Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Descuidos de alcaldes
Miércoles 11 de Octubre de 2017
A- A A+

La dirigencia del PRI en Michoacán, presidida por el diputado federal Víctor Silva Tejeda, no deja de presumir que en un año se logró lo que no se hacía en más de una década: la renovación de los consejos políticos y comités municipales.

Más aún, la presunción tiene que ver además con que la tarea no fue nada fácil dada la crisis económica que este año ha enfrentado ese liderazgo partidista debido a las multas impuestas por la pasada campaña político electoral.

Víctor Silva Tejeda
Víctor Silva Tejeda
(Foto: Carmen Hernández )

Para integrantes del Consejo Directivo Estatal del PRI, en esa renovación los delegados políticos se la jugaron, toda vez que requirieron varias reuniones para lograr conciliar viejos rencores y desamores.

Y es que, como se sabe, en especial en los partidos políticos, la unidad y la inclusión suelen ser tareas difíciles cuando hay pasión e intereses de por medio; sin embargo, los priistas consideran que las cosas han salido bien.

Incluso ya en dos ocasiones el CDE de Michoacán ha sido reconocido por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del propio instituto político por el trabajo eficiente que viene realizando.

Ahora la dirigencia está inmersa en la actualización de sus seccionales; en otras palabras, la maquinaria del PRI en el estado se está aceitando para activarse gradualmente hasta los comicios de 2018. Veremos.

Alcaldes, ¿descuidados?



La seguridad pública es la razón de ser del Estado, entendiendo éste como el máximo ordenamiento político y jurídico.

Por lo tanto, el Estado mexicano, a través de sus tres órdenes de gobierno: municipal, estatal y federal, debe ejercer tanto sus atribuciones jurídicas como materiales y humanas, así lo establece la Constitución.

Por eso, aparte de que es un hecho lamentable el asesinato del presidente municipal de Paracho, Stalin Sánchez, ocurrido la semana pasada, debe también analizarse con una perspectiva mucho más amplia.

Y en ese sentido, hay que apuntar que en un cargo de esa naturaleza se cuenta con atribuciones legales y recursos disponibles para generar las condiciones posibles en materia de seguridad pública local, y si es en coordinación, mucho mejor.

Un alcalde podrá incluso tener una fuerza policiaca menor, recursos financieros limitados, pero la interlocución institucional con los gobiernos estatal y federal los obliga a potenciar sus capacidades en favor de la población y, desde luego, garantizar su propia seguridad.

La función de un presidente municipal es una responsabilidad que se debe asumir con todas las implicaciones que ello tiene, y en ello va garantizada mínimamente su propia seguridad.

Y ahí donde el peligro o la condición de alerta sobrepase sus capacidades, hay que demandar el apoyo necesario.

Del mismo modo que los ayuntamientos han venido transitando hacia una mayor autonomía, es también necesario que esta capacidad se traduzca en responsabilidades plenas en los cabildos en general y en los alcaldes en particular.

Si ellos que están en una posición de autoridad no ejercen sus funciones y atribuciones, ¿quién o quiénes?, porque hay que subrayar que los ediles tienen mando de fuerza y por disposición constitucional son responsables de la seguridad en sus demarcaciones, en el ámbito de su competencia y de manera coordinada con los otros órdenes de gobierno.

Ellos no son cualquier ciudadano, lo que los obliga a estar conscientes de esa responsabilidad, y aunque no les guste, para dar seguridad a un municipio deben empezar por cuidarse a sí mismos.

Nada es lo que parece



1- Claro que el Frente Ciudadano por México, cuando menos en Michoacán, no contempla una tregua entre los dos principales partidos políticos que lo conforman, el PRD y el PAN. Y es que el perredista, ex diputado local Mauricio Prieto Gómez, busca que se le efectúe un juicio político por nepotismo al alcalde panista de Charo, Ramón Hernández Yépez.
2- En el PRI hay militantes que empiezan a mostrar sus inquietudes por aspirar a un cargo de elección popular, como el caso abierto del ex legislador local Antonio Sosa López, del Distrito electoral de Puruándiro, y quien como delegado político se apuntó varios triunfos en la renovación tersa de consejos y comités en aquella región, lo cual le puede permitir acceder a una candidatura.
3- En Morena pasa algo similar al PRI y, por ejemplo, en Morelia hay voces que se apuntan para la candidatura a la alcaldía, como el imberbe regidor, el ex perredista Osvaldo Ruiz Ramírez, quien de llegar seguramente competirá con opositores más serios, con mayor experiencia y menos rijosos, y que un eventual triunfo sólo podría entenderse por el efecto AMLO.

Conjuro



En el Instituto Electoral de Michoacán (IEM) los consejeros electorales deberían hacer una carne asada para intentar llevarse bien, todos…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente