Samuel Ponce Morales
La Conspiración
STJE, la intromisión del Legislativo
Martes 21 de Noviembre de 2017
A- A A+

Sería interesante conocer la reacción del presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), Marco Antonio Flores Negrete, cuando recibió la petición que hicieron al Poder que representa diputados locales del Congreso del Estado.

El oficio va firmado por los legisladores Brenda Fabiola Fraga Gutiérrez, Mary Carmen Bernal Martínez y Raúl Prieto Gómez, y en éste le “comparten” algunas preocupaciones sobre el juicio que se sigue a Juan Carlos Arreygue Núñez, alcalde suspendido de Álvaro Obregón, quien se encuentra sujeto a proceso por la acusación del homicidio e incineración de diez jóvenes el 30 de julio de 2016, que presentó la Fiscalía del estado en su contra.

Marco Antonio Flores Negrete
Marco Antonio Flores Negrete
(Foto: Archivo)

Los citados diputados dicen haber leído la carpeta de investigación y “encuentran” que no tiene sustento porque no se realizó una investigación eficiente, exhaustiva, profesional e imparcial, al no explorarse todas las líneas de investigación.

Concluyen que no podrá superarse lo establecido en la Constitución para condenar fuera de toda duda razonable y piden al Poder Judicial que la resolución que se tome sea pronta, apegada a derecho y libre de presión por parte de la Fiscalía.

Pareciera que los citados diputados no tienen claro el límite de la división de poderes y suponen que la política de presión que utilizan para otros fines puede ser influyente también en la resolución de asuntos jurisdiccionales que son de su interés.

Jueces y magistrados han expresado que ya no es extraño ver a Ignacio Mendoza Jiménez, abogado de Arreygue Núñez, litigando los asuntos en los medios de comunicación o tratando de presionar sentencias favorables a través de descalificaciones o discursos altaneros y hasta ofensivos, más que jurídicos, como los que llegamos a escuchar en casos como los de Cemeí Verdía y otros de los llamados autodefensas a los que representó.

Sin embargo, hasta ahora no se había servido de diputados locales para sus fines, ni tampoco habíamos visto que éstos, por decir lo menos, “opinaran” sobre asuntos jurisdiccionales, y menos que lo hicieran, oficialmente, pronunciándose sobre la responsabilidad o inocencia de un procesado.

Los legisladores deberían tener clara su función y el imperativo del respeto que deben a la independencia de la judicatura, sabedores de que la tarea de juzgar no les corresponde y tampoco es tan simple como “revisar la carpeta de investigación” y con ello determinar que existen o no elementos para condenar.

Un juicio justo es el que se desarrolla cumpliendo con todas sus formalidades ante la autoridad competente, en el que se desahogan todas las pruebas y se escucha a las partes, y luego de la ponderación de cada elemento se dicta una sentencia.

El caso de Arreygue apenas inició, los jueces ni siquiera han presenciado el desahogo de todas las pruebas, pero en cambio los diputados ya tienen un juicio, y con base en el mismo, se atreven a “compartir” con el Tribunal que el caso no tiene sustento.

No sabemos qué suceda con el caso Arreygue y la importancia de esta reflexión no es por el resultado positivo o negativo que llegue a tener, pues ya los jueces determinarán si la Fiscalía sustenta o no su acusación.
Lo verdaderamente relevante es la perversidad que se advierte como subyacente al “llamado” que los diputados locales hacen al Tribunal, lo que no puede interpretarse más que como una deleznable e ilegal forma de presión que llega nada menos que de diputados del Congreso del Estado, y esto es más que sorprendente.

Nada es lo que parece



Sería interesante que antes de que oficialmente inicie el proceso electoral local, la Auditoría Superior de Michoacán diera a conocer los resultados de la fiscalización que viene realizando al Instituto Electoral de Michoacán (IEM), estableciendo si hay una serie de observaciones o no a presuntas irregularidades, claro, muchas de las cuales suelen ser desvanecidas, pero otras no tanto…

Conjuro



A ver, un cuento chino…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

En Michoacán hay 200 presos políticos

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

Uruapan, el mejor calificado

Los efectos del relevo en Cultura

La conspiración

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo