Rafael Calderón
Elegía del destino
José Antonio Alvarado, in memoriam
Lunes 30 de Octubre de 2017
A- A A+

Ante la noticia de la muerte de José Antonio Alvarado (1943-2017) inicio destacando su trabajo de antólogo y compilador, ya que por él leímos con encanto y seducción tres autores de trayectoria única: Nosotros somos yo. Antología del poeta Ramón Martínez Ocaranza (Universidad Michoacana, 1995), Junio de lluvia vestido. Antología de la poesía de Concha Urquiza (Jitanjáfora, 2007) y Lluvia para el desierto de mi prisa y El sentido del provenir, del poeta Enrique González Vázquez, ambas ediciones de Jitanjáfora.

Y recordar que de su poesía ha dicho certeramente Gaspar Aguilera Díaz que los títulos propios del poeta constituyen el itinerario poético que confirma un oficio sólido que en su sentido del ritmo y la capacidad de evocar con sordidez
Y recordar que de su poesía ha dicho certeramente Gaspar Aguilera Díaz que los títulos propios del poeta constituyen el itinerario poético que confirma un oficio sólido que en su sentido del ritmo y la capacidad de evocar con sordidez
(Foto: Archivo)

Y recordar que de su poesía ha dicho certeramente Gaspar Aguilera Díaz que los títulos propios del poeta constituyen el itinerario poético que confirma un oficio sólido que en su sentido del ritmo y la capacidad de evocar con sordidez, ironía o nostalgia, encuentra su mejor expresión. Ángel José Fernández, en 1982, escribió que en la poesía de Alvarado se encuentra no sólo un acto por conseguir lo inalcanzable: remite a los engranajes del sueño, donde cobran figura e imagen los hechos del hombre que se preocupa por vivir y dejar huella, y dejar sentir así la presencia de un poeta que marca distancia con sus primeros poemas, pero perduran los temas de antes con la inclusión de nuevas imágenes capaces de incendiar el erotismo y las cosas de la naturaleza, con un coloquialismo basado en el verso libre, siempre con el ritmo de las palabras y con el ejemplo de quien se sabe ante todo poeta.

Por su parte, su editor José Mendoza Lara en Las palabras cansadas de volar solamente nombra, nos dice que “con este poema grande, alzado de una anécdota de dolor –que no deja de hacer brotar ciertas sonrisas– derramándose por el poema, se permite definitivamente ponerse a residir en el aliento amplio de su expresión madura: Las palabras cansadas de volar… constituye un hito en nuestra poesía. El tiempo y el modo de deletrear la síntesis de su sincronía, las ubicaciones especiales, las personas, los parientes, el instrumento del nosocomio y los objetos que se esgrimen, ciertamente por la excepcionalidad de una urgencia de salud (en la que la enfermedad no es necesariamente el contenido del mensaje), alcanza otra expresividad, otro modo de ser y hacer el coloquio valiéndose de las palabras asidas al vuelo, desasiades del vértigo y de la evasividad de sus sentido para que sólo nombren la insospechada intensidad de sus aparentes sentidos: fuera y dentro de la supuesta tragedia, el morir no conlleva el gran escándalo que se decía; nada épico o intolerablemente metafísico u ontológico sucede, salvo lo lúdico de las palabras, su conjuro para que acontezcan y simplemente nombren lo acontecido”.

Por esto hay que recordar que parte de su poesía ha sido incluida en las siguientes muestras y antologías: Poesía joven de México, presentación de Rubén Salazar Mallén (Cuadernos de la Juventud Mexicana, México, 1972); La poesía en Michoacán, de Raúl Arreola Cortés; La continuación del canto, que selecciona y prologa Gaspar Aguilera Díaz (IMC, Morelia, 1990); 75 poetas y narradores (homenaje a Sor Juana en III Centenario de su fallecimiento, Vol. 68), Que nadie robe a la noche sus fantasmas y Sobrevivencias de una muerte, del Material de Lecturas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia 1995; Los nombres y las letras, que él realizó en coautoría con Leonarda Rivera (Jitanjáfora Morelia Editorial / Secretaría de Cultura de Michoacán, Morelia, 2007); Poesía nicolaita. Siglo XX, editada en el Bicentenario y Centenario de la Independencia de México y la Revolución Mexicana, selección de Jorge Humberto Estrada Mejía, Edición H. Ayuntamiento de Morelia, Morelia, 201; en el Diccionario de autores michoacanos, coordinación de Laura Eugenia Solís, redactor y editor José Mendoza Lara, Jitanjáfora Morelia Editorial / Gobierno de Michoacán (Secretaría de Cultura), Morelia, 2011, y en Criaturas caminantes del agua, selección e introducción de Miguel Ángel Toledo, edición Secretaría de Cultura de Michoacán, 2014. De su poesía se ha realizado una amplia antología: Algo ha quedado roto desde entonces 1969-2004, incluida la colección de poesía Arena de la Secretaría de Cultura de Michoacán. Como recordar que el proceso en su poesía es circular y un tema permanentemente es la alusión a la muerte y definitivamente el erotismo como encanto permite reconocer la luz verbal y la exploración del lenguaje: percibimos que desciende y encuentra el verso exacto a lo largo de su Obra poética. Este su legado.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Del premio estatal de las artes Eréndiera

Un recuerdo para José Antonio Alvarado

190 años de poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío