Hugo Rangel Vargas
100 años, sólo un Pedro
Viernes 17 de Noviembre de 2017
A- A A+

Una leyenda se construye desde la trascendencia del rumor, nace en la metafísica que transforma la sustancia de los mortales en un éter que se diluye y se confunde entre la muchedumbre, su valor y su permanencia están en función de lo indeleble de sus marcas en la semiótica, el lenguaje y la cultura del día a día.

“Quién no llega a la cantina exigiendo su tequila y exigiendo su canción”, hasta el más insensible ha sucumbido ante la “tentación de un beso” y muchos, en más de una ocasión, nos hemos sentido extraviados ante la pérdida de un amor que bien pudo ser una “Flor sin retoño”.

La inmortalidad de Pedro no se encuentra en las figuraciones de impostores que han pretendido hacerse pasar por él, su marca en la identidad popular mexicana le hace único, perdurable e inconfundible.
La inmortalidad de Pedro no se encuentra en las figuraciones de impostores que han pretendido hacerse pasar por él, su marca en la identidad popular mexicana le hace único, perdurable e inconfundible.
(Foto: Cuartoscuro)



Han pasado 100 años, una centuria, dos guerras mundiales, la extinción del acetato y del audiocassette, estamos en medio de la vorágine que ensalza el plástico de modas pasajeras y las envía al terreno del olvido con igual celeridad; y al menos el “pasaste a mi lado, con gran indiferencia” nos sigue identificando a los bohemios trasnochados y a los jóvenes despechados, con el carpintero sinaloense de nombre Pedro Infante Cruz.

Los que nos decimos seguidores del oriundo de Mazatlán sostenemos un debate permanente entre nuestro gusto por sus películas o por sus canciones. Unos dicen que fue mejor cantante que actor y otros sostienen la tesis inversa. A mí me gustan sus boleros “Las tres cosas”, “Pisa pétalos”, “Mía”, “Enamorada”, “El muñeco de cuerda”, “No me platiques”, “Mi último fracaso”, “Bésame mucho” y el inolvidable “Amorcito corazón”, que dan cuenta de una voz que empezó a entender el tránsito de una sociedad rural a una urbana; por ello quizá él es el pionero de la interpretación del llamado bolero ranchero.

Pero más allá de exquisiteces, Infante Cruz llegó desde lo más hondo de la provincia y de las capas más bajas de una sociedad que empezaba a construir su identidad posrevolucionaria. Sus caracterizaciones en la pantalla se confundían entre Silvano, el hijo abnegado de un padre borracho y abusivo; pasando por Pepe El Toro, carpintero devenido a boxeador exitoso y, por supuesto; Pedro González, un emigrado a la Ciudad de México que va en busca de la fortuna y que en el camino pervierte sus valores.

La inmortalidad de Pedro no se encuentra en las figuraciones de impostores que han pretendido hacerse pasar por él, su marca en la identidad popular mexicana le hace único, perdurable e inconfundible.

Los años han pasado y no hay indiferencia, nuestros ojos voltean hacia Pedro Infante en cada borrachera, en cada sollozo con el que veneramos a las ingratas frente a la botella de tequila, en cada grito carcajeado que hace que se nos reviente el pecho de orgullo, pasión, dolor o felicidad; en cada serenata en la que esperamos que salgan al balcón y sólo se asoma el desdén o el desamor aun cuando entonemos con el alma el “Cucurrucucú paloma”, en cada beso que le robamos al amor prohibido sin importarnos “Que murmuren”; ahí habita la quid etérea del fenómeno llamado Pedro Infante.

Un 18 de noviembre de 1917 nació al mundo este ídolo, pero su legado le hace renacer diariamente, paradójicamente, como el olvido y el escaparate que reclama la conciencia de una sociedad mexicana tan lastimada por múltiples lastres.

100 años y un sólo Pedro. 100 años y una memoria que le exige su presencia cotidianamente para ser el bálsamo que alivia el dolor y el tormento de quienes aspiran al ideal de vencer a la injusticia y las penurias, tal como él lo hacía en la ficción de sus historias.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original