Hugo Rangel Vargas
Uber en Michoacán
Viernes 27 de Octubre de 2017
A- A A+

En semanas anteriores la plataforma Uber dio a conocer su entrada al mercado del transporte de pasajeros en el estado de Michoacán. Lo ha hecho en las dos ciudades más grandes de la entidad y ha enfrentado la resistencia de transportistas de diversas agrupaciones, quienes han hecho patente su rechazo a través de manifestaciones que van desde la detención de vehículos, hasta la toma de oficinas y edificios públicos.

Desde el punto de vista del consumidor, esta novedad significa algunas ventajas como pueden ser la seguridad, la comodidad del pago a través de medios electrónicos, e incluso tarifas más bajas. Sin embargo, para quienes hacen política pública en los temas de movilidad y transporte público, esto es un reto que no puede ser visto desde la sola óptica del usuario del servicio.

El artículo 8 de la Ley de Comunicaciones y Transportes de Michoacán señala que la “concesión de un servicio público de autotransporte es el acto unilateral, de derecho público, por medio del cual el Ejecutivo del estado otorga autorización anual (…) a una persona física o moral para prestar mediante una remuneración el servicio de autotransporte de personas o cosas en las vías públicas de jurisdicción estatal”.

Los prestadores de servicio de transporte en Uber podrían obtener un amparo en la lógica de que la autoridad optaría por tutelar el derecho al trabajo de cualquier ser humano, desde un punto de vista económico, esto sería un acto de competencia desleal.
Los prestadores de servicio de transporte en Uber podrían obtener un amparo en la lógica de que la autoridad optaría por tutelar el derecho al trabajo de cualquier ser humano, desde un punto de vista económico, esto sería un acto de competencia desleal.
(Foto: ACG)



Si bien es cierto que a decir de diversos juristas, los prestadores de servicio de transporte en Uber podrían obtener un amparo en la lógica de que la autoridad optaría por tutelar el derecho al trabajo de cualquier ser humano, desde un punto de vista económico, esto sería un acto de competencia desleal.

Y es que por años miles de transportistas han pagado los derechos que la autoridad les ha exigido en uso de las atribuciones que le confiere la citada ley de transportes. Esto suponía la existencia de una barrera a la entrada en el mercado del transporte público, condición que al aplicarse a todos los concesionarios no otorgaba ventajas discrecionales. Sin embargo, una vez que esta barrera se rompe en favor de quienes utilicen a Uber como el intermediario del servicio de transporte, quedan en desventaja histórica todos quienes han pagado por una cantidad determinada de años los impuestos correspondientes a su concesión.

Si estimásemos que el periodo de vida útil de un vehículo dedicado al transporte público fuese de siete años y que durante este lapso se haya pagado un monto equivalente a los tres mil 300 pesos anuales por refrendo de la concesión y dos mil 500 por impuestos federales anualmente, más el pago de derechos que inicialmente podría ascender a los 17 mil pesos; tendríamos un gasto equivalente de 57 mil 600 pesos corrientes –esto es sin considerar los efectos de la inflación, ni la agregación del costo de oportunidad de haberlos invertido en algo distinto al transporte público–.

Esta carga tributaria, para los transportistas que hoy luchan contra Uber, pudo haber significado la diferencia, por ejemplo, entre dar o no un enganche para un vehículo nuevo o hacerle reparaciones y mejoras al que ya usan, situación a lo cual hay que agregar que hasta hace poco los concesionarios comenzaron a ser sujetos de crédito en las instituciones bancarias.

A ello se debe sumar la dificultad de recolocar a la fuerza laboral que sea desplazada del transporte público a raíz de la entrada de este nuevo competidor. Y es que sólo en Morelia se estima la existencia de cuatro mil 500 concesiones de taxi, de los cuales 70 por ciento podrían estar en manos de transportistas de la tercera edad, seres humanos que difícilmente encontrarían otro empleo.

Resulta apremiante que el Estado ofrezca una alternativa equilibrada para usuarios y transportistas. Quizá sea tiempo de revisar el esquema de concesiones para aplicar a cabalidad la ley y buscar esquemas de financiamiento a los transportistas más rezagados en la renovación de su parque vehicular, pero por lo pronto se asoma un conflicto humano que podría significar desempleo y tragedia para muchos transportistas que tienen ahí su única fuente de ingresos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas