Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Collares de flores para los elegidos
Martes 5 de Diciembre de 2017
A- A A+

Al término de la semana anterior, diversos dinosaurios, unos más grandes que otros, fueron reunidos en la residencia del indiscutiblemente ya destapado como candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia de la República. Invitados fueron para escuchar al candidato elegido por el Gran Dedo, y desde luego para intercambiar estrategias a seguir en el ya próximo año.

Seguramente que las experiencias de esos ilustres huéspedes, expertos en trampas algunos, otros reconocidos por su inteligencia y pundonor y otros más por haber vivido del presupuesto nacional por años, servirán para prevenir al egresado del ITAM sobre la magnitud y suertes que se viven en estos menesteres políticos. Indudablemente que esos insignes ciudadanos saben bien cómo hacer fraudes y cochupos y desde luego que otros, tal vez los menos, conocen o saben cómo curar los males de pueblos y comunidades.

Pero así es el pueblo nuestro, así los pueblos originarios recibieron a la Malinche, pero una cosa es recibirlos y otra apoyarlos.
Pero así es el pueblo nuestro, así los pueblos originarios recibieron a la Malinche, pero una cosa es recibirlos y otra apoyarlos.
(Foto: TAVO)

Seguramente que José Antonio Meade Kuribreña sabe de las trapacerías o travesuras realizadas por muchos funcionarios importantes, por ejemplo, el excelso Roberto Madrazo hijo, o Humberto Roque Villanueva. Con la mayoría de sus invitados podrá conocer de estas trapacerías o diabluras sofisticadas que ha llevado al PRI a mantenerse o perpetuarse en Palacio Nacional, e incluso permitir que un locuaz guanajuatense llegase como salvador de la patria, mismo al que se le prestó, por un sexenio, la gobernabilidad del país.

Hace bien el múltiple ex secretario Meade en conocer con más profundidad a sus suertudos invitados a efecto de escuchar propuestas y comentarios sobre los diversos aspectos de la administración pública, lo que le permitirá tener una proyección más amplia de la problemática del país y de los muchos padecimientos del Mexico actual y así evitar errores que le han costado a México entero muchos descalabros. Ya, cuando le toque la hora de andar de pueblo en pueblo, de comunidad en comunidad, observará la miseria en la que se vive y las muchas necesidades que se requieren en todos los campos.

Ni él ni otros candidatos presidenciales podrán observar desde el aire los problemas que en lo general padecen nuestros pueblos. No alcanzarán ni podrán observar sin caminar los destrozados caminos, los amplios y enormes feudos que controlan los capos de las drogas en casi todos los estados. El virtual candidato será recibido por igual por gobernadores y presidentes municipales y otras pequeñas autoridades, quienes lo recibirán con cuetes y música, y en las localidades pequeñas seguramente que a este como a todos los aspirantes o suspirantes les colgarán al cuello perfumados collares de flores, pues es costumbre nuestra heredada desde los pueblos originarios de America.

Los perdedores en la contienda ya no regresarán nunca a visitarlos y el que gane la Presidencia tal vez vuelva pero arropado de militares que no permitirán que el triunfador se le acerque al populacho, ni mucho menos que le den un abrazo de bienvenida.

En este ambiente de pudrición nacional iniciarán las campañas políticas a la Presidencia de la República y por lo mismo se provocará un derrame enorme de recursos económicos que irán a parar, desafortunadamente, a manos de los empresarios de la publicidad, haciendo a éstos aún más ricos.

Pero así es el pueblo nuestro, así los pueblos originarios recibieron a la Malinche, pero una cosa es recibirlos y otra apoyarlos. Para retomar, terminaré con un refrito escrito, justamente hace un año. La opinión que el candidato presidencial tiene sobre la actualidad del país seguramente que la irá cambiando conforme vaya recorriendo el territorio nacional y se dará finalmente cuenta de su desconocimiento de la realidad mexicana, de las malandrinas actuaciones de gobernadores y representantes del poder político.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!