Hugo Rangel Vargas
En defensa de la política
Viernes 20 de Octubre de 2017
A- A A+

Son tiempos difíciles para hablar de política a una sociedad lastimada que ha dejado sueños y anhelos en el camino. Las utopías se han convertido en prescindibles para abrir paso a lo necesario y estrictamente posible. Las urgencias cotidianas han impuesto su dictadura a lo importante y lo trascendente. Estamos pues en el desamparo total en contra de los demonios que ha traído consigo el sueño de la razón.

El régimen democrático se ha reducido a la mera rotación de personeros, gerentes y emisarios de un sistema de privilegios y canonjías que han arrebatado a los ciudadanos el carácter protagónico que se supone debiesen asumir. Asistimos a un sacrificio del sentido popular de la vida pública y a una privatización de facto de las instituciones.

Hagamos política para enfrentar al gatopardismo que inunda la vida del país y que retorne al fin el reino de las ideas y el pensar colectivo



Mientras esta crisis es atizada por la cancelación del más básico parámetro de la moral y el pudor por parte de la casta gobernante en el país, los pregoneros del conservadurismo se frotan las manos y abren fuego presentando a la ciudadanía “el nuevo rostro de la vida política”. Entre “independientes”, “ciudadanos”, “empresarios” y maniobras retóricas como los “gobiernos de coalición”, el enorme gigante ya ha arrebatado a la sociedad el control de la vida pública so pretexto del desastre en el que se encuentra ésta.

.
.
(Foto: TAVO)



El fin de la historia, la superación de la lucha de clases, la cancelación de todo conflicto social llegará al país con el arribo de estas nuevas sorpresas que nos depara el reality show que nos han preparado para distraernos mientras nos arrebatan el destino de la patria.

Atrás han quedado los anhelos de la justicia social, de la lucha por los derechos más básicos como la vivienda, la salud, la alimentación, el vestido, el sano esparcimiento, la vida digna, el desarrollo humano en un entorno sano y sustentable. Olvidemos eso, ahora dejemos que los que sí saben de política, “los empresarios”, “los ciudadanos”, “los impolutos”, “los que saben ponerse de acuerdo”, nos digan cuál es el unívoco camino que debe seguir el país.

Este camino tiene, para quien lo sigue, el oscuro recodo de la cancelación de la política como mecanismo democrático de construcción de alternativas y la privatización de la condición de “político” en favor de una plutocracia, que abroga para sí la tarea pública. Dos ejemplos recientes dan cuenta de ello: la Italia de Berlusconi y la Norteamérica de Trump.

Ambos, magnates encumbrados, construyeron su asenso basándose en una retórica que presentaba como única alternativa, al desorden que habían dejado “los políticos”, el traslado de la estafeta a la supuesta probidad y habilidad administrativa de la clase empresarial de la cual ellos eran dignos y exitosos representantes.

La antipolítica privatiza la política. En defensa de esta última debemos acudir nuevamente los ciudadanos para volver a secuestrar su quehacer en favor de los grandes anhelos que ha abrazado la humanidad. Debemos cercenar las manos a quienes quieren hacer que los habitantes de la polis moderna, sólo hagamos política a través de una urna y firmando un cheque en blanco con el que únicamente decidimos, como diría Galeano, con qué salsa seremos servidos como manjar a los intereses de los poderosos.

Defender la política es abrirla, dársela a sus eternos protagonistas, arrebatársela a quienes la prostituyen y la venden, negándonos la discusión y el debate; ofreciéndonos en cambio, falsas salidas vestidas en absurdas “independencias” y falsas “autonomías”. Hagamos política para enfrentar al gatopardismo que inunda la vida del país y que retorne al fin el reino de las ideas y el pensar colectivo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa