Julio Santoyo Guerrero
Nos quedan los atajos de la política mágica
Lunes 11 de Diciembre de 2017
A- A A+

La frustración y decepción que campean en el ánimo de muchos mexicanos ante el fracaso reiterado, ya en décadas, para resolver los problemas que generan mayor agravio a la sociedad, harán posible que durante la contienda electoral se propongan caminos expeditos y mágicos para resolver "de una vez por todas" esos asuntos que nos vienen agobiando y ante los cuales los gobiernos han fracasado reiteradamente.

A la "natural" tendencia de los políticos a las visiones reduccionistas y eficientistas para ganar con un lema, una imagen, una mezcla de colores, el mayor número de simpatías electorales, ahora debe considerarse la desesperanza social que urgirá a todos los candidatos a respuestas y compromisos –que podrían ser simples y mágicos– para que alivien y resuelvan, ya, lo que tanto ha dolido.

México necesita despabilarse para reconocer que hacia adelante no sólo están los atajos cuestionables de la política mágica.
México necesita despabilarse para reconocer que hacia adelante no sólo están los atajos cuestionables de la política mágica.
(Foto: TAVO)

La desconfianza que la mayoría de los gobernantes han ganado a pulso y que ha debilitado a las instituciones nacionales –entre ellas y en primer lugar a los institutos políticos– será factor decisivo en el ajuste de las estrategias electorales que buscarán romper la distancia entre ciudadanía y partidos y sus candidatos y entre ciudadanos y propuestas ciudadanas si éstas son verdaderas. Estemos ciertos, como ahora lo vemos, que la ciudadanía exigirá respuestas y compromisos precisos, con tiempos y consecuencias evaluables. Los partidos y candidatos tendrán entonces dos opciones: o bien ser autocríticos, hablar con la verdad y proponer programas realistas a partir de las condiciones tan complejas a las que han evolucionado los grandes problemas nacionales, reconociendo que las soluciones no vendrán con rapidez, lo cual electoralmente no vende, o bien sustentarse en la sola animosidad social que desea respuestas con resultados inmediatos aunque no se correspondan con la viabilidad, lo cual sí atrae votantes.

Las campañas de 2018 estarán animadas por la urgencia de la clase política para recuperar credibilidades superficiales e instantáneas y por la exigencia social de la atención impostergable de los temas que más le preocupan: la inseguridad, la corrupción, la estabilidad económica, la pobreza, la fortaleza de las instituciones, la consolidación de la democracia. De este encuentro pueden no resultar las mejores ideas programáticas y sí en cambio desatarse una competencia demagógica por las propuestas mágicas que ofrecen soluciones instantáneas en el discurso pero que pueden ser inviables o hasta contraproducentes.

Desafortunadamente y por la irresponsabilidad de nuestros gobernantes, en las últimas décadas se han desgastado y han perdido toda fiabilidad un abanico de políticas que en su momento pretendieron atender los problemas que nos siguen perturbando. El resultado es que ahora tenemos un agotamiento en las alternativas y pareciera que las cartas se nos hubieran terminado. El problema de la inseguridad es emblemático en esta perspectiva, por eso no extraña que en estos tiempos ya electorales la sociedad esté siendo empujada a debatir dos opciones en los polos opuestos, o se analice la amnistía a la delincuencia organizada para alcanzar la paz o se legalice la omnipresencia de las Fuerzas Armadas en las calles para atender el problema. Ambas opciones tienen la impronta derivada de la impotencia y el fracaso, y ambas están concebidas desde una perspectiva extrema, cuasi mágica de las posibilidades de la política pública.

El carácter tan singular de estas propuestas y el encono social que domina los ánimos de los mexicanos, perfectamente explicable y justificable, podría derivar, si no se tiene prudencia y responsabilidad, en alentar "radicalismos" epidérmicos que puedan llevarnos a un debate de propuestas absurdas y riesgosas, como ocurrió en Estados Unidos, y que la oportunidad para un cambio con argumentos serios termine siendo el camino para construir una distopía más.

Suele decirse, por ciertas mentes laxas, que en la política todo se vale, que si de ganar votos se trata cualquier medio es bueno. Si esto se sigue tomando al pie de la letra por quienes hacen política en el país, francamente estamos perdidos, no vamos a salir del hoyo en el que estamos. Si los políticos no norman sus criterios desde una ética comprometida con los valores que universalmente nos dignifican no iremos más allá de lo que nos sigue indignando.

México necesita despabilarse para reconocer que hacia adelante no sólo están los atajos cuestionables de la política mágica. Que es imprescindible exigirles a los políticos propuestas sólidas, bien argumentadas y viables para resolver los problemas que tanto se han complicado.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica