Rafael Mendoza Castillo
Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones
Domingo 3 de Diciembre de 2017
A- A A+

Inicio estas reflexiones con el pensamiento crítico de Enrique Dussel: “La institución creada para la vida comienza a ser motivo de dominación, exclusión y hasta muerte. Es tiempo de modificarla, mejorarla, suprimirla o reemplazarla por otra que los nuevos tiempos obligan a organizar. Todas las instituciones, a corto, mediano o largo plazo deberán ser transformadas”. Hoy es de notar cómo, en la práctica, desde dentro de las instituciones de gobierno, quienes las dirigen las están mandando efectivamente al diablo al desvirtuar una y otra vez la esencia de sus responsabilidades (en 2017 fueron asesinadas 18 mil 505 personas). Con la nueva Ley de Seguridad Interior la cifra citada se incrementará. La militarización de la sociedad mexicana ya llegó (lo militar sobre lo civil). Rechacemos esa ley.

En el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río más o menos se cumplieron los principios de la República de 1917 que ya se mencionaron.
En el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río más o menos se cumplieron los principios de la República de 1917 que ya se mencionaron.
(Foto: Archivo)

Nadie duda que los hombres hacen su propio mundo histórico-social. En ese mundo son construidas las instituciones como condiciones mediadoras entre los individuos, las personas, los ciudadanos y los poderes, que los primeros delegan en ellas. Se supone que esas instituciones deben tomar decisiones para proteger y resolver las necesidades de los ciudadanos, es decir, de sus creadores. Pero con el paso del tiempo estos espacios sociales se pueden cristalizar y olvidar sus objetivos originarios, es decir, sus principios fundantes o sentidos que les asignaron quienes las hicieron.

Todas las creaciones sociales que hacen los seres humanos deben estar siempre en permanente vigilancia dado que se les pueden escapar de sus manos, se pueden aislar y servir a otros intereses. Saber también que no son entidades sagradas o algo intocable. Si no hacemos la crítica estaremos expuestos a decisiones contrarias al interés popular o a la voluntad soberana del pueblo.

En esta última reside el verdadero poder, éste ya no proviene de los dioses, de la costumbre o la naturaleza. Los hombres se hicieron dueños de su destino, por fin entraron en la historia. Saberlo no es suficiente, se requiere que repensemos, que reflexionemos e interroguemos este momento de conformidad y cosificación (cosa), en el que los grupos gobernantes han colocado a las instituciones de la nación.

Recordemos que en tiempos de rupturas sociales (revoluciones) casi siempre se producen nuevas instituciones que tienen la pretensión de ponerse al servicio de los grupos o clases más desprotegidas de la sociedad. Pero una vez que pasa el momento del entusiasmo, las instituciones son atrapadas por las clases políticas conservadoras y traicionan los principios y los ideales que les dieron origen, como es el caso de México. Hoy la voluntad popular desea y quiere cambiarlas porque su permanencia ya no responde al interés de los excluidos y marginados del ingreso nacional.

Lo anterior muestra que estamos en una crisis de régimen político, donde su andamiaje institucional ya no responde a las necesidades de la población. Las conversaciones telefónicas entre ricos y políticos corruptos son una prueba más de que las instituciones de la República están en manos de mafias que sirven a los poderosos. No me asustan las palabras, lo que me asombra es el desprecio por la ley y, lo peor, ponerla siempre al servicio del dinero. Y luego quieren que la respetemos, esto se llama cinismo puro.

Por eso el reclamo de muchos mexicanos por la creación de una nueva Constitución para una nueva República. Hoy estamos asistiendo al olvido de los principios que le dieron origen a la República Mexicana, que son el sufragio efectivo y no reelección de Madero, la legalidad de Carranza, tierra y libertad de Zapata, el odio a la servidumbre de Villa, los derechos de los obreros de los Flores Magón y la soberanía popular. Como dice Juan Rulfo en su novela Pedro Páramo: “No vayas a pedirle nada. Exígele lo nuestro. Lo que estuvo obligado a darme y nunca me lo dio…El olvido en que nos tuvo, mi hijo, cóbraselo caro”. Hoy o mañana tendremos que cobrarle caro a esta República capitalista y a las clases que la privatizaron el olvido en que han permanecido millones de mexicanos.

En el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río más o menos se cumplieron los principios de la República de 1917 que ya se mencionaron. Después de este momento histórico todos los gobernantes subsecuentes, los han venido traicionando. Pero hoy, el gobierno prianista los ignoró por completo. Y tienen razón, porque para el prianismo derechizado la historia no tiene sentido y lo único, que sí tiene sentido, es el pragmatismo en el ejercicio del poder para servir a los poderes fácticos y favorecer a sus familias. La frivolidad, el moralismo fariseo, la corrupción y el cinismo, son los rasgos sobresalientes de la derecha en el poder.

La clase política actual no sólo ha secuestrado a las instituciones en las que la voluntad soberana distribuyó el poder (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), sino que se han olvidado de los fundamentos públicos que les dieron origen y sentido histórico. El Estado como institución se simplificó, se achicó, se le quitó lo nacional, lo público, lo democrático, no se sujeta a la ley, sino al capricho de las corporaciones económicas nacionales y extranjeras. El prianismo siempre ha sido adicto a los intereses del imperio norteamericano de principio a fin.

Revisar críticamente el pacto social del presente con el fin de justificar racionalmente creencias, símbolos, representaciones, comportamientos, ejemplos, costumbres, tradiciones, ideas y concepciones que actúan como cemento para darle sentido y coherencia a las instituciones en las estructuras de poder que las configuran. Darnos cuenta de su caducidad y descubrir las nuevas configuraciones que la historia va generando como formaciones de significados, valores, facultades, capacidades del lenguaje. Así, crear las condiciones, situaciones y circunstancias para superar, vía la acción política y cultural, la paralización de las instituciones.

Cuestionar el documento público de nuestra cultura dado que en éste, aun cuando es diverso, existen elementos que sujetan a los individuos, a las personas y a los ciudadanos a los significantes o conductores, producidos desde las instancias de poder del orden (no votes por los peligrosos, despierta temprano, reprime tus pulsiones, acepta el horario de verano, reproduce la especie, anula el placer, identifícate con el éxito, respeta las instituciones, aunque estén en tú contra, vota por los pacíficos, etcétera), los cuales persiguen el sometimiento de la voluntad al espacio social de lo privado, como negocio de unos pocos.

Recuperar del documento cultural, aquellos componentes que despierten el entusiasmo, la rebeldía, el espíritu crítico, la libertad, la emancipación humana, para modificar y transformar este mundo de la desigualdad y en donde los creadores lo pongan al servicio de lo público, es decir, de ellos mismos. Hoy vemos cómo las instituciones se echan a andar sobre sus propias patas (fetichismo) e ignoran el sentido que las fundamentó, constitucionalmente. Le sirven a los dueños del capital. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)