Hugo Rangel Vargas
Imposturas en medio de tragedias
Viernes 29 de Septiembre de 2017
A- A A+

La garganta se hace nudo, la impotencia acalambra nuestros sentidos y toda la razón es secuestrada por los sentimientos. Las cascadas de imágenes y testimonios forman parte de un mensaje no escrito, un lenguaje inexplicable pero más poderoso que cualquier oración o frase cuidadosamente escrita o proferida.

Asistimos a un cúmulo de desventuras narradas por videos y gráficos. Si más de 200 muertos son una estadística, un solo desaparecido (aunque sea inventado) es una tragedia digna de ser transmitida en horario estelar. Así entonces, a la audiencia se le impone el colofón de un “minuto a minuto” del desastroso sismo, en una construcción hecha desde la narrativa transmedia.

A la audiencia se le impone el colofón de un “minuto a minuto” del desastroso sismo, en una construcción hecha desde la narrativa transmedia.
A la audiencia se le impone el colofón de un “minuto a minuto” del desastroso sismo, en una construcción hecha desde la narrativa transmedia.
(Foto: Cuartoscuro)



Los terremotos que han sacudido al país en días recientes han develado el lado horrendo de la moderna sociedad de la información: el de las máscaras. Innumerables son los casos de héroes anónimos que aparecen como protagonistas de sus propias historias en redes sociales o en programas de televisión, pero también son incontables las situaciones de impostores que desde la prestidigitación de la realidad virtual mienten y logran transmutar y confundir sus imposturas con la mismísima verdad.

La nublada razón de las audiencias y su emoción exacerbada son el perfecto telón negro sobre el que brillan las más fantasiosas puestas en escena de parte de estos magos de la falsedad. Las estampas de esta realidad alterna se han pintado y revestido en latitudes y con actores tan divergentes.

Desde la primera dama chiapaneca, la reconocida actriz Anahí, que viste lujoso calzado durante su recorrido en las zonas afectadas por los sismos en aquella entidad; pasando por el mismísimo Enrique Peña Nieto montando una escena de carga y descarga de víveres, hasta la patética danza de los porcentajes a la que se vieron orillados los partidos políticos a decir que donarían a los afectados por esta tragedia, todas han sido las pistas de una gigantesca carpa a la que se han subido actores de todo tipo.

Dos montajes adicionales se hicieron desde el afanoso histrionismo que se subió a la dolorosa ola del sentimiento de pérdida de millones de mexicanos. Uno fue el de la inexistencia de la niña Frida Sofía, que permanecía, según el libreto prefabricado desde un oscuro lugar, bajo los escombros de una escuela en la Ciudad de México.

El otro ocurrió en Pátzcuaro, donde un ciudadano –valga decir, reconocido militante del Partido Verde, sí, el mismo que ha hecho de Manuel Velasco el protagonista de una telenovela–, sin presentar elementos de prueba claros, construye toda una narrativa descalificando a las autoridades de aquel municipio, retirando del centro de la misma el esfuerzo de los patzcuarenses por recabar víveres para sustituirlo por la minucia que significó la descoordinación que existió en durante un evento altruista desarrollado en la plaza pública.

La velocidad con la que se transfieren imágenes y sonidos en la moderna sociedad da a los ciudadanos una poderosa herramienta de articulación de una retórica subversiva en contra de los medios de comunicación tradicionales sobre los que se ha fundamentado la estabilidad sistémica del poder. Sin embargo, estos canales alternos son puertas de doble entrada que abren espacio a la irresponsabilidad y a la construcción de puestas en escena transponen las dimensiones entre mentira y realidad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas