra Mundial y reestructurado el orden económico y político capitalista bajo la hegemonía estadounidense mientras el bloque soviético y los procesos de descolonización en África y Asia daban lugar a la Guerra Fría, nuestro país se realineó con la superpotencia norteamericana, abrió sus fronteras a las inversiones extranjeras y dio un impulso sin precedente a la acumulación capitalista, particularmente en los sectores industrial, financiero y turístico. Con Miguel Alemán, el recién fundado PRI se movió cada vez más a la derecha y se hizo más dependiente del imperialismo.

Pero, utilitarista, el partido del régimen pudo diseñar un sistema de partidos a su conveniencia, simulando durante varias décadas una inexistente competencia electoral que no permitía ni la alternancia ni el compartir los espacios decisivos de poder con ninguna otra formación política. Se dio el lujo incluso de abrir espacios legislativos como los llamados diputados de partido para las minorías, y de aliarse con una agrupación aparentemente izquierdista como el PPS y la de los veteranos de la Revolución, el PARM, sin una definición ideológica clara.

Como lo caracterizaba Giovanni Sartori, se trataba de un sistema político de partido hegemónico, es decir, no competitivo: “Nos encontramos con un partido hegemónico que permite la existencia de otros partidos únicamente como ‘satélites’, o en todo caso como partidos subordinados; esto es, no se puede desafiar la hegemonía del partido en el poder. Por otra parte, nos encontramos con el sistema de partido predominante, es decir, una configuración del poder en que un partido gobierna solo, sin estar sujeto a la alternación, siempre que continúe obteniendo, electoralmente, una mayoría absoluta”.

Sólo la reforma política de 1978 modificó paulatinamente ese escenario y abrió algunos espacios como diputaciones, ayuntamientos y luego algunos gobiernos estatales (Baja California, Guanajuato y otros más en la etapas siguientes) a una competencia política real.

Lo que interesa destacar aquí es cómo un partido oficial transformista, que iba de su origen posrevolucionario y popular cada vez más hacia la derecha, adecuó siempre su perfil a la prioridad de conservarse en el poder, más allá de las definiciones políticas y de las ideologías. El sistema político se configuró de manera no polarizada, excluyendo, aun con la represión más violenta (1968, el Halconazo, la Guerra Sucia) a las opciones anticapitalistas y aun meramente democráticas, e integrando (“lo que resiste apoya”, decía el ideólogo de la reforma política, Reyes Heroles) a las oposiciones leales.

Con el pacto de 1988 entre Carlos Salinas y el PAN, este último partido se incorporó también a la lógica pragmática, abandonando sus banderas democráticas a cambio de algunas reformas acordadas con el nuevo presidente de la República. Pero fue el partido de éste, el PRI, el que modificó más radicalmente su programa de gobierno para adecuarlo a las demandas panistas e incluso asumir éstas como propias: poner fin a la Reforma Agraria y privatizar las tierras ejidales, modificar los artículos 3º y 130 de la Constitución para otorgar la llamada libertad de educación (es decir, religiosa) y dar derechos políticos a las iglesias, etcétera.
A este viraje se opusieron el Frente Democrático Nacional durante la campaña de 1988 y luego el recién formado Partido de la Revolución Democrática con un programa que actualizó la ideología del nacionalismo revolucionario y el cardenismo en las postrimerías del siglo XX.

Lo que nadie pensó en esos años fue que el PAN y el propio PRD fueran a pactar con el priismo en su modalidad más neoliberal un programa de gobierno, el Pacto por México de diciembre de 2012, que implicó sacar adelante las reformas más radicales que el capital financiero y transnacional demandaba para hacer de México su señorío. La justificación del perredismo (el PAN compartía ya en lo sustancial ese programa reformador) fue el compromiso de “cogobernar” con el PRI de Peña Nieto. Cambios estructurales como las reformas Laboral, Financiera, Fiscal, de Telecomunicaciones, e incluso la Energética, fueron posibles dentro de ese consenso que virtualmente anuló a las otrora oposiciones y las integró a la órbita del reinstalado gobierno priista.

De ahí a la alianza PAN-PRD que ahora vemos en la arena electoral sólo había un paso. A ellos se ha sumado el partido Movimiento Ciudadano para conformar la alianza Por México al Frente, un claro ejemplo de pragmatismo donde las ideologías han sido dejadas de lado para priorizar un solo aspecto: la sobrevivencia política de los actores y enfrentar con más posibilidades al candidato puntero en las encuestas por la presidencia, López Obrador, y a su partido Morena.

El PRI, por su parte, ha optado por postular un candidato antipático, aparentemente aséptico y sin partido, ya que ha servido indistintamente en gobiernos priistas y panistas. Por primera vez el partido oficial postula a alguien no afiliado a su padrón formal, aunque se ha vuelto a cumplir la regla de oro del priismo: es el presidente saliente quien designa al candidato oficial a sucederlo, algo que los dos presidentes panistas no lograron hacer. José Antonio Meade es, para el régimen, la cobertura idónea a la corrupción y los latrocinios y violaciones de los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Para los votantes, ante el desprestigio de los partidos y del sistema político en general, es la oferta de un candidato supuestamente no partidario, si bien todo indica que eso no será suficiente para convencer a los ciudadanos de votarlo.

Asombrosa y no, la alianza que López Obrador y su partido han realizado con el Partido Encuentro Social viene a coronar, como un monumento, el imperio del pragmatismo en nuestra política. Como un partido de derecha cuyas bases están conformadas mayoritariamente por miembros de las iglesias evangélicas en nuestro país, el PES mantiene las posiciones más conservadoras y reaccionarias en materia de libertades sexuales y derecho de las mujeres a decidir sobre la maternidad. Es sin duda un partido del status quo más afín al PAN, o incluso al PRI, que a una opción de centro izquierda como la que Morena aspira a ser. Pero una lógica parece haberse impuesto en esta estrambótica coalición (donde también participa, previsiblemente, el Partido del Trabajo): desgajar al peñismo y aprovechar el caudal de votos que los evangélicos pueden representar, alrededor de un millón, los que ya no irán a la candidatura oficial y pueden resultar decisivos en una contienda electoralmente cerrada como la que se prevé para 2018.

Sabemos los mexicanos que la disputa real por la Presidencia se dará entre estas tres opciones; todas ellas sin un perfil ideológico-político definido y claramente diferenciable. Una contienda, volviendo a Sartori, no polarizada, aunque en la práctica sí haya una oferta de políticas públicas distintas y tras de cada una de esas coaliciones grupos de interés en más de un sentido contrapuestos. Y es sobre ese árido terreno que cada sufragante tendrá que decidir el sentido de sus votos para constituir los poderes federales y locales en el inminente 2018.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte

Por la libertad de los presos políticos de Atenco

Fujimori: una dictadura ninja que se va al calabozo

Emiliano Zapata, personaje literario

Calderón: la ley, a conveniencia

Cuatro flagelos de la crisis