Viernes 22 de Diciembre de 2017
A- A A+

La Navidad está en puerta y con ella recordamos el nacimiento de un líder que vino a revolucionar las estructuras políticas y sociales no sólo de su época, ya que su mensaje aún resuena en nuestros días. Más allá de los relatos bíblicos que la Iglesia, ya sea cristiana, ortodoxa o protestante, ha dado a conocer a sus feligreses, podemos encontrar el mensaje personal de un maestro que vino a hablarnos de elementos esenciales que pueden interpretarse a la luz de la simplicidad de nuestro alcance como humanos.

Jesús El Cristo vino a decirnos que debemos vivir en el plano material con un sentido trascendente de lo espiritual, lo cual nos lleva a no ufanarnos de nosotros mismos, a no vivir a partir de la postura del ego, sino desde el corazón, y a tener la capacidad de tendernos una mano compasiva unos a otros, así como de reconocer la liga que nos une en medio de este gran torrente que es la vida. También nos invitó a volvernos como niños, dejando de lado nuestros esquemas mentales, los juicios y las reservas que nos hacen perder la capacidad de sorprendernos y abrirnos al torrente de la propia existencia. Por otra parte, en su tiempo dio un mensaje en contra de la discriminación al abrazar al enfermo, dignificar a la mujer o perdonar al ladrón, y este significado aún cabe en nuestro contexto actual si observamos las cruentas críticas, sesgos o la marginación y la tortura por la que atraviesan muchas personas o grupos sociales en nuestro país.

Jesús El Cristo vino a decirnos que debemos vivir en el plano material con un sentido trascendente de lo espiritual
Jesús El Cristo vino a decirnos que debemos vivir en el plano material con un sentido trascendente de lo espiritual
(Foto: TAVO)



El Maestro también dijo que Dios vive en nuestro corazón y que podemos encontrarlo hasta debajo de una piedra o en la más diminuta mota de polvo, porque la Fuente, el Origen o la Vida así se conforma: de cada parte de cuanto somos y de lo que nos rodea, que suman la Totalidad.

Lamentablemente la Navidad se ha convertido en un gran mercado de regalos, compras, estrés y apariencias, siendo que el significado es mucho más simple de lo que parece: es el espacio para uno renovarse, sacudirse de lo que nos impide conectar con el otro, liberarnos de nuestras propias limitaciones y emprender un nuevo camino en la búsqueda hacia la plenitud y la trascendencia de nuestras propias vidas.

Cristo nació entre los pobres, en medio de un pesebre, y fue reconocido por los más humildes de entre los humildes, los pastores y pescadores, cuya reminiscencia hoy son los más de 60 millones de personas que viven en condiciones de carencia en México pero que aún conservan la inocencia y la esperanza de un tiempo mejor. En su vida pública Jesús también fue crítico de quienes mercadeaban en nombre de su Padre, así como de quienes se jactaban de tener la verdad última o que se sentían encumbrados y llenos de poder.

En suma, uno de los mensajes clave que podemos encontrar a lo largo de los pasajes bíblicos es la liberación de nuestras ataduras, ya sean autoimpuestas o impuestas por un viejo sistema como el de aquella época, bajo las estructuras rígidas de la ley judía y a la vez por el sometimiento bajo el yugo de los romanos. En la actualidad hay tantos elementos que debemos sacudirnos: la corrupción, la impunidad, el abuso, la desconfianza, el egoísmo y el culto a la muerte. Cristo es una experiencia de vida, una actitud ante el mundo, una manera de ser, un arquetipo, un referente, más allá de los dogmas, las iglesias y de quienes se jactan de ostentar el poder. La verdad reside en el corazón del noble, por lo que el amor sigue siendo la mejor religión.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán