Alma Gloria Chávez
Cuando la naturaleza grita
Sábado 23 de Septiembre de 2017
A- A A+

Para quienes escuchan no sólo su grito y su llanto. Para quienes la comprenden, la aman y la respetan en todas sus manifestaciones.


“La sociedad y la naturaleza, desde la perspectiva ecológica contemporánea, están interlazadas y es imposible separarlas. Un proyecto sensato debe situar a la naturaleza dentro y no fuera de la historia, porque sólo así podemos encontrar comunidades humanas que se encuentran dentro y no fuera de la naturaleza”, cita en sus páginas un libro que ha resultado para mi persona la Biblia en materia de historia ambiental de México. Su título: Tierra profanada, escrita a “cicno manos” en el año 1987 por Isabel Fernández Tijero, Alicia Castillo, José Ortiz Monasterio y Alfonso Bulle, coordinados por Fernando Ortiz Monasterio. La edición corrió a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología.

Intuitivamente desde mi adolescencia llegué a entender que tantos rituales y ceremonias en culturas y religiones de todo el mundo tenían su origen en la certeza de que el ser humano formaba parte de la naturaleza y de ella dependía su existencia. En todas las culturas el agradecimiento a los elementos que propician la vida resulta innegable: el agua, el fuego, el viento y la Madre Tierra son venerados en todas sus formas y expresiones. Y hasta en la misma religión católica se reconoce que en sus orígenes se pregonaba un mismo principio creador, que San Francisco de Asís ratificó siglos después al nombrar “hermanos” a todos los seres animados del mundo conocido hasta entonces. Por cierto, ¿a quién no le parece fascinante el “Cántico al hermano Sol”?

Al paso del tiempo mi cercanía y afinidad con personas y comunidades indígenas y campesinas que defendían tierra, agua y bosques de la voracidad empresarial y caciquil me dio oportunidad de entender mejor cómo se pueden provocar conflictos (que cobran vidas humanas) y depredación criminal cuando se explota irracionalmente a las personas y al medio ambiente. Y las consecuencias las sufrimos todos. Corrupción, impunidad, violencia y muerte van de la mano cuando impera la ley del más fuerte… económicamente hablando.

He llegado a comprender que el agua no castiga a nadie, ni el fuego, ni el viento ni la Tierra. Que es el ser humano (ese que fue dotado de inteligencia y libre arbitrio) el que ha roto el pacto natural con su entorno y construye por los caminos del agua, deforesta y acelera las sequías e incendios; contamina el agua de la que bebe, el aire y la misma tierra a los que arroja agentes químicos y desechos o residuos que tardan en degradarse siglos.

En México tenemos ejemplos impactantes de todo ello: la destrucción de la Selva Lacandona en Chiapas, la contaminación del Río Coatzacoalcos por mercurio residual en Veracruz, el deterioro ambiental en manantiales y zonas boscosas por las industrias papeleras, las inversiones térmicas en las grandes ciudades como consecuencia de las industrias y el excesivo uso de automotores, las explosiones de gas en San Juan Ixhuatepec, Estado de México, y en Guadalajara, Jalisco, en las que perdieron la vida y desaparecieron miles de personas por negligencia y corrupción de instituciones, autoridades y empresas… y los incendios en ríos, en cuyas aguas se vierten residuos químicos de grandes fábricas, así como los varios derrames de petróleo en aguas marítimas de la nación. Todo provocado por la intervención del ser humano.

En México tenemos ejemplos impactantes de todo ello: la destrucción de la Selva Lacandona en Chiapas, la contaminación del Río Coatzacoalcos por mercurio residual en Veracruz, el deterioro ambiental en manantiales y zonas boscosas por las industrias
En México tenemos ejemplos impactantes de todo ello: la destrucción de la Selva Lacandona en Chiapas, la contaminación del Río Coatzacoalcos por mercurio residual en Veracruz, el deterioro ambiental en manantiales y zonas boscosas por las industrias
(Foto: Especial)



Inundaciones, tornados, ciclones, sequías y temblores que pueden considerarse “fenómenos naturales” dejan de serlo al momento en que, ahondando en sus causa y efectos, se llega a concluir cómo quienes resultan mayoritariamente afectados son sobre todo las personas más humildes, las que han sido obligadas a vivir en zonas de riesgo porque han sido despojadas y expulsadas del territorio que habitaban originalmente y conocían, o bien han sido utilizadas por líderes corruptos para ocupar espacios declarados “de riesgo” en zonas urbanas (recordemos cómo fueron despojadas algunas comunidades de la zona costera de Acapulco para crear un corredor hotelero de lujo y sus habitantes fueron “reubicados” en barrancas, fuera de la vista del turismo). En fin: las víctimas de tantos “desastres naturales” resultan víctimas también de la corrupción, de la negligencia y de la avaricia.

En Tierra profanada, quien se convierte en la voz narrativa que nos lleva a remontarnos en el tiempo a los primeros vestigios del ser humano en territorio mexicano hasta la época contemporánea, es la misma Tierra. Así, ella expresa: “Hago mi mejor esfuerzo por descomponer la materia orgánica pero vierten sobre mí miles y miles de toneladas diarias de plásticos, metales, vidrios y todo tipo de desperdicios que se acumulan en los ecosistemas. Piensen en cómo los arqueólogos de hoy descubren vasijas, joyas y tantos objetos singulares. ¿Y los del futuro?, ¿qué vestigios estamos dejando de nuestra civilización?

“En esta época de crisis, la tendencia en las ciudades y en el campo ha sido hacia un creciente deterioro ambiental, lo cual está produciendo que, sin yo desearlo, me haya convertido en el medio por el que se transmiten enfermedades o sustancias que envenenan, queman y, en algunos casos, matan a los mexicanos…” sin embargo continúa diciendo: “No ha habido evento que me haya conmovido tanto, de esta época de crisis ambiental, como el terremoto del 19 de septiembre de 1985 en la Ciudad de México. Deben tener presente que desde hace millones de años, yo (la Tierra) he ido acomodando mi corteza terrestre y esto ha dado lugar, en ocasiones, a severas convulsiones tectónicas que no pasaban de tener efectos locales. En el caso del terremoto de la Ciudad de México, el efecto tan devastador proviene de que ustedes han construido la ciudad más grande del mundo con edificaciones inadecuadas y, especialmente, porque las han construido sobre el manto de un antiguo lago”.

Y termina: “Además de haber secado un hermoso lago han bombeado las aguas subterráneas, creándose burbujas que con el sismo se acomodaron provocando hundimiento en el piso de la ciudad y, con ello, el desplome de edificios llenos de gente. Es cierto que el sismo fue muy fuerte pero no es menos cierto que los miles de muertos y cientos de edificios derrumbados son responsabilidad de ustedes y no mía. Sin embargo… mi esperanza la tengo en las posibilidades de la inteligencia, dirigida a la organización… La movilización organizada de los grupos humanos es mi expectativa si ustedes quieren seguir experimentando el privilegio de estar vivos y de la singular conciencia que les ha tocado heredar.”

Hoy seguramente la Tierra y la naturaleza lloran por la pérdida de tantos de sus hijos.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales