Rafael Calderón
Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana
Lunes 9 de Octubre de 2017
A- A A+

Hace 100 años, por iniciativa del entonces gobernador de Michoacán, Pascual Ortiz Rubio, se fundó la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Fue la mejor decisión que tomó en favor de la educación, la cultura, la ciencia médica y jurídica, las humanidades. Este tipo de acciones, que son encabezadas por hombres con voluntad política y altura de miras, tienen consecuencias afortunadas ya que acontecimientos como estos en el orden político y cultural siguen perdurando.

Hace 100 años, por iniciativa del entonces gobernador de Michoacán, Pascual Ortiz Rubio, se fundó la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
Hace 100 años, por iniciativa del entonces gobernador de Michoacán, Pascual Ortiz Rubio, se fundó la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
(Foto: Héctor Sánchez)

Al fundarse la Universidad, un cúmulo de logros y aciertos registra, como entender que la existencia de la ciudad de Morelia, la vida universitaria en ésta rompe fronteras para ser una realidad más bien nacional. En su momento: el razonamiento jurídico, el orden cultural y humanístico genera todo tipo de debates que finalmente terminaron dándole presencia y confirmar así que es un logro de la Revolución Mexicana. Hoy en día, uno de los últimos reductos de estos ideales revolucionarios está en crisis como aquel otro: “Sufragio efectivo, no reelección”. Los gobiernos neoliberales persistentemente están asediando, y si logran desaparecerlo, el siguiente embate será enfocado inequívocamente contra las universidades públicas.

Aquellos días de la fundación de la Universidad eran momentos difíciles tanto para el país como para Michoacán. Casi todo lo relacionado con la vida pública estaba trastocado y la agenda nacional era un caos y todo aquello parecía imposible, pero existieron hombres que tenían visión en favor del país. El hecho mismo de que se promulgara una nueva Constitución y en ésta participaran michoacanos como Francisco J. Múgica reviste importancia; se puede hacer notar que la fundación de la Universidad posterior a la promulgación de la Carta Marga, fue una decisión del entonces gobernador Pascual Ortiz Rubio, y en su origen su propuesta revistió importancia, porque lleva implícita la palabra “autónoma”. Así es como registra este acontecimiento que le da presencia, se convierte en un espacio de debate y la mayor generadora de cultura.

La contradicción que en un primer momento generó el decreto de creación y que arropa esa decisión tomada por Ortiz Rubio seguramente fue sopesada, y al final del día se terminó expresando uno de los mayores aciertos de su vida. Trascendió su presencia política y terminó dando continuidad al trabajo realizado por otros hombres en favor del Colegio de San Nicolás. Desde esta perspectiva, él continuó aquel acto decisivo de don Melchor Ocampo, quien llevó a cabo la reapertura, el 17 de enero de 1847, donde acordó que en adelante se le denominase Colegio Primitivo y Nacional de San Nicolás de Hidalgo. Estas dos fechas son claves para comprender la evolución de lo que es hoy en día la Universidad Michoacana. Por ello, en los hechos lo que hizo Ortiz Rubio fue leer su propia experiencia de universitario y reconocer que esa pasión humanística, cultural y científica es lo que aporta aquel colegio fundado por Vasco de Quiroga, pero que transformó de espíritu y reconocer que sería ahora un espacio universitario refundado con un sentido humanístico y así alcanzar notoriedad, pero que fuera una universidad equiparable a cualquiera de las existentes en el mundo del siglo XX.

Es la Universidad Michoacana más que esos gobernadores que intentan trastocar su autonomía universitaria. Porque cuando a un gobernador le falta visión, capacidad en su ejercicio, la atacan, y por lo mismo buscan limitarla; en realidad los gobernadores posteriores a Ortiz Rubio, lo que ocupan, es completar la obra de aquellos reformadores.

Algunos michoacanos han hecho la diferencia cuando han estado al frente de la Universidad en su condición de rectores. En 1921, quien fuera su rector, Ignacio Chávez, se formó en las aulas del Colegio de San Nicolás y siguió sus estudios profesionales fuera de Michoacán, pero regresó como rector para conducir sus destinos por un breve periodo. El nombre de Ignacio Chávez se inscribe en las humanidades y la historia de la medicina moderna de México. Algunos de estos ex rectores de alguna forma son los que la han guiado a la Universidad Michoacana para que sea el centro de la enseñanza y donde se estudian carreras, incluido el bachillerato, y de donde han egresado abogados, ingenieros, médicos, arquitectos, y son los que establecen vínculo profesional con la sociedad mexicana.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío