Julio Santoyo Guerrero
¿Ya en serio... cómo le van a hacer?
Lunes 18 de Diciembre de 2017
A- A A+

Digamos que `prometer el oro y el moro´ es un principio al cual es casi imposible que pueda renunciar cualquier aspirante que busca obtener de sus electores la mayoría para obtener un puesto de representación popular. Toda campaña electoral lleva siempre una elevada dosis de mentira, simulación, demagogia rotundos imposibles y francas opciones inviables. Las campañas electorales son momentos únicos en que poquísimos logran engañar a millones para abruptamente desencantarlos tan pronto se convierten en gobierno.

Pareciera una contradicción que en sociedades como la nuestra, en las que se ha arribado a condiciones críticas de pérdida de credibilidad en su clase política y en las instituciones, los discursos de la frivolidad y la falsedad pudieran tener aceptación, considerando precisamente el hartazgo generalizado en quienes al engañar y ser incongruentes han llevado los destinos del país al lugar en que nos encontramos. Sin embargo, tal cosa no ocurre, la desesperanza se ha constituido en factor propiciatorio para estimular una suerte de fe que termina por creerlo todo creyendo que al final del camino puede estar el paraíso.

A pesar de la incredulidad la gente necesita creer y esto lo saben perfectamente los protagonistas de la clase política. Y saben que parte de la clave para ganar la aceptación y la credibilidad depende de cómo relaten la historia de sus contrincantes. Y no es que realmente sean buenos o malos, sino que todo dependerá de la habilidad comunicativa para que el adversario parezca malo en contraste con la historia que se cuenta de sí mismo. Y mucho mejor si hay eventos en las historias de cada cual que puedan ser juzgados con referentes sólidos como buenos o malos, como correctos o incorrectos, como honestos o deshonestos.

El poder de los ciudadanos es aún incipiente, no ha podido crecer a la estatura que se requiere para modificar las conductas de la partidocracia ni para transformar a las instituciones y sacarlas del soliloquio en el que viven
El poder de los ciudadanos es aún incipiente, no ha podido crecer a la estatura que se requiere para modificar las conductas de la partidocracia ni para transformar a las instituciones y sacarlas del soliloquio en el que viven
(Foto: TAVO)



Saber jugar con la esperanza es lo que saben hacer muy bien los estrategas de las campañas y sus candidatos. Una vez alentada la esperanza en un grupo social la calidad racional de las propuestas no necesita de mayores esmeros, se puede creer lo que sea. Un aspirante puede ser incluso perfectamente contradictorio, afirmar ante un grupo de electores y ganar aplausos y simpatías y negarlo ante otro obteniendo iguales aplausos y simpatías. Lo que importa es que la esperanza tienda a la fe, a la credulidad, y que ello de resultados cuantificables en las urnas.

Por eso, difícilmente `el oro y el moro´ que se ofrecen en campañas pueden traducirse en programas de gobierno. El ejercicio del gobierno impone límites reales de toda naturaleza, económicos, presupuestarios, políticos y hasta culturales, que determinan la viabilidad de los discursos. Límites que no son expuestos por los candidatos mientras están en campañas y cuando llegan a aceptarlos los formulan como retos que están seguros vencerán. Lo extraordinario es la infinita capacidad de apertura de la mayoría de la población que entrega su confianza para tratar de ver cumplida su esperanza.

Si el empoderamiento ciudadano fuera la condición del espíritu cívico mexicano estaría, desde ahora que inician las precampañas, exigiéndole a la clase política que ya se dejara de falacias, incongruencias e inviabilidades y que comenzara ya a explicarnos en serio, cómo le haría para resolver los graves y complejos problemas que vive el país, y que todos sabemos que no se van a resolver con fórmulas mágicas y con la sola acción de las instituciones. Lamentablemente el poder de los ciudadanos es aún incipiente, no ha podido crecer a la estatura que se requiere para modificar las conductas de la partidocracia ni para transformar a las instituciones y sacarlas del soliloquio en el que viven.

El que partidos e `independientes´ puedan repetirnos las dosis de la cultura política tradicional: mirar a los ciudadanos como simples objetos pasivos, como receptores de mensajes electorales y clientes consumidores de creencias superficiales y fugaces, nos indica que la campaña en curso se hará con los mismos valores que colocan al ciudadano en un plano secundario y de menosprecio. De esto no emergerá un cambio cualitativo en la conciencia ciudadana, solamente la constitución de actos de fe para votar motivados por el miedo a los otros y la esperanza de tener a salvo lo que es motivo de confort. No veo, ni veremos, partidos y candidatos promoviendo la constitución de reflexiones críticas entre la ciudadanía, pensar político crítico que incluso enjuicie al propio portador, y que retándose ello les permita crecer más. Por eso, es pertinente preguntarles, ¿ya en serio, díganos cómo le van a hacer? Porque más allá de las campañas hay un gobierno e instituciones que deben ser asumidas con gran responsabilidad, con una dirección clara derivada de propuestas serias y viables.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica