Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!
Miércoles 27 de Diciembre de 2017
A- A A+

Me precio de conocer al candidato de Morena a la Presidencia de la República desde que se hiciera el “Llamamiento al pueblo de México” en el año de 1988, prácticamente en los primeros meses del Movimiento de Renovación Democrática impulsado por el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas y que por indicaciones de él me trasladé a Tabasco para entrevistarme con Andrés Manuel, ahora candidato por tercera vez a la Presidencia de la República, de quien espero que no se vaya a La Chingada y sí rinda protesta como el presidente de la República número 57, confiando en que efectivamente cumplirá honrosamente con servir a la nación, atendiendo y respetando totalmente lo que en el artículo 87 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se especifica para aquellos que logran democráticamente esta importante posición política, artículo mismo que a la letra indica: “Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ésta emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y la prosperidad de la Unión, y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande”.

AMLO conoce lo que es la administración pública y sobre todo de las necesidades de la población mas débil y de lo que como gobernante no se debe hacer.
AMLO conoce lo que es la administración pública y sobre todo de las necesidades de la población mas débil y de lo que como gobernante no se debe hacer.
(Foto: TAVO)

Al presidente de Morena lo conozco muy bien y reconozco su necedad y su empeño no menor que el del ex gobernador de Michoacán y ex jefe de Gobierno de lo que fue el Distrito Federal y ahora lo es Ciudad de México. Ambos perdieron por hurto de las boletas electorales y/o la quema de las mismas en sexenios pasados pero no olvidados. Desde luego que no le será fácil a López Obrador sortear y eliminar las anticampañas y majaderías de los posesionarios que arbitrariamente han llegado a la titularidad del Poder Ejecutivo a través del fraude electoral, robándose las urnas y así mantenerse ilegalmente en el poder político hasta la fecha.
Las pillerías de la actual administración como de las anteriores han empoderado a oscuras figuras que han degradado totalmente a nuestra República. Pertenecientes a diferentes prosapias o linajes políticos, miembros del poder económico, han abusado del poder realizado transacciones politiqueras y perdido prácticamente la soberanía nacional, degradado la económica de la población mayoritaria y desafortunadamente también perdiendo la posición de líder que México tenía en el sur de nuestro continente. Su sumisión a las autoridades imperiales del norte le ha hecho perder ética, moral y desde luego el respeto y la dignidad.

México pasó de ser líder a sujetarse a los bad hombres del imperio y ahora, los contendientes y aspirantes de los partidos “partidos” se aprestan, como en los cuentos de Los tres mosqueteros, “todos a una” (de Alejandro Dumas) como bandas delictuosas quienes consideran a Andrés Manuel como el gallo a vencer.

Trabajadores y colaboradores en los gobiernos de Cárdenas y del actual candidato presidencial en el llamado anteriormente Distrito Federal, así como diversos analistas y políticos, en lo general escriben y comentan positivamente sobre ambos personajes; tampoco se sabe que la oposición a estas figuras políticas haya denunciado públicamente deshonestidades tanto políticas como económicas. De Andrés Manuel se podrá argumentar que no es buen orador y podrá ser lo anterior una parte que no le favorezca en los encuentros con otros aspirantes, pero lo fundamental e importante para la población es la forma en cómo se han administran los recursos públicos de los gobernantes enunciados, en favor de la mayoría nacional. Para AMLO, su empeño en alcanzar la Presidencia de México es para reorientar el camino y acabar con las atrocidades que gobiernos espurios han provocado a causa de su ambición y descomposición. Permitir que el país siga siendo conducido por alguien que no sepa “ler” es ir contra natura.

La ciencia política obliga ¡ya! a que la administración y el manejo de los recursos tanto humanos como económicos se apliquen para una mejor distribución de éstos y colocarlos en las esferas que verdaderamente le sirvan a la nación y no a los más poderosos económicamente como sucede en en este “México al revés”.

Anteriores gobiernos como el actual, “superando éste a los demás”, se han inclinado, agachado, degradado y endeudado a la nación y entregado a extranjeros la exploración y explotación de petróleo y minas e industrias, etcétera; ante las desgracias naturales actúan desacertada y tardíamente, las arcas del Banco de México, vacías, tal vez sólo llena de pagarés vencidos.

AMLO conoce lo que es la administración pública y sobre todo de las necesidades de la población mas débil y de lo que como gobernante no se debe hacer.

De los últimos presidentes de la República, unos por ratas y otros por lo mismo, sin consideración alguna y siguiendo las instrucciones de su vecino norteño, se han inclinado de tal manera que dan vergüenza. Del actual no vale la pena hacerle algún comentario negativo porque seguramente lo “lería” como una loa y con suerte manda una felicitación equivocadamente.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido