Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
Los achaques de la cumpleañera centenaria
Lunes 16 de Octubre de 2017

Espero que este tipo de retrasos no nos lleven a un precipicio del cual ya estamos muy cerca.

Medardo Serna.

A- A A+

Muy a pesar de los cientos de investigadores, doctores, maestros y profesores con que cuenta la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, la institución centenaria se encuentra en una crisis aguda, “un precipicio del cual ya estamos muy cerca”, dijo el rector. Coincidimos con él muchos de los que llevamos más de 25 años dentro de ella.

¿Y qué estamos dispuestos a hacer para evitar llegar al precipicio? Hay varias cosas por hacer para evitar caer en él, no bastan sólo las propuestas y modificaciones mediáticas, como la reforma al régimen de pensiones y jubilaciones que propone el rector. La reforma debe ser radical, integral y consensuada con todo el potencial intelectual del que se habló arriba. Consensuada, así lo ha declarado en varias ocasiones el rector.

Medardo Serna, rector de la UMSNH
Medardo Serna, rector de la UMSNH
(Foto: Héctor Sánchez)

Los asegunes



Por un lado, la autoridad universitaria nos dice a través de los medios y por Radio Nicolaita que nos encontramos dentro de las primeras diez universidades del país por los méritos alcanzados gracias al número de programas acreditados por organismos especializados, por el número de miembros del Sistema Nacional de Investigadores, por el número de papers publicados en revistas especializadas y cosas que se me escapan de la liviana mente.

Por otro lado, con todo y ese extraordinario potencial humano con que cuenta la Michoacana (me excluyo del potencial), no hemos tenido la capacidad para sortear los problemas económicos, políticos, administrativos, sindicales y de intercomunicación dentro de la Universidad, así como los de la vinculación con la problemática de la sociedad. La causa principal de esto es la falta de transparencia en cuanto a los recursos que provienen tanto del estado como de la Federación y el desglose de cómo se distribuyen: de quién(es) determina(n) la cantidad, de cuáles asuntos son prioritarios, qué criterios se han utilizado para asignarlos, las licitaciones de las obras, etcétera, etcétera.

Se invoca constantemente al nicolaicismo, y el ser nicolaita, según entiendo, es estar en su ser y acción con los de abajo, con los que más necesitan. Nunca con los de arriba. Hoy la realidad es muy otra. La retórica campea en la cuna de la Michoacana.

La incomunicación



Muy a pesar de que ahora se cuenta con herramientas computacionales tan sofisticadas y capaces de socializar cualquier cosa de forma inmediata, tal parece que los cables, las ondas, los transmisores y los receptores se encuentran inconexos.

Sólo llegan a nuestros correos electrónicos, las múltiples invitaciones por parte de la autoridad para que asistamos a eventos que ella organiza y requiere de presencia para validar su poder de convocatoria. En cambio, no llega a nuestros correos electrónicos información sobre detalles del ejercicio del presupuesto de la Universidad, del asignado al bachillerato, a cada facultad o instituto; del gasto en sueldos en cada uno de ellos, del número de becas al desempeño en cada dependencia, de los gastos en las diversas obras de infraestructura, del número de estudiantes de nuevo ingreso por facultad, de la calificación con la que ingresaron, de mostrar el examen que se aplicó a los aspirantes, entre otras decenas de incógnitas. Nula es la comunicación de la autoridad relativa a los detalles de la administración.

En la página electrónica de la UM la información es incompleta, falta de claridad, difícil de encontrar. ¿Hasta que estemos en el fondo del “precipicio” lo sabremos? ¿Después de una auditoría forense?

Reforma al régimen de jubilaciones y pensiones



Para poder emprender la cura de raíz de la cumpleañera centenaria, se requiere tratar no sólo uno de los achaques (jubilaciones y pensiones), no se trata de mitigar un simple dolor de cabeza con una aspirina, o de una diarrea con un Pepto Bismol. No se trata de mitigar sus molestias, se trata de ir a la raíz del problema, de encontrar una solución y cura integral.

Hoy es la ocurrencia de la reforma a jubilaciones y pensiones; si sigue el problema, pues le seguimos con las casas para estudiantes, las desaparecemos; si continúan los achaques, pues le seguimos con cerrar algunas secciones como ocurre actualmente, no importa que haya grupos con más de 40 estudiantes; si persisten, pues aumentamos el número de secciones a la carga de los profesores hasta llegar a 40 horas frente a grupo; si siguen los achaques, pues le dejamos de pagar total o parcialmente a los profesores jubilados, y así la cadenita de ocurrencias. Repetimos, se requiere una reforma integral, es decir que toque todos los aspectos de la Universidad Michoacana.

La comunidad universitaria y la sociedad a la que nos debemos desconocemos cuántos profesores y empleados están jubilados, cuántos años tienen cada uno y cuántos años llevan disfrutando de su jubilación, cuántos profesores y empleados siguen trabajando con más de 25 años de antigüedad y qué edad tiene cada uno de ellos, la expectativa de que se jubilen (los profesores investigadores con más de 25 años de antigüedad y con menos de 60 años, con estímulos de beca al desempeño docente y que pertenecen al SNI, y que reciben más de 60 mil pesos mensuales, no desean jubilarse pues perderían gran parte de sus percepciones), cuántos profesores tienen menos de 25 años de servicio y sus edades; en fin hay mucha, mucha información oculta, por eso se requiere transparencia total y en todos los rubros.

La propuesta y exigencia



La transparencia es indispensable para que se pueda hacer un diagnóstico claro de los achaques que aquejan a la cumpleañera centenaria, de otra forma sólo pueden surgir ocurrencias sin sustento; seamos congruentes y apliquemos el método científico, el mismo método que decimos aplicar cuando emprendemos algún proyecto de investigación.

Proponemos y exigimos a la autoridad que pregunte a la comunidad toda, estudiantes, empleados y profesores, los asuntos que desea conocer, y que con base en ello, se sistematicen las preguntas-respuestas. De ahí seguramente saldría una tormenta de ideas que habría que ordenar para plantear los ejes sobre los que habremos de trabajar en forma colectiva.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Los científicos, compromisos y obligaciones

¿Una ocurrencia el aeropuerto en Santa Lucía?

La palabra andante

¿Seguiremos así? ¿Tendremos remedio?

La demencia, la incongruencia y la falta de ética campean en el SPUM

Transparencia, rendición de cuentas y manejo público del presupuesto

¿Decrepitud ética y moral en la Nicolaita?

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?