Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Michoacán y Silvano, preocupados
Viernes 15 de Abril de 2016
A- A A+

La situación en Michoacán es lamentable, las expectativas con Silvano Aureoles eran muchas y los resultados han sido pocos. A nadie extraña lo que está ocurriendo en cuestión de seguridad, o más bien dicho de inseguridad. El actual gobernador manejó en campaña una serie de aspiraciones muy ambiciosas, una de ellas era que tendría control sobre la delincuencia organizada, por supuesto, con el apoyo de gobierno federal; fue un cuento que él mismo se creyó, nunca iba a existir una estabilidad, un orden, cuando aspiraba a ser candidato a la Presidencia de la República, con todo y que vendió su conciencia en favor de las reformas, misión que le fue de agrado en lo personal y le permitió llegar a la gubernatura del estado con la bendición o la venia de Peña Nieto.

Lo apuntamos en esta columna de Vivilladas: Aureoles Conejo venía demasiado comprometido con la Federación, la Federación le pagó el favor poniendo a Chon Orihuela como aspirante priista para ser gobernador, decisión que no cayó bien en las huestes tricolores, no por falta de capacidad del mismo Chon, sino por su falta de trabajo territorial en el estado, aún con todo y su investidura de senador. Wilfrido Lázaro Medina era la persona indicada para concursar porque tenía equipo, tenía acción territorial, mínimo en el municipio de Morelia, que es el más grande e importante de la entidad, y porque tenía en Arturo Mauricio Fuentes y otros amigos la experiencia para sacar a flote al PRI de esta encomienda. Puras habas, no fue así.

Con Silvano Aureoles eran muchas y los resultados han sido pocos
Con Silvano Aureoles eran muchas y los resultados han sido pocos
(Foto: Cambio de Michoacán)

No decimos que la tarea para la gente de Silvano fue fácil, pero no era tan complicada como si hubiera sido Willy el candidato del tricolor, así que el favor estaba pagado, Silvano era candidato oficial y Chon tendría que secundarlo, con todo respeto al político zitacuarense.

Llama la atención a nivel nacional, también internacional, que nuestro estado se encuentre en el ojo del huracán por penosos incidentes en la región de Tierra Caliente y en el occidente del estado, cuando se supone que existe un Mando Único, una Gendarmería, una Policía Federal, todo el aparato judicial de la Federación que comanda Osorio Chong, incondicional de Peña Nieto, pero las broncas en Michoacán de pronto crecen, de pronto se vuelven pan de todos los días; no es culpa del gobernador local, es falta de capacidad del mandato federal, con todo y las mil y una imputaciones que le hacen al gobernador tarasco sobre compromisos con algunas bandas de maleantes. La batalla campal, de manera literal, que viven los diferentes cárteles de la droga michoacana y sus contrarios de Jalisco o Sinaloa es una guerra por el control del estado en cuanto a delincuencia organiza se refiere, pero también es la prueba de la incapacidad o ¿complicidad? de un mandato federal que no tiene control, no sabe qué hacer, o de plano, si es que sabe, hace como que no sabe. Perdón por el trabalenguas pero no vemos otra explicación.

Cuando todo parecía que las cosas iban caminando, cuando había situaciones aisladas, se decía que era normal por el acomodo de los grupos mafiosos que imperan en el estado o anhelan imperar en él; tanto que el mismo procurador del estado, de triste y lamentable apellido para la familia michoacana, hablamos de la familia buena, no de aquellos, declaraba que no había de qué preocuparse, que era normal el movimiento y la excitación que se vivía era porque estaban copados. Hoy esa pequeña inquietud, ese leve acomodo, se ha convertido en todo una réplica regional de un estado de sitio.

Varios son los municipios que están con el Jesús en la boca, varias son las zonas que se encuentran en ebullición, lo que viene a comprobar dos cosas: la primera, que el gobierno federal no es eficiente, que sus mandos judiciales no son los Rambos anhelados, que no tiene trabajo de inteligencia, que no sabe cómo atrapar a los sinvergüenzas que no muestran su rostro y que pican como abejas, y segunda, que Silvano Aureoles, El Señor de los Helicópteros, está perdiendo su oportunidad de ser candidato presidencial, porque si una entidad se encuentra revuelta, complicada y con un estigma de ingobernabilidad, la percepción nacional otorga puntaje negativo de ley, además de que sería incomprensible dejar el timón de la nave con esta experiencia y con estas condiciones, condiciones que seguramente seguirán viviéndose con la tolerancia de Peña Nieto.

Si a todo lo anterior sumamos que Silvano ha fracasado en sus políticas públicas hacia la reposición del estado, al menos como fue dibujado o diseñado en campaña, podemos decir o concluir que la verdadera ley que manda en la entidad es la delincuencia organizada, sin importar su origen (de cualquier manera joden a todo mundo), que al utilizar la sorpresa su inmunidad queda resguardada ya que podrán agarrar ratones pequeños pero la cabeza del león sigue intocable.

Todo es tan lógico que apostamos que los sueños presidenciales de Silvano se han caído por la borda, al igual que de su tribu Foro Sol, y que, por lo tanto, no le quedará más remedio que aguantarse en su estado, mismo que anhela, que desea, que existan proyectos de desarrollo en forma y que por favor cumpla un poco con lo tanto que ofreció en campaña. Tiene equipo y capacidad para hacerlo, así que debe recordar que no es lo mismo ver los toros desde la barrera porque él ahora está en el ruedo.

El PRI ha matado dos pájaros de una pedrada: con la contingencia ambiental en la Ciudad de México prácticamente le han cortado el cuello a Mancera, y con la bronca de inseguridad en Michoacán manda a la guillotina al soñador de Silvano Aureoles. ¿Cuál será el eslabón de la izquierda que falta por destruir?: nada menos y nada más que el súper Peje de Morena. Es claro, si no se unen las izquierdas todo seguirá como va, la mesa para la derecha, sea PAN o PRI, que debe ser este último, quedará servida y no se tratará de la última cena. ¡Verdad de Dios!
Nicolás Maquiavelo expresó: “En general, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver pero pocos comprenden lo que ven”. ¿A poco no?

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas