Julio Santoyo Guerrero
Una Presidencia desierta
Lunes 27 de Noviembre de 2017
A- A A+

La preocupación que a todo ciudadano agobia en el horizonte de la sucesión presidencial de 2018, más allá de simpatías y rechazos inmediatos a uno u otro personaje que lidera esa amorfidad conocida como opinión pública, es que la estatura de quienes aparezcan en la boleta electoral y más aún de quien obtenga la mayoría no sea suficiente para entender y resolver la muy difícil agenda que demandan el país.

Hay personajes que aspiran, son bastantes, ahí no está el problema; hay líderes en los partidos y en la sociedad que buscan ser opción, y también son algunos, pero en el número tampoco está el problema. El problema es de contenido y de congruencia entre contenido y personajes. La gran preocupación se desprende de que hay una ausencia ya ancestral de contenido, es decir, a la clase política le ha hecho falta en los últimos años la chispa de la creatividad para buscar nuevas rutas de interpretación de la realidad nacional y mundial, desde la que construya otras propuestas para atender los problemas que se la han podrido al país en los últimos gobiernos.

El riesgo de una campaña por la sucesión presidencial carente de contenidos, llena de lugares comunes y denostación y de incongruencias en sus liderazgos, es que nos genere una Presidencia vacía.
El riesgo de una campaña por la sucesión presidencial carente de contenidos, llena de lugares comunes y denostación y de incongruencias en sus liderazgos, es que nos genere una Presidencia vacía.
(Foto: Cuartoscuro)



Por ejemplo, imposible evitar una revaloración, tal vez paradigmática, del problema de la seguridad ante el cual se ha fracasado una y otra vez; sería fatal que quien ganara la Presidencia decidiera políticas que en esta materia han sido probadas como erradas. Repensar el fenómeno de la corrupción es igual de impostergable, no puede seguir pensándose ese problema como una fatalidad y con alternativas sólo focalizadas en el control administrativo sin considerar el todo del funcionamiento de las instituciones y la compleja madeja que le vincula con valoraciones de aceptación social.

Tal vez es temprano para pedir que quienes aspiran deban tener ya el trazo de contenidos esenciales, pero es plenamente justificado porque quien ha tenido la gigantesca responsabilidad de aspirar a conducir los destinos de México está obligado a tener de antemano definiciones conceptuales en torno a la ruta que pretende seguir. Lo que ya no puede pasar durante la sucesión de 2018 es que de nueva cuenta se apodere la frivolidad, la superficialidad y el lenguaje visceral de las distintas campañas y el voto sea otorgado no por lo sustantivo, las ideas y las propuestas, sino por lo secundario: el color, la fotografía, la saturación de lo fatuo en las redes, etcétera.

Es preocupante que como están caminando las cosas, el producto final, la elección y el electo, resulten otra vez un fiasco. Hasta ahora no hemos visto esa sana obsesión por las ideas, ese replanteamiento de paradigmas políticos, lo que hasta ahora han presentado algunos es lo que ya está contenido en lo que se ha hecho siempre. Tal vez necesitamos un replanteamiento de las instituciones que no están funcionando, que las sacuda positivamente; tal vez necesitamos que la sociedad tenga un papel efectivamente protagónico en muchos asuntos que hoy el gobierno sólo burocratiza y entorpece, tal vez necesitamos sacudir nuestro sistema de representación democrática para afirmar la legitimidad de las instituciones, tal vez necesitamos erradicar los paternalismo, clientelismos y más que han frenado el desarrollo democrático y la consolidación de una sociedad civil fuerte.

El riesgo de una campaña por la sucesión presidencial carente de contenidos, llena de lugares comunes y denostación y de incongruencias en sus liderazgos, es que nos genere una Presidencia vacía. Puede alguien incluso ganar con suficientes votos pero el desierto de ideas será no sólo una nueva pérdida, habrá de representar la profundización de la descomposición política del país. Descomposición que ya lamentamos y que se expresa, desde luego, en fallidas políticas públicas en temas cruciales y en una desconfianza enorme entre ciudadanos y gobernantes.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica