Hugo Rangel Vargas
AMLO: la ruta de la paz
Viernes 8 de Diciembre de 2017
A- A A+

Son los últimos días del mes de julio de 2018. El Instituto Nacional Electoral ha declarado como vencedor de las elecciones de presidente de la República al candidato de la coalición Morena-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador. Esto ha ocurrido después de una contienda reñida en la que el margen de diferencia entre él y su más cercano competidor, José Antonio Meade, se fue cerrando al paso de la campaña electoral.
El tabasqueño, prácticamente ya próximo inquilino de Los Pinos, ha dado a conocer una serie de medidas que significarían un golpe de timón importante en la conducción del país y un viraje en las políticas públicas que se han instrumentado en los últimos sexenios. De entrada, ha deslizado la posibilidad de sugerir a las cámaras del Congreso una serie de modificaciones a las reformas más importantes emprendidas por la administración peñanietista, entre ellas la energética y la educativa.

La estrategia sugerida por López Obrador -hasta donde ha trascendido- es una ruta de paz que contempla estas variables dentro de una compleja estrategia que ve al fenómeno de la violencia y la inseguridad de forma integral
La estrategia sugerida por López Obrador -hasta donde ha trascendido- es una ruta de paz que contempla estas variables dentro de una compleja estrategia que ve al fenómeno de la violencia y la inseguridad de forma integral
(Foto: Cuartoscuro)



Pero la tarea más ambiciosa que se ha impuesto para su gobierno es la de lograr la pacificación social. Una labor que se antoja titánica en medio de un país que se ha ensangrentado en los últimos doce años en los cuales se ha duplicado la tasa de homicidios violentos y ante cuya tragedia los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto han optado por la lógica simplista de mayores presupuestos a las áreas de seguridad, sin la evaluación de sus resultados.

El fenómeno de la violencia, que a inicios de la década pasada parecía estar focalizado a zonas de alta conflictividad como Tamaulipas o la zona fronteriza de Baja California, parece haberse generalizado a áreas del país que antes vivían en relativa calma, tales como algunas zonas turísticas.

Las dificultades de combatir al narcotráfico a través de una estrategia univariable no fueron entendidas ni evaluadas por las administraciones que preceden al ya prácticamente entrante gobierno lopezobradorista. Detrás de la proliferación de cárteles y del poder de los mismos, se encuentra la existencia de una frontera amplísima con un vecino al norte que tiene una alta demanda de enervantes y cuyos esfuerzos por disminuirla han sido mínimos en los últimos años, ello ante el silencio del gobierno mexicano incapaz de alzar la voz frente al republicano Donald Trump.

Por otro lado, la simple detención de personas en territorio nacional por posesión de droga ha llevado a que más del 40 por ciento de los presos por este delito hayan sido aprehendidos con estupefacientes cuyo valor asciende en promedio a los 500 pesos.

Con más elementos de seguridad en las calles, con un mercado de drogas altamente demandante en el norte, con una economía deprimida que no ha abierto oportunidades de empleo en las últimas décadas y con cárceles llenas de pequeños consumidores de drogas que son criminalizados; el saliente gobierno de Enrique Peña Nieto apenas y alcanzó a incrementar la cantidad de mariguana que puede poseer un ciudadano de forma legal, sin contemplar otras medidas adyacentes para mermar el tráfico de estupefacientes.

La estrategia sugerida por López Obrador -hasta donde ha trascendido- es una ruta de paz que contempla estas variables dentro de una compleja estrategia que ve al fenómeno de la violencia y la inseguridad de forma integral. En esta idea, se incorpora la necesidad de mecanismos y programas de inclusión social que mermen las capacidades de cooptación de jóvenes que son atraídos a tareas de sicarios o narcomenudistas en las redes de criminales, un diálogo con el gobierno norteamericano que vislumbre una estrategia binacional para atender el problema del tráfico de drogas y armas, así como cambios en la legislación que evite la criminalización de pequeños consumidores de drogas, mismos que deben ser atendidos desde un enfoque de salud pública.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir