Hugo Rangel Vargas
UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema
Viernes 24 de Noviembre de 2017
A- A A+

Por mucho que se quiera decir que la crisis del país tiene como variable determinante un factor eminentemente político, esto parece más un recurso retórico que una explicación con un mínimo rigor analítico. Si bien la corrupción de la clase política, la crisis en la que ha caído su representatividad y los escándalos a los que se ha visto expuesta, han contribuido a la percepción de que el país está mal porque los políticos están mal, el factor fundamental que está detrás de la inseguridad, la violencia, la desarticulación social y otros lastres es el modelo económico rapaz con el que se ha gobernado a México en las últimas tres décadas.

En estos días hemos sido testigos de dos manifestaciones de esta situación: el marginal incremento que sufrió el salario mínimo de la clase trabajadora del país y la crisis manifiesta de diversas universidades públicas, entre ellas la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Este par de fenómenos, aparentemente inconexos, son, sin embargo, aristas de un régimen económico que somete a fuertes presiones a las instituciones de beneficio social del Estado mexicano, así como a las prestaciones de los obreros.

Las universidades públicas, y en general la educación en el país, han sido víctimas de una campaña de desprestigio por parte de los organismos del Estado mexicano. Este asedio mediático coloca como principales responsables de la situación por la que pasan estas instituciones a los trabajadores de las mismas y a los cuerpos académicos y docentes.

El pírrico incremento que sufrió de 8.32 pesos es una bofetada a los trabajadores mexicanos.
El pírrico incremento que sufrió de 8.32 pesos es una bofetada a los trabajadores mexicanos.
(Foto: ACG)



En ninguna línea de la retórica oficial aparece, por ejemplo, la situación precaria de la infraestructura educativa, los fuertes recortes presupuestales a los que han sido sometidas las universidades públicas, ni tampoco los resultados y esfuerzos que los cuerpos académicos y los alumnos entregan pese a las limitadas condiciones en las que operan.

En el caso de la Universidad Michoacana, por ejemplo, el recurso público recibido por alumno es de 46 mil pesos, lejano a los 55 mil que reciben en promedio las universidades públicas del país, así como de los casi 70 mil que recibe la UNAM, institución con la que se equipara el esfuerzo educativo, pues la nicolaita es una universidad que acoge a estudiantes de diversos estados de la República donde las instituciones educativas restringen su acceso.

En lo que respecta al salario mínimo, el pírrico incremento que sufrió de 8.32 pesos es una bofetada a los trabajadores mexicanos. El costo de la canasta básica recomendada por el Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM ha ido en un ritmo de ascenso más pronunciado que el de los salarios mínimos en los últimos 29 años, llevando a que el poder adquisitivo de estos últimos haya caído en casi un 80 por ciento.

Pese a ello, acostumbrados a seguir a pie juntillas las recomendaciones de los organismos internacionales y obsesionados con el fetiche del control inflacionario, los creadores de política económica del país encumbrados en el Banco de México ven “una presión inflacionaria” derivada de este aumento marginal de los salarios.

En México, según datos del Inegi, actualmente el 47 por ciento de la población ocupada vive con uno o hasta dos salarios mínimos, cifra superior a la de 2012, que significaba el 42 por ciento. Este dato habla de un proceso de precarización de las percepciones de los trabajadores, la cual difícilmente se revertirá con el alza salarial anunciada.

El tiempo dirá si la sociedad mexicana logra alterar al modelo económico vigente o si siguen imponiéndose los dictados del grupo de tecnócratas gobernantes, quienes por cierto en los siguientes días elegirán a uno de ellos como su carta fuerte rumbo a la sucesión presidencial: José Antonio Meade, funcionario encumbrado en las altas esferas de las decisiones en materia de política económica en los últimos años.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles