Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Candidatos priistas de pura cepa
Jueves 30 de Noviembre de 2017
A- A A+

Es prácticamente un hecho que José Antonio Meade será el próximo candidato del PRI a la Presidencia de la República. Como todos sabemos, Meade no es militante del partido que lo acoge, por tanto, parece que la apuesta de su candidatura es por la apertura de ese partido a sectores sociales que tradicionalmente no votan por él. Si bien es cierto que la decisión suena lógica y acertada, lleva implícito un reto mayúsculo, que es el de mantener la cohesión institucional de las bases y élites priistas, las cuales han dedicado años y recursos al fortalecimiento de su partido y pueden no sentirse identificadas con un candidato externo.

José Antonio Meade será el próximo candidato del PRI a la Presidencia de la República
José Antonio Meade será el próximo candidato del PRI a la Presidencia de la República
(Foto: Cuartoscuro)

Debo aclarar que, desde mi humilde visión, percibo una cálida recepción al candidato no militante por parte de la inmensa mayoría priista, la cual creo que tiene mucho que ver con la sencillez y confianza que inspira, más allá de la institucionalidad que caracteriza al otrora partido hegemónico.

Ahora bien, las posibilidades de triunfo del candidato del PRI dependerán en gran medida de su capacidad de conjugar bases militantes, apartidistas y pluripartidistas en torno a su proyecto y del nivel de pulverización del voto en los comicios del año entrante. Mucho por escribir y platicar aún.

Como lo señalé anteriormente, la apuesta ciudadana del PRI parece acertada pues el reto de ganar a la sociedad sin perder a la militancia fácilmente puede superarse con una fórmula complementaria al perfil ciudadano del candidato presidencial. La fórmula es que el resto o la amplia mayoría de las candidaturas en juego sean ostentadas por priistas, hombres y mujeres, de pura cepa, gente con arraigo partidista y social también, si no es mucho pedir, que doten de legitimidad militante al candidato principal, creando así un frente priista y ciudadano de verdad y no de membrete.

Asimismo, los tomadores de decisiones del PRI deben tener claro que para que la fórmula ciudadanía-militancia sea efectiva, debe tener preeminencia la militancia, esto es que la apuesta tipo “Meade” sea la excepción y no la regla, porque de lo contario se corre el riesgo de no quedar bien con nadie.

En fin, como ya lo advertí, falta aún mucho por escribir y platicar, porque afortunadamente tenemos un proceso electoral lleno de incertidumbres, siendo la incertidumbre un clarísimo síntoma de la democracia sin adjetivos que gozamos en nuestro país. Sólo el fanatismo o la ingenuidad nos pueden llevar a asegurar tal o cual vencedor. Abrámonos al debate y a la discusión de altura, sin insultos y reduccionismos simples. Porque todos queremos un México mejor.

Otrosí: Senadores de la República. Medalla Belisario Domínguez para el escritor, luchador por los derechos de la comunidad LGBTT y divulgador científico Luis González de Alba, y equidad de género en sus designaciones.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano