Estrellita M. Fuentes Nava
El costo de no invertir en el agua en México
Sábado 7 de Octubre de 2017
A- A A+

El sector del agua en México ha visto sus ingresos reducidos de manera sustantiva a partir del presupuesto federal de este año, y se prevé que esta tendencia se mantenga en 2018, toda vez que para la Semarnat (su cabeza de sector) se proyecta un recorte del 35 por ciento. Ello es una situación muy lamentable en un contexto donde de los 253 desastres que han ocurrido en México, el 80 por ciento de ellos está vinculado precisamente con el recurso agua y aún tenemos una brecha importante de población sin acceso a los servicios de agua y saneamiento de manera sostenible, especialmente en el medio rural. En los años anteriores, especialmente a partir del impacto en la opinión pública con el auge de esta agenda que impulsó la celebración del IV Foro Mundial del Agua en México en 2006 y que puso el tema bajo los reflectores, el presupuesto tuvo un incremento a partir de ese año de once mil a 55 mil millones de pesos; en contraste, para este año se contrajo a catorce mil 879 millones de pesos, un 35 por ciento menos del habitual.

El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) ha sido uno de los más castigados algo totalmente fuera de lógica siendo que atiende a una de las megalópolis más grandes del mundo. La ausencia de este presupuesto lo están padeciendo hoy sus habitantes como lo atestiguamos en los medios de comunicación por las desastrosas inundaciones, hundimientos y socavones, y muy recientemente por las afectaciones ocasionadas por el terremoto del pasado 19 de septiembre, que dañó la red hidráulica de la ciudad por el orden de 400 millones de pesos (La Jornada, 30 de septiembre de 2017). Antes de este evento sísmico, el ingeniero Ramón Aguirre Díaz, director general del Sacmex, había venido advirtiendo de la magnitud de este problema señalando que se necesitan más de diez mil millones de pesos para arreglar el drenaje y otro tanto para la tubería de agua potable. En la misma tónica, para la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS) a nivel nacional necesitamos alrededor de dos billones de pesos para salir del bache, y refiere a un déficit del 72 por ciento en términos financieros.

Aunado a este déficit de recursos económicos, aun cuando tengamos coberturas de 94.4 por ciento en agua y 91.5 en alcantarillado beneficiando a 114.9 millones de mexicanos, para la ONU estas cifras no reflejan el acceso real, especialmente porque el servicio no es continuo. El relator especial sobre el derecho humano al agua de dicho organismo, Leo Heller, que visitó nuestro país en mayo pasado, acababa de presentar en días recientes sus hallazgos con respecto a las políticas de agua de México, y destaca que no tenemos servicio continuo en la gran mayoría de los hogares (es decir, en la mayoría es por tandeo), que hay una marcada inequidad en los servicios (en las comunidades rurales es donde escasea más el saneamiento que en las zonas urbanas), falta información sobre la calidad del agua que consumimos (somos el mayor país con consumo de botellas de agua per cápita, lo que habla de la desconfianza con respecto al agua que bebemos) y el recorte del 37 por ciento en las finanzas del sector es preocupante. Concluye que aún y cuando el derecho humano al agua y al saneamiento esté plasmado en la Constitución (ello fue en 2012) aún dista de ser una realidad.

Regresando al reto capitalino, el Fondo para la Comunicación y Educación Ambiental apuntó que la extracción del agua hace más vulnerable el Valle de México porque se saca más agua de la que puede infiltrarse en el subsuelo, lo que genera un déficit de humedad que origina hundimientos y daños en la infraestructura hidráulica, haciendo más vulnerable a la región por los sismos. Si quisiéramos entonces hablar de un plan preventivo para la Ciudad de México en materia de desastres y terremotos, tendríamos que empezar a poner al agua en el centro junto al financiamiento.

Tavo
Tavo
(Foto: TAVO)

En el plano de las alternativas para superar la brecha financiera, más allá de la Federación sería difícil darle viabilidad a las inversiones necesarias desde lo local, puesto que aunque el costo real del metro cúbico de agua en el país es de 30 pesos, tomando en cuenta la infraestructura, energía y recursos humanos de llevarla hasta los hogares, el costo promedio es de ocho pesos, lo cual refleja que los subsidios son demasiado elevados (y aún hay quien dice que el agua es muy cara). En la esfera de la gestión, una de las recomendaciones que emite la ONU parece más orientada a la planeación y al diálogo político: que la máxima prioridad sea la población pobre y marginada y que la futura Ley General de Aguas se construya con la participación de todos. Por su parte, el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, hizo eco al llamado del relator Heller y coincide con las necesidades de mayor financiamiento y colaboración y que no perdamos de vista que el derecho al agua está asociado con otros derechos, como el derecho a la vida, a la alimentación y al medio ambiente sano.

Y hablando de planeación y de leyes en el agua, la Ciudad de México parece ser un referente interesante con su Ley de Sustentabilidad Hídrica que se discute en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, ya que incorpora la planeación con un horizonte a 25 años, estableciendo metas específicas por colonias para poder planear la infraestructura ya sea en términos de desabasto o de inundaciones; incluye la figura de un evaluador externo para el Sacmex, incentiva la captación de agua pluvial, y privilegia la sustentabilidad de las fuentes, aunque también tiene sus detractores.

A nivel nacional, quizá en esta Legislatura federal alcance a cocinarse la Ley General de Aguas, que es urgente y necesaria para el país, pero cuya discusión no será nada fácil por el sinnúmero de intereses, expresiones y perspectivas que convergen en ello (solamente en el campo se destina el 72-77 por ciento del agua dulce y ello lo convierte en una bomba política nada fácil en un contexto de elecciones a la vuelta de la esquina). Sin embargo, aun cuando hipotéticamente ganaran las coincidencias, sin lugar a dudas asegurarle un buen presupuesto que alcance para cubrir tanto la nueva infraestructura como el mantenimiento de la existente y asegurar sustentabilidad ambiental será crucial sin importar el borrador que se discuta.

Es un sinsentido no invertir en el agua, y para ello aquí les recuerdo algunas cifras: 120 mil millones de pesos, el costo del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México; el costo del avión presidencial es de diez mil millones de pesos, las investigaciones en torno a los sobornos en el país por parte de la empresa brasileña Odebrecht ya alcanzan los 16 mil millones de dólares repartidos entre Veracruz, Michoacán y los directivos de Pemex. Del mandato de Juan Sabines, ex gobernador de Chiapas, se desconoce el gasto de la deuda pública y privada de 40 mil millones de pesos; Duarte desvió 35 mil millones de pesos y así otros más. El costo estimado de la corrupción en México durante 2015 fue de seis mil 418 millones de pesos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental. Quizá si este dinero se hubiese colocado de manera estratégica y honesta entre otros rubros como en el sector del agua habría salvado más vidas y viviendas de nuestros hermanos afectados recientemente por el terremoto que azotó a la Ciudad de México.

¿De qué sirve tener millones en los bolsillos si eventualmente habrá menos agua para el consumo humano, o saldrá más cara la factura por la erosión de los suelos y la falta de alimentos o el costo de las pérdidas por huracanes e inundaciones? Ello nos afecta a todos por igual, seamos ricos o no, indígenas o urbanos. Es lamentable la falta de visión que prevalece con respecto a dónde debe acentuarse la agenda pública (salud, alimentación, agua y educación, por ejemplo) y no tener conciencia de la interconectividad, ya que el dinero que se roba hoy se revertirá con creces en el futuro cercano.

Invertir en el agua es una prioridad y las posibles fuentes para fondearla (como estas cifras que enlisto sobre la corrupción) parece que son las más evidentes…

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán