Rogelio Macías Sánchez
ALGO DE MÚSICA
Un poco de historia de mi pasión por la música clásica
Martes 3 de Octubre de 2017
A- A A+

Hubo poca música clásica en programa la semana pasada en Morelia, y del concierto de la Orquesta Sinfónica de Michoacán, al que intenté asistir el viernes, me informaron por teléfono que era de carácter privado y que, si me presentaba al teatro, probablemente me negarían la entrada. No estaba yo para desprecios o para alegatos y me quedé en casa. El resultado es que no tengo de qué escribir para esta entrega. Recordé que hace algunas semanas dije de la historia de mi gusto por la ópera y me gustó el artículo. Decidí ahora hacer lo mismo, pero en relación con mi gusto por la música clásica de concierto, de lo que tengo varias cosas que contar y otras que confesar.

Orquesta Sinfónica de Michoacán
Orquesta Sinfónica de Michoacán
(Foto: Especial)

Antes de ello he de decirles que no ha de creerse que he sido y soy un odioso exclusivista de la música clásica. Al mismo tiempo que se me indujo a ella, escuchaba, disfrutaba y aprendía la música popular, que hace más de 70 años era casi toda mexicana. De la actual también hay piezas que disfruto mucho. Aprendí a escuchar y me encanta la buena música folclórica, de México o de donde sea, y me sé muchas canciones de Cri-Cri.

Es cierto que el género que más me cultivó mi madre, y yo mismo lo hice, fue la música clásica, en particular la sinfónica y de solistas. Mi afición por la música de cámara, que ahora es muy fuerte, fue muy posterior. Y el cultivo se hizo asistiendo a los conciertos en el Palacio de Bellas Artes, el Teatro Metropólitan o el Palacio Chino en la Ciudad de México. Les recuerdo que yo soy capitalino, con todos los defectos y virtudes que ello implica. Pero el principal medio de cultivo fue la radio, con sus tres estaciones de música clásica que entonces había allá. Me es inolvidable La Hora Sinfónica Corona Extra todos los días, a las 03:00 de la tarde por XEN, a la que le debo mucho de mi educación.

El primer compositor que me arrastró en forma definitiva a la música clásica fue Piotr Ilich Tchaikovsky, el cual ahora no me gusta. Pero entonces me dolían los muslos de la emoción de escuchar su Quinta sinfonía y el Capricho italiano, y no tenía yo ni diez años Y esta es la primera confesión que debo hacer: yo entré a la música clásica por Tchaikovsky.

Algún tiempo después, antes de cumplir doce años, escuché en semanas alternas dos versiones de la Novena sinfonía de Beethoven. La primera dirigida por Sergiu Celibidache, el legendario director rumano que se pasó un buen tiempo en México, y la segunda por el inmortal maestro mexicano Carlos Chávez. Esas audiciones me marcaron la vida.

Yo escuché al notable pianista polaco Arthur Rubinstein en un recital en el Palacio de Bellas Artes tocando a su consentido, Frédéric Chopin. No me impresionó mucho la música de éste, ahora me gusta más. También escuché un recital de José Iturbi en el patio principal de la Escuela de Medicina de la UNAM, entonces en la Plaza de Santo Domingo. Fue por el año de 1951 y fue una gran experiencia de comunión colectiva en el arte.

Por entonces me colé sobornando al portero del Palacio de Bellas Artes para escuchar el Concierto para violín y orquesta de Beethoven con Henryk Szeryng, el notable violinista polaco que durante la Segunda Guerra Mundial se quedó a trabajar en México y se nacionalizó en 1946. El concierto fue con la Orquesta Sinfónica Nacional en un mediodía de domingo de apoteosis. Esto lo repetí, con otro violinista, un mediodía de domingo de 1970, cuando llevé a mi hijo de tres años y medio por primera vez a un concierto sinfónico al Palacio de Bellas Artes. Inolvidable.

En 1955 la Orquesta Sinfónica de Xalapa, dirigida por Luis Ximénez Caballero, ofreció una temporada de conciertos en el Palacio de Bellas Artes cuando estaba saliendo de una grave crisis económica que estuvo a punto de hacerla desaparecer. Esto no ocurrió pero quedó con apenas 38 elementos, incluyendo al director, pero la calidad se mantuvo excelsa. Estuve en todos los conciertos, que eran los domingos al mediodía, invitado a un palco tercero por un entrañable amigo mío de mucha mayor capacidad económica que la mía. Esa temporada me dio a entender a cabalidad el funcionamiento, misión y trascendencia de una orquesta sinfónica, núcleo más expresivo de la música clásica que ahora conocemos.

Cosas más se me quedan en la memoria, que ya no se puede decir que en el tintero. Pero de ellas diré en otra ocasión pues ya no tengo espacio.
Hasta la próxima.

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

Concierto de la Camerata Morelia

El mito de don Juan

Promesa cumplida: De Tonantzin Ortega con la OCUM

Medicina, música y neurología con la OCUM

Tapabocas de la OCUM

Dmitri Shostakovich en el Conservatorio de las Rosas

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada

Bienvenido, XXVII Festival de Música de Morelia

Sentimientos encontrados en el concierto de la Osidem

Ahora sí, de nuevo con la Osidem

Los Mets derrotan a los Dodgers 3-1

De la OCUM en concierto extraordinario

De nueva cuenta con la Orquesta Sinfónica de Xalapa

De Gonzalo Curiel y la música mexicana

De vuelta en el Campus Morelia de la UNAM

De M5 Mexican Brass, discos fonográficos y José Alberto Cruz

Una vez más con Daniel Olmos

In memoriam Alfonso Vega Núñez

Ahora, a la ópera a León

Diario de viaje a San Miguel Allende/2

Diario de viaje a San Miguel de Allende

Música clásica en Morelia en vacaciones

Último concierto de temporada de la OCUM

Sigo distanciado de la música electroacústica

Concierto y desconcierto en el Teatro Morelos

Buena música clásica en El Estudio

UNAM - Conservatorio de las Rosas, magnífica alianza cultural