Viernes 17 de Noviembre de 2017
A- A A+

Arturo Alejandro Bribiesca Gil

Antes de cualquier análisis o comentario, quiero reiterar mi respeto a todas las religiones formales que son seguidas en nuestro país, especialmente al catolicismo, que es la religión predominante, además de ser la fe que (mal) profeso.
Creo firmemente, más allá del respeto jurídico, en la libertad de credo y en el derecho que tenemos todos los seres humanos de seguir la creencia espiritual que nos pegue nuestra regalada gana, o de no tener ninguna.

Luis González de Alba divulgador científico.
Luis González de Alba divulgador científico.
(Foto: Especial)



También creo que nuestras creencias religiosas o espirituales pueden ser fundamentales para llevar una vida con paz interior, porque es sabido que lo que nuestras creencias de esta índole buscan, principalmente, es confort, sanación, redención, salvación, paz, en nuestra cotidianeidad y sobre todo en la adversidad.

¿No sería maravilloso que pudiéramos seguir un credo sincrético?, ¿ser parte de un frente religioso en el que tuvieran cabida las prácticas de varias religiones en búsqueda de un mismo fin? Imagínense si pudiéramos ir a misa el domingo (catolicismo) y rezar el viernes la Yumu'ah (islam), por ejemplo; nuestras posibilidades de recibir la gracia divina, encontrar la paz o la virtud crecerían al 100 por ciento. Genial, ¿no creen?
Sé que la espiritualidad no funciona así, y como lo señalé al principio, en ningún momento pretendo ser irrespetuoso con ningún credo religioso. Lo que sí pretendo es, sarcásticamente, señalar lo que el Frente Ciudadano por México está haciendo con los credos políticos e ideológicos; esto es, suprimirlos de la discusión, dejarlos sin efectos para darle primicia a un pragmatismo salvaje en la búsqueda, más que valida, del poder.

Qué felicidad veo en los amantes de la farándula política, ahora pueden rezar a muchos santos que antes eran contrarios. Antes sólo podían tomase selfies con integrantes de su partido, ahora hay más rockstars políticos con los que retratarse para el Facebook, sin que se te pueda decir acomodaticio o barbero, porque todo es parte de la construcción del frente.

En fin, si algo me agrada de la democracia que tenemos, por imperfecta que pueda ser, es que la última palabra la tiene el electorado, y ante el descredito de la clase política en general, quienes innoven y presenten nuevos atractivos o fórmulas a la ciudadanía, tienen amplias posibilidades de ganar.

Otrosí: Senadores de la República. Medalla Belisario Domínguez para el escritor, luchador por los derechos de la comunidad LGBTT y divulgador científico Luis González de Alba, y equidad de género en sus designaciones.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano