Hugo Rangel Vargas
Fidel, a un año de tu ausencia
Viernes 10 de Noviembre de 2017
A- A A+

Narración profética o bien una despedida forzada, pero El Che le escribiría a Fidel en la famosa carta dada a conocer el 3 de octubre: “Un día pasaron preguntando a quién se debía avisar en caso de muerte y la posibilidad real del hecho nos golpeó a todos. Después supimos que era cierto, que en una revolución se triunfa o se muere (si es verdadera)”. Hoy la Revolución Cubana da más signos de vitalidad que nunca.

En los primeros días de noviembre de 2017 se asoman ya los preparativos del primer aniversario de la partida hacia la eternidad del comandante Fidel Castro Ruz.
En los primeros días de noviembre de 2017 se asoman ya los preparativos del primer aniversario de la partida hacia la eternidad del comandante Fidel Castro Ruz.
(Foto: Cuartoscuro)


Es La Habana. En los primeros días de noviembre de 2017 se asoman ya los preparativos del primer aniversario de la partida hacia la eternidad del comandante Fidel Castro Ruz.

Una cubana, dentro de Las Fortalezas, es interrogada por un curioso turista sobre lo que les espera en aquel país en la susodicha conmemoración.

“A Fidel no le gustaría que hubiera calles o escuelas o monumentos con su nombre”. El marcado acento de la voz caribeña y el uso de la jerga cubana habla del origen de aquella sentencia que condena al comandante a vivir en algo mucho más profundo que la simple historia de bronce.

Situada allende de la voluntad del imperio, el pundonor de la isla está intacto, la vida transcurre en las barriadas de la capital como si el bloqueo atroz la hubiese estacionado en el tiempo.

El logro mayor del movimiento iniciado el 26 de julio de 1953 con el histórico asalto al Cuartel Moncada no está en la elevada tasa de alfabetización de adultos, según la UNICEF, cercana en 2012 al 100 por ciento; tampoco lo es su bajísima tasa de mortalidad infantil que compite con los estándares de las potencias económicas. Hay algo más que dejó Fidel a los cubanos.

El legado histórico del hombre cuyos restos reposan desde hace casi un año en un mausoleo de Santiago pervive como lección para los pueblos del mundo y no sólo para los habitantes de la isla más grande del Caribe. Sus gestas recorren por casi seis décadas de resistencia al bloqueo del imperio, sus logros de dignidad abofetean a los gobiernos de América Latina que han actuado de forma sumisa ante los designios de los organismos internacionales, sin importar si con ello se trae una estela de desgracias humanas.

Sí, Fidel, tu Revolución triunfó, por eso aún vives. Comandante, la historia, en efecto, te absolvió, por ello tu nombre está escrito no en monumentos, sino en los corazones de los rebeldes del mundo.

La luz de tu pensamiento y de tu obra sigue siendo un inmenso faro que otorga esperanza en medio de las penumbras de la dictadura de la miseria y la opresión que cunde en muchos pueblos del continente.

Te queremos vivo, Fidel, y así estás. Porque nos dijiste que la bota del bloqueo terminaría cuando llegara un presidente de piel oscura a Norteamérica y cuando un latinoamericano alcanzara la cumbre de la curia romana. Aquella visión que se encuentra en los anecdotarios es, sin embargo, una muestra que alienta a muchos a alcanzar el sueño libertario que tú le diste a Cuba en una realidad.

La solidaridad de tu pueblo con otros pueblos del mundo hoy regresa como aliento de fortaleza en millones de visitantes que contemplan la magnificencia de los palacios habaneros, la belleza de tus mares y la brillante sonrisa de la niñez que camina hacia el futuro con la dignidad que forjaste.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles