Julio Santoyo Guerrero
No se pierde lo que no se tiene
Lunes 6 de Noviembre de 2017
A- A A+

La historia política de nuestro país no ha sido la historia de la construcción permanentemente creciente de la democracia. Si tomamos los casi 200 años de vida independiente, la mayoría han sido años de regímenes autoritarios más allá de que en los textos constitucionales aparezca el compromiso con la democracia. Han prevalecido los valores de la cultura autoritaria y las formas políticas que ha tomado el país en sus diferentes etapas de la historia. La construcción de una república con instituciones democráticas y una cultura bien fincada en la sociedad ha sido más bien una excepción antes que una regularidad.

El que apenas una minoría apruebe la democracia mexicana debe considerarse como una alerta de riesgo
El que apenas una minoría apruebe la democracia mexicana debe considerarse como una alerta de riesgo
(Foto: TAVO)

Pareciera que los esfuerzos por lograr en México instituciones y una sociedad democrática estuvieran condenados a fracasar una y otra vez ante la inercia poderosa del autoritarismo, el nihilismo y la carencia endémica de liderazgos en este campo propositivos y ejemplares. En el campo de las instituciones, éstas no han logrado que la justicia sea un bien accesible para las mayorías, tampoco han conseguido garantizar la seguridad de la vida y el patrimonio de los ciudadanos; no han funcionado para detener y revertir la descomposición que implica la práctica de la corrupción, y tampoco han sido suficientemente fuertes como para imponerse a la frivolidad de malos políticos.

Los liderazgos se alimentan centralmente del autoritarismo antes que de los valores democráticos. Las prácticas cuasi monárquicas del presidencialismo autoritario que sigue decidiendo muy por arriba de los partidos en el poder, el caudillismo, otrora una figura del México "premoderno", sigue siendo practicado de manera generalizada en el ámbito de los partidos políticos; el pandillerismo político, una práctica cuasi cavernaria, suele ser el sustento del funcionamiento institucional de los partidos. Estas son evidencias de que nuestra democracia es más una referencia en el papel antes que una práctica efectiva.

Debiéramos revalorar el sentido de la transición democrática de finales de los 80 y principios de los 90, tal vez sea más apropiado hablar de ella como la gran transición fallida. Una transición democrática que se quedó en el relato aspiracional pero que terminó siendo sepultada por el peso de la tradición autoritaria que ha permeado al país y que sigue influyendo en nuestro destino político.

Por eso poco debiera sorprendernos la publicación de los estudios que Latinobarómetro ha realizado en días pasados y en los cuales México retrocede diez puntos en aprecio a la democracia como régimen. Sí, en estos resultados mucho tiene que ver la responsabilidad de una clase política, que abandonando los principios que supone toda democracia, ha seguido cuesta abajo una carrera de descomposición, y el descuido que en el fomento a la cultura de fortalecimiento de las instituciones han tenido nuestros gobernantes, también tiene que ver con el escasísimo desarrollo de la iniciativa ciudadana para empoderarse en los ámbitos de la construcción democrática y en el desarrollo y fortalecimiento de los valores que esta supone.

No se pierde lo que no se ha tenido. Apenas si hemos tenido el asomo de prácticas democráticas, pero dicho asomo ha estado lejos de sentar una tradición que vislumbre con certeza en el horizonte el ejercicio de una democracia efectiva que suponga una real transición democrática. Transición que debe implicar nuevos comportamientos de partidos, líderes, instituciones y ciudadanos, de tal suerte que la sociedad mexicana pueda, por vivencia diaria, expresar su estima en el régimen democrático, en comparación con cualquiera otro.

Mientras tanto, el que apenas una minoría apruebe la democracia mexicana debe considerarse como una alerta de riesgo. Quiere decir que el desprestigio de nuestras instituciones puede derivar en cuestionamientos de legitimidad sobre las representaciones que deben ser elegidas en 2018, entre ellas, y sobre todo, la representación presidencial. Que esta crisis de credibilidad no nos arrastre a la ingobernabilidad depende, y mucho, de los líderes de la clase política mexicana. Por el poder que han concentrado, de ellos depende el retorno a la ruta de la reconstrucción democrática, una ruta que siempre nos cuesta demasiado caminar por largo tiempo para que quede establecida como una tradición cultural de nuestro quehacer político.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica