Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Encuestas, ¿el arte de engañar?
Viernes 24 de Noviembre de 2017
A- A A+

La fiebre de las redes sociales, que es un boom que no tendrá fin, ha impactado abruptamente en la encuestitis electoral ya que las encuestas aparecen como hongos en tiempos de lluvia, cada una con resultados a modo de quien paga el proceso donde la metodología en el momento de la aplicación y, desde luego, al instante de exhibir los resultados, va dirigida al gusto o satisfacción del cliente. Dichas prácticas estadísticas han sido tan manoseadas que llegan a trasgredir la realidad, interferir en la opinión de algunos incautos y confundir a buen número de personas, o de plano mejor son ignoradas.

Es claro que las encuestas son un ejercicio que siendo bien manejadas, con capacidad y con ética, son un verdadero parámetro en la toma de decisiones no sólo en la política, sino en varios campos de la actividad social, sobre todo cuando de ellas dependen acciones oficiales indispensables; sin embargo, por infortunio, debido a la enorme cantidad de recursos que se manejan en el campo gubernamental y desde luego a los muchos intereses que de ello emanan, las bondades de dichas prácticas estadísticas provocan más incredulidad que certidumbre.

Sabemos que hay dos tipos de encuestas: unas, las que arrojan verdaderos resultados, las que se manejan con mayor atingencia, y otras, las que se muestran al público según convenga, porque sería ilógico que en aras de manipular a la ciudadanía, hablando de lo político, se hagan tontos a sí mismos, lo que sería doble pecado, por un lado, por el engaño a la población, y por el otro, un autoengaño, esto último no es creíble, de modo que no hay mayor explicación: quienes presentan por Facebook, por Twitter o por cualquier otra vía tecnológica como puede ser la televisión o las páginas por Internet de los distintos medios informativos, saben perfectamente que están mostrando tendencias fraudulentas con toda la intención de mentir, de modo que nos traicionan en el arte de administrar y en el arte de encuestar.

Además no sólo se tima con lo ya escrito en líneas antecedentes, también mienten en las poses que toman, en debates, en informaciones, ¡vaya!, hasta en retos hacia los adversarios; actúan tan bien, tan claro y con enorme seguridad que muchas veces acaban por impactar, y eso también tiene un nombre y se llama descaro y cinismo. Por ejemplo, ¿quién puede creer que a estas alturas, así como está el país, con tanta inseguridad, con tantas muertes, con un gran desempleo (aunque presuman miles de empleos promovidos), con más de la mitad de pobres en el territorio nacional, con tantos gasolinazos, con tantas políticas fallidas, con tanta pérdida del poder adquisitivo (aunque digan lo contrario), con minisalarios de risa, Enrique Ochoa Reza, presidente del tricolor, se atreva a presentar, y desde luego mandar a dichas redes sociales, a comentar en entrevistas, que a partir de los líos, muy lógicos, que sufre el Frente Ciudadano por México para determinar el método de selección de sus candidatos rumbo a la Presidencia, por la “aceptación social” en aumento de Enrique Peña a raíz de los terremotos y por el aumento en el “bienestar “de la población, el PRI ya va en primer lugar en las encuestas? El cierre del signo de interrogación fue enorme, como enorme es nuestro asombro ante dicha aseveración. Piensan que los mexicanos todavía creemos que la luna es de queso; no se cansan de engañar.

Digan lo que digan, hagan lo que hagan, los priistas saben perfectamente que no están en posibilidad de competir ni con el empuje de Andrés Manuel con Morena (en poco tiempo le darán un bajón en sus propias encuestas) ni con la fuerza del Frente, que de consolidarse tendrá grandes posibilidades; por lo tanto, el PRI, una vez más, se conformaría como la tercera fuerza política del país, y en verdad el escenario no está nada lejano. No en vano se maneja que el propio gobierno es de los principales interesados en la estructuración del Frente, la intención es taparle el paso a López Obrador, claro, todo por intereses de grupúsculos y por mandato de voces extranjeras.

Liébano Sáenz y Federico Berrueto, presidente y director de la empresa Gabinete de Comunicación Estratégica, ofrecieron una conferencia para hablar sobre los resultados de su Encuesta Nacional 2017
Liébano Sáenz y Federico Berrueto, presidente y director de la empresa Gabinete de Comunicación Estratégica, ofrecieron una conferencia para hablar sobre los resultados de su Encuesta Nacional 2017
(Foto: Cuartoscuro)



En otro sentido, las encuestas truqueadas del PRI tienen otra finalidad, igualmente maquiavélico: por medio de su arsenal de mañas, de mapacherías, de trampas, del abuso de la pobreza y la ignorancia de las clases desprotegidas, de la injerencia en los institutos electorales, consolidar una elección dolosa, arrebatando el triunfo al auténtico ganador. Señalarían que todo fue limpio, puro e intachable porque las encuestas ya lo habían vaticinado, que por lo tanto nada debe extrañar, así que no sólo las encuestas se convierten en objeto de engaño, sino también en un arma que puede desviar cañocazos y torpedos provocados por la maniobra electoral, si a ello sumamos que las autoridades del IFE de la más alta influencia están a su servicio, así existan mil recursos en contra, la elección podría ser considerada legal.

Así que, ¿cómo no van a servir las encuestas?, ¿cómo no exhibirlas en las redes sociales y en todos los medios posibles? Vivilladas es un escéptico, no de las estadísticas ni de las matemáticas, sino de las artimañas de las que se valen múltiples políticos o gobernantes para continuar mintiendo al pueblo, ellos anhelan engañar a los demás. Cuando veamos los resultados de una encuesta debemos ser analíticos y reflexivos, bastará con ver no la realidad segmentada que quieren mostrarnos, sino la realidad que cada uno vivimos.

Álvaro Gómez Hurtado, político y periodista colombiano, advirtió: “Las encuestas son como las morcillas (embutido con base en sangre de cerdo y arroz): muy sabrosas hasta que uno sabe cómo las hacen” . La época de deslumbrarnos con espejitos hace tiempo quedó muy atrás, o al menos es lo que deseamos.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán