Viernes 22 de Diciembre de 2017
A- A A+

A Ruth. Qué injusta, qué maldita, qué cabrona es la muerte que no nos mata a nosotros, sino a los que amamos.

Carlos Fuentes.


Mi querida Ruth, 40 años te bastaron para trascender las fronteras familiares y crearte una figura propia. Dejaste una estela de prestigio humano y profesional por todos los caminos que recorriste. Siempre recta, sensible y laboriosa.

Dedicaste la mitad de tu vida al derecho, pero al partir te has vuelto un genio de la física. En un espacio mínimo, no mayor a los 30 centímetros cúbicos, lograste meterte tú y más de mil corazones que te acompañaremos en el misterioso viaje sin retorno que decidiste emprender.

Como todos los hombres y mujeres de personalidad avasallante, eras de trato especial, pero ese carácter especial, tan tuyo, era sólo el recubrimiento de una noble y sensible mujer, siempre dispuesta a ayudar a quien lo mereciera.

Gracias a tu temperamento pudiste construir una sólida imagen como experta en derecho parlamentario y como servidora pública en general. Y ese mismo temperamento te permitió construir diversos núcleos de amistades profundas y valiosas, alejadas de la superficialidad de la cosa pública y la fama heredada.

Quienes tuvimos el privilegio de conocerte más allá de lo público siempre supimos que entregabas tu confianza y tu amistad al 100 por ciento, por ello no podíamos darte menos de lo que tú brindabas. Elevada garita nos imponía tu estima.

Me duele tu partida por el espacio que dejas y por el intempestivo y tajante boleto de salida que compraste, lo cual respeto, nunca fuiste de medias tintas. Pero también debo decirte que me duele mucho el sufrimiento de tus padres. Sé que no me perdonarías que no te hablara por lo claro.

En fin, Erre U Te Hache, si fuéramos gringos, en tu servicio funerario me hubiera gustado dar estas breves palabras y otras más que al calor del momento brotaran del alma. Es una costumbre anglosajona que me agrada y que llaman eulogy, lo que traducido al español seria “elogio”; nosotros lo llamamos discurso fúnebre, que no se estila, y bueno, además, seguramente cientos de personas tendrían más méritos que yo para hablar en tu despedida.
Hasta luego, RR.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano