Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Universidades en crisis
Viernes 27 de Octubre de 2017
A- A A+

En un hecho sin precedentes, los rectores de las universidades públicas de Michoacán, Nayarit, Morelos y Oaxaca dieron un grito de auxilio a través de un desplegado público dirigido al presidente Enrique Peña Nieto para su rescate ante el inminente colapso financiero que enfrentan.

En el documento advierten que se requieren cuatro mil millones de pesos para poder subsistir ante los compromisos de fin de año o, de lo contrario, se verán obligados a declararse en insolvencia económica de manera inmediata.

La UMSNH apenas está enviando señales claras de su disposición para establecer instrumentos eficaces de rendición de cuentas para saber en qué se gasta cada peso
La UMSNH apenas está enviando señales claras de su disposición para establecer instrumentos eficaces de rendición de cuentas para saber en qué se gasta cada peso
(Foto: ACG)


De consumarse esta medida se verían afectados 180 mil estudiantes que acuden a estos cuatro planteles educativos, pero además, anticipan los rectores –entre ellos Medardo Serna, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo–, se provocaría "una convulsión político social de grandes proporciones" al violentar gravemente los derechos humanos, individuales y sociales consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Las máximas autoridades de estas instituciones de educación superior tienen razón, aunque solamente de manera parcial.

En efecto, tal y como argumentan en la carta que dirigieron al presidente mexicano, por décadas las universidades públicas asumieron la obligación de jubilar a sus trabajadores otorgando una serie de prestaciones no reconocidas por la Federación y mucho menos respaldadas por los gobiernos estatales, pero que ahora son obligaciones que deben acatarse por ley.

Esto ha provocado que actualmente el presupuesto de las universidades esté comprometido en más de un 40 por ciento en promedio para hacer frente a dichas obligaciones contractuales en agravio de otros objetivos de primer orden, como lo es la investigación, la difusión cultural y la extensión de servicios, por citar sólo algunas.

Pero por otra parte, también es cierto que por décadas las autoridades de estas universidades fueron no solamente omisas, sino cómplices de acuerdos que fueron empoderando a los sindicatos de empleados y profesores que jubilosos avalaban sus "conquistas laborales" mediante cuotas, bonos y beneficios que convirtieron a los gremios, incluso, en instrumentos de manipulación política y social.

En el caso Michoacán esas decisiones empoderaron también a las casas del estudiante, que actualmente manejan más de 120 millones de pesos anuales para dar alojamiento, alimentación, becas y otros beneficios a miles de jóvenes procedentes del interior del estado y de otras regiones del país, sin ninguna transparencia en el método de ingreso y mucho menos sobre el manejo de los recursos.

La UMSNH apenas está enviando señales claras de su disposición para establecer instrumentos eficaces de rendición de cuentas para saber en qué se gasta cada peso, pues eso destaparía la serie de beneficios que gozan sus funcionarios y los términos mediante los cuales se asigna la ejecución de obras al interior de la casa de estudios.

Igual, debido al inexplicable rechazo sindical, el rector no ha podido presentar una propuesta ante el Congreso del Estado para modificar el sistema jubilatorio del que, acusa, tiene hoy en día colapsada a la institución, sistema que, por ejemplo, le permitió al ex gobernador Salvador Jara jubilarse con un sueldo de 50 mil pesos mensuales, ofensivo e insultante para una sociedad como la mexicana.

Qué bueno que los rectores hayan dado el paso para evidenciar a nivel nacional la situación económica por la que atraviesan estas cuatro universidades e iniciado gestiones para evitar su colapso. Ojalá también con esa misma valentía y decisión den el paso para dar muestras de transparencia y rendición de cuentas.

Nada es lo que parece



La suspensión de sus derechos partidistas de varios perredistas, entre ellos el michoacano Raúl Morón Orozco, actual senador de la República, es algo que ellos mismos estaban buscando para aparentar ser mártires políticos, porque finalmente hubieran renunciado desde hace mucho tiempo, dado que sus argumentos indican que ese partido político perdió rumbo, pero no, ahí seguían…

Conjuro



¿A alguien le queda duda de que los cuatro hombres más importantes del gobernador Silvano Aureoles Conejo son Adrián López Solís, Pascual Sigala Páez, Carlos Maldonado y Antonio García Conejo?; cierto, no hay ninguna mujer…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo

Frente Ciudadano

PGR en el banquillo

La PGR echó a perder la investigación sobre el 15-S