Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Abuso de la tecnología
Viernes 6 de Octubre de 2017
A- A A+

El uso indiscriminado de la tecnología trae al mundo de cabeza, decenas de compañías multinacionales gastan millones de dólares en la investigación permanente para incorporar nuevos usos, nuevas aplicaciones a los aparatos que enviarán al mercado, hacia la amplia red de consumidores ávidos de contar con lo más nuevo, con lo más sofisticado. Todos sabemos que hemos perdido individualidad, autonomía como seres humanos, y nos hemos convertido en comparsas y en subsidiarios de grupos poderosos que nos deslumbran con sus innovaciones, el reto es comprar lo más actual para sobresalir en sociedad: los celulares, las tabletas o las computadoras que marcan un status en cuya seducción fácilmente podemos caer. El hombre ha dejado de ser el humano para convertirse en un operador tipo androide que obedece a señales y mandatos ordenados en un chip, un chip que nos decreta cómo vivir nuestra vida, que nos comunica con los lejanos y nos aleja de los cercanos.

No sólo es el uso de la tecnología en la comunicación como tal, sino en todo lo que conlleva su “avance” para el medio ambiente: grandes máquinas pueden destruir bosques en unos cuantos días, explosivos y trascabos pueden abrir montes, empresas refresqueras pueden secar ríos, los campos han sido cubiertos de asfalto, las industrias han contaminado nuestro entorno; ¿realmente podemos llamar progreso a todo ello o más bien serán visos de un penoso retroceso?

El hombre ha dejado de ser el humano para convertirse en un operador tipo androide que obedece a señales y mandatos ordenados en un chip, un chip que nos decreta cómo vivir nuestra vida, que nos comunica con los lejanos y nos aleja de los cercanos.
El hombre ha dejado de ser el humano para convertirse en un operador tipo androide que obedece a señales y mandatos ordenados en un chip, un chip que nos decreta cómo vivir nuestra vida, que nos comunica con los lejanos y nos aleja de los cercanos.
(Foto: Cuartoscuro)



Vivilladas invitó a unos jóvenes a que externaran su opinión sobre el tema de manera libre, esto fue lo que expresaron:
Rocío Ramírez Soto: “Creo que esta nueva tendencia a consumir por consumir algún día nos terminará consumiendo a nosotros; es que al ser humano por naturaleza le gusta tomar lo que no es suyo y hacer uso de los recursos naturales como le plazca. Con el paso del tiempo las nuevas tecnologías están formando parte de nuestras vidas, en algunas cosas nos ayudan, como por ejemplo: estar más comunicados y tener conocimientos nuevos de situaciones que no pasan en nuestro entorno. Pero no se hace consumo responsable, no se piensa de dónde es que salen sus aparatos ni qué tantos procedimientos se tienen que hacer para elaborarlos; peor aún, no se razona qué pasa con ellos cuando ya no sirven ni cómo es que afectan al ecosistema ni qué tanto contaminan el medio ambiente”.

Anely Paola Santana Hernández, de Ciudad Hidalgo: “Somos un mundo consumista, rápidamente se renuevan los artículos electrónicos que salen al mercado para ser adquiridos por la sociedad, pero no entendemos que actualizar los artículos electrónicos es un factor que deteriora el ambiente ya que se genera más plástico, gases en las fábricas productoras, destrucción de ecosistemas, mayor combustión que genera a su vez calentamiento global destruyendo nuestro país y el planeta Tierra, que es maravillosamente mega diverso. La Tierra nos pide a gritos un cambio de mentalidades, pero sobre todo de acciones que vean por su bienestar, es urgente hacer un cambio”.

Carlos García Salinas, originario de Huaniqueo: “El uso de las tecnologías no ha traído grandes ventajas ya que nos facilita la vida cotidiana, pero su uso excesivo también trae grandes problemas. Muchas veces la usamos sin control, provocando así adicción ya sea por el uso inmoderado al querer tener el último modelo, ya sea del celular, computadora o cualquier aparato para estar ‘actualizado’. No comprendemos que el uso excesivo de dispositivos móviles puede llegar a tener consecuencias psicológicas, sociales y hasta padecimientos físicos. Uno más de los problemas empieza cuando se utilizan los recursos naturales de manera excesiva o cuando se utilizan recursos que duran mucho en degradarse como son los plásticos, vidrios, el unicel, entre otros. Esto es perjudicial para el medio ambiente ya que la contaminación atenta contra nuestra propia salud y causa un efecto negativo en el medio ambiente. Se dice que somos los reyes de la naturaleza pero no nos damos cuenta de que somos minoría, una minoría que trata de sobrepasar límites para demostrar que no somos tan vulnerables, que somos dueños de algo que nunca nos pertenecerá”.

Érika Meza García: “En esta era de la tecnología nadie quiere quedarse atrás con todos los avances tecnológicos que hoy en día están presentes, esto debido a que sentimos que para ‘encajar’ en la sociedad debemos tener el mejor celular o la computadora más nueva. Pero, ¿realmente nos damos cuenta de lo que la tecnología implica en nuestras vidas? La realidad es que no lo hacemos, no somos conscientes de que estamos esclavizados a un teléfono o cualquier otro aparato tecnológico. ¿No lo crees? Si es así sólo observa: creemos imposible realizar cualquier operación aritmética sin ayuda de la calculadora del teléfono, evitamos escribir en una hoja de papel lo más que sea posible, y si quieres conocer personas nuevas no tienes que salir, basta con abrir tus redes sociales, las cuales revisas a cada instante no necesariamente en tus momentos de ocio. Lo anterior no es una oposición rotunda ante el uso de la tecnología, sino al abuso de ésta. Si bien nos brinda un mundo entero de información y beneficios, al depender tanto de ella estamos olvidando el mundo real y las muchas actividades que se pueden realizar en el exterior que incluso permitirían mejorar tu salud o tus relaciones. Le damos el papel de ‘inteligencia’ a un aparato y pensamos que nosotros no podríamos hacer ciertas cosas sin su ayuda. Detrás de ella están grandes empresas aumentando capitales con base en buena mercadotecnia que atrape al público en general sin importarles los recursos que deban explotar para ello. Después de esto, piensa, ¿cuánto tiempo has perdido de tu vida con un celular, computadora u otro avance tecnológico en tus manos en algún momento que realmente no lo necesitabas?”.

Guadalupe Palato Silva, Chilchota: “Hace medio siglo nuestros ancestros no usaban nada de estos aparatos y parecían vivir bien. Podemos usar la tecnología para avances médicos o fines educativos; sin embargo, parece que necesitamos un teléfono celular o una computadora para vivir bien. Muchos de estos aparatos están causando más enfermedades de las que antes había, y se suponía que el propósito de los avances científicos las disminuiría. Queremos encajar en nuestro entorno teniendo las cosas más nuevas sin importarnos el costo que éstos tienen y no es sólo costo económico, sino también el costo al destruir la naturaleza. ¿Vale la pena tener los mejores aparatos para encajar en una sociedad que está en riesgo de desaparecer?”.

Los jóvenes han hecho reflexiones, todas interesantes, ahora lo importante sería que los gobiernos y los poderosos industriales tuvieran un ápice de conciencia y que la educación influya en las nuevas generaciones. Todos lo vamos a agradecer. También Erick Meza escribió: “Hoy somos menos parte de la naturaleza y más parte de la tecnología”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas