Rafael Mendoza Castillo
El contenido de lo educativo no es neutral
Lunes 11 de Diciembre de 2017
A- A A+

Como bien dice Hugo Aboites: “A pesar de todo la educación puede recuperar su independencia y su papel de esperanza y patrimonio de la nación y sus habitantes, si estudiantes y maestros quieren”.

Lo educativo como institución se presenta ante nosotros como objetividad, como lo que está ahí, lo dado, hechos, experiencia, sentidos, normas, reglas, programas, metodologías, como algo conformado, establecido, y ante los sentidos aparece como disperso, aislado, poco relacionado entre sí. Sin embargo, ese campo genera varios sentidos de interpretación, de comprensión y de explicación si lo hacemos desde el pensamiento reflexivo, es decir, la pregunta conforme a la razón crítica.

Hugo Alboites, ex rector de la UNAM
Hugo Alboites, ex rector de la UNAM
(Foto: Especial)

Desde el acto de pensar buscamos los procesos, las estructuras, las tendencias, las contradicciones, las relaciones que se anidan en el comportamiento de lo instituido, de lo nombrado por el sistema y los dueños del capital. Pero habrá quien haga una lectura de lo anterior desde lo pragmático, lo técnico, lo práctico, y quede atorado en esa vorágine de hechos, datos (el nuevo Big Data) y atributos que alguien de antemano los colocó (creencias pedagógicas) con la finalidad de enmascarar, de ocultar, de reprimir, más que clarificar.

Desde el pensar filosófico se tiene la condición necesaria para interrogar, preguntar e incomodar la manera en que los gobiernos neoliberales han venido conduciendo e interpretando a la educación. Para estos últimos la educación instituida se entiende como un medio, un instrumento, para formar personas en competencias, astutas y hábiles para orientar las empresas y los espacios de mercantilización en el sistema-mundo capitalista. Ahora lo digital sustituye al pensamiento crítico y lo convierte en una habilidad.

Esta posición aleja y excluye de las instituciones educativas la posibilidad de que los educandos se asuman en el acto de pensar por cuenta propia. Ningún programa educativo del prianismo contempló el pensamiento crítico y si lo mencionan tiene el sentido de habilidad. Su tesis consistió en creer que las personas, con pocos dogmas, con diversiones, con conductas consumistas, creencias mínimas, con sentido común y poca lectura, pueden llegar a poseer un trabajo y que el sistema se encargue de pensar por ellos.

La lucha es también teórica y nos compromete a dar la batalla, por repensar y dudar de los modos de pensar y el modo de existir, en relación con el mundo, en el que estamos viviendo. Existen muchos estudios sobre lo educativo que se quedan al nivel de lo empírico, de lo que está ofrecido por el sistema y su propuesta; al final de cuentas es para controlar y mantener el patrón de acumulación de capital en pocos ricos nacionales y extranjeros. Lo educativo no es un campo de fuerzas neutrales, sino que encierra una serie de contradicciones científicas, culturales, ideológicas, epistemológicas, que tenemos forzosamente que cuestionar para poder marcarle otra dirección hacia la formación de un sujeto que desafíe la conformidad de lo educativo y del sistema social actual.

El problema central de la educación no tiene que ver con más metodologías, con más materias o menos, con más uniformes, con más Escuelas al Centro, con más planeaciones estratégicas y con más Enciclomedia, sino con el fundamento de lo educativo, que es el modo de pensar, la manera de distanciarnos –maestros, alumnos y padres de familia– de la forma en que se ha estructurado la educación por los neoliberales, cuyo objetivo es producir alienaciones, dogmas e identificaciones con la riqueza, el poder y el éxito; todo esto con la intención de apropiarse privadamente del mundo, esto es del patrimonio material, intelectual y emocional de los mexicanos.

Si realmente deseamos un proyecto de educación para México tendremos que esclarecer y colocar, a la luz de la razón, el tren en que el neoliberalismo inscribió e inscribe a las ciencias, los conocimientos, la tecnología y la cultura, en relación con el mundo histórico-social del presente.

Esta relación en 1982 se movió hacia el dogma económico neoliberal. Si colocamos la realidad de lo educativo en el campo del pensar y la pregunta tendremos la condición para encontrar las determinaciones (límite) que nos lleven a realizar una lectura más allá de la inmediatez y construir la articulación como totalidad, como universalidad de los componentes que estructuran el campo de lo educativo, que va más lejos de lo escolarizado, teniendo siempre presente el núcleo irradiador de direcciones posibles a la educación: el acto de pensar, la voluntad y la acción.

El problema no es tan simple. El campo de lo educativo es un problema complejo dado que en el tiempo y el espacio de su devenir histórico se han instalado muchos ingredientes, desde actitudes, paradigmas, ideologías, discursos, doctrinas, que han escindido a los estudiantes y docentes, incluidos los contenidos del mundo, la vida y la vida humana (autoconsciencia). Este aislamiento produce, al interior de las instituciones, una visión fragmentada de la verdad, del mundo, de los conocimientos y, lo más grave, el sujeto aparece dividido en su interioridad, donde el yo es más importante que los otros y el nosotros deja de existir. Lo solidario desparece, el egoísmo y la tiranía de los datos (dataísmo) es la carta de presentación en las relaciones sociales capitalistas del momento.

De ahí que lo problemático de lo educativo, no como escuela, sino como institución ya que forma aparte de un sistema educativo nacional, no puede interrogarse solamente desde el dinero invertido, desde el currículum, desde las disciplinas, las especialidades, desde la escuela, desde la comunidad, sino desde el pensamiento crítico, desde la historia, desde la teoría, la coherencia, para incomodar la relación de verdad con el mundo para desentrañar las tendencias economicistas y mercantilizadas que se esconden en los componentes antes citados y estar en posibilidades de encontrar otra aternativa a la educación fundada en lo humano y el pensar separado del conformismo y del gran dinero instituido.

Lo anterior va más allá del capitalismo porque rechaza convertir a las personas, fuera de la escuela y en su interior, en indiviudos solamente con habilidades básicas, como quiere la SEP en su propuesta educativa, para el consumo, para el mercado, las empresas, tales como resolver problemas complejos, la inteligencia emocional, el buen juicio, toma de decisiones, orientación hacia el servicio, la flexibilidad de aprendizaje, manejo de grupos de trabajo, etcétera (soft skills). Otro mundo es posible y necesario

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino