Alma Gloria Chávez
Defensa de la Madre Tierra
Sábado 4 de Noviembre de 2017

Con mi gratitud hacia quienes defienden la vida, ofrendando la propia vida. A los damnificados históricos de la inseguridad, que huyen de sus comunidades para salvar la vida.

A- A A+

“Estamos en desacuerdo con gobiernos, empresas, o con organizaciones y pueblos que se prestan al control territorial y permiten la mercantilización y privatización de la Naturaleza”, precisaron los representantes del grupo de organizaciones y movimientos indígenas y campesinos a nivel nacional, que en el año 2015 se reunieron para analizar el despojo masivo de territorios, por proyectos mineros, petroleros, forestales y energéticos, así como obras de infraestructura como las autopistas, aeropuertos y trenes, o bien, la privatización de playas y sitios de belleza natural, todo para ser usufructuado por empresas extranjeras.

Ese año 2015, luego de haberse sumado pueblos, comunidades, barrios y organizaciones del “centro, sur, norte, sureste, península y occidente de México, dándose cita en Oaxaca, lanzaron la “Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio”, que dio inicio el 10 de abril de 2015 y que culminó este año en la misma fecha (10 de abril), enmarcándose en las movilizaciones y acciones que año con año protagonizan quienes aman, cultivan y defienden la tierra, recordando el natalicio del general Emiliano Zapata Salazar.

La Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra
La Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra
(Foto: Especial)

El propósito de esta campaña, a la que no se le dio mayor importancia en los medios de comunicación, es que en todo el país y en todas las comunidades, pueblos, barrios y colonias, se difundan las luchas e historias sobre la defensa de la Tierra, la vida y el territorio, así como también explicar y denunciar la violación de derechos y los impactos que acarrean los denominados “megaproyectos” que el mismo gobierno permite, en aras de sólo obtener ganancias para unos cuantos.

Durante uno de los foros organizados en el marco de esta campaña, Francisco López Bárcenas, mixteco, expuso 5 preguntas que permitieron contextualizar el punto de reflexión para todos los participantes:

¿Por qué defendemos a la Madre Tierra? Porque al dañarla con acciones antinaturales, como lo hacen quienes sólo desean obtener de ella riqueza, la vida toda se pone en riesgo. La situación de fondo, es que los proyectos impulsados por el gobierno nos están llevando de nuevo a la colonización… aunque ahora de manera más perversa, debido a los cambios en las políticas nacionales, que han permitido que las empresas trasnacionales controlen las formas de vida de las comunidades.

¿Por qué sucede esto? Porque los que tienen el capital ya no están produciendo; la lucha inicial, de obreros contra patrones, en los años ochenta se transformó en la lucha de los campesinos por defender sus tierras. Pero ahora están convirtiendo en mercancía todo, incluso los recursos naturales; es por eso que las luchas se dan, principalmente, donde se encuentran estos recursos, siendo en su mayoría, en territorio de comunidades indígenas.

¿Cómo se está haciendo esto? Se hace a través de la construcción de megaproyectos, que se están realizando sobre territorios indígenas, sin consultarles (como marcan las leyes) y sin que les dejen algún beneficio se les despoja, aún a sabiendas que en términos legales no se puede hacer. Por ello la resistencia. En el 2003, en Oaxaca había 663 conflictos territoriales, por lo menos un conflicto por municipio, donde en la mayoría de los casos éstos no eran entre comunidades, ni por tierras, sino que eran conflictos creados por personas ajenas. Actualmente, el 20% de territorio oaxaqueño ha sido concesionado… y la mayoría de estas concesiones (que se desconoce a quiénes benefician) se dan en territorio indígena.

¿Qué hacen y cómo resisten los pueblos? Aunque algunos estudiosos del tema afirman que el movimiento indígena ya desapareció, nosotros, quienes permanecemos en lucha y en resistencia, sabemos que ha ocurrido un fenómeno especial: después del 2001, cuando se impuso la contrarreforma indígena propuesta por el gobierno, el Congreso Nacional Indígena tomó el acuerdo de regresar a sus comunidades y no volver a buscar, mediante las manifestaciones nacionales, un imposible diálogo con el gobierno y sus representantes. Desde entonces, los pueblos empezaron a reflexionar y pensar acciones “desde adentro”.

Y ¿Cómo son estas luchas? Los pueblos resisten de muchas maneras y lo hacen midiendo sus propias capacidades. Cada quien lucha de la forma en que puede, mediante acciones directas, como sacar a las mineras de sus comunidades, exigiendo el cumplimiento de la Ley; otros lo hacen realizando foros o eventos para denunciar lo que sucede, apelando a instancias internacionales de derechos humanos y medio ambiente. Lo importante es que esa lucha se haga para lograr el objetivo y no porque sea lo único que quede por hacer.

Una cuestión que ha quedado clara para quienes defienden recursos, tierra, bosques y agua, es que las estrategias que están utilizando las empresas devastadoras, son las mismas en todo el Continente, como el ignorar la aplicación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, la omisión de la consulta libre, previa e informada, etcétera. La fuerte represión hacia quienes lideran o encabezan acciones de resistencia, ha provocado el asesinato de hombres y mujeres, que a pesar de utilizar procedimientos jurídicos y políticos de defensa ante la corrupción reinante y la irresponsabilidad de funcionarios de todos los niveles, resultan víctimas del propio Estado que se ostenta como garante de protección de nuestros derechos como mexicanos.

En febrero de 2016, durante la visita que realizó el Papa Francisco al Estado de Chiapas, también se dejaron escuchar las voces de comunidades indígenas, que mediante representantes de México, Centroamérica y la región Amazónica, dieron la bienvenida al autor de la encíclica “Laudato Si”, mencionando que fue dicha encíclica la que “provocó el acto para reflexionar en profundidad sobre la urgencia de actuar desde abajo y desde los pueblos, en la defensa radical de la Madre Tierra”. En su mensaje de bienvenida a los participantes al Encuentro Latinoamericano desarrollado en el contexto de la visita papal, el director del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, dijo: “son estas tierras donde se sigue sembrando rebeldía y resistencia a través de la libre determinación y autonomía, frente a la amenaza del sistema neoliberal.”

La Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio, es un empeño nacional de la sociedad civil que tiene por objeto dar visibilidad y articular las luchas que se están realizando en todo el país para detener el despojo en curso y la destrucción ambiental.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar

“Non omnis moriar”