Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Las lecciones son del pueblo
Viernes 22 de Septiembre de 2017
A- A A+

“México unido”, “Fuerza México”, “México de la mano del hermano”, “México fuerte”, “México solidario”; ¿cuántos slogans tendrán que escribirse para que así sea literalmente en diversos episodios de la vida nacional y no exclusivamente en las desdichas?, ¿cuántas tragedias se necesitan para que haya un cultura de apoyo ciudadano por parte de políticos, que si son sinceros con su actitud de apoyo muy poca gente se los cree? Ante la desdicha que viven hermanos compatriotas de Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla y la Ciudad de México, ¿quién puede creer en la pureza de gobernantes que se dan baño de pueblo en aras de limpiar su imagen que muchas veces también arrastra lodazal y escombros? Nadie duda que la población civil sea solidaria, pocos dudan de que el actuar de la clase política sea honesto.

Entendemos que en las condiciones que se están padeciendo, más quienes han perdido su patrimonio o su familia, no deben interesar los discursos por muy huecos que suenen y que debemos apreciar la obra humanitaria ejemplar después de un fenómeno natural como el que estremeció la República, nos referimos a cada individuo que resiste horas con la incertidumbre y la esperanza de encontrar una vida cuando deja parte de la propia entre esfuerzos y peligros, entre alegrías y sinsabores, que arriesga su existir por lo demás desafiando la muerte.

 Hoy el verdadero grito nacional es el silencio total que se pide en momentos de rescate, el silencio para escuchar los gritos del otro que está sepultado en vida, todo para obsequiarle una segunda oportunidad.
Hoy el verdadero grito nacional es el silencio total que se pide en momentos de rescate, el silencio para escuchar los gritos del otro que está sepultado en vida, todo para obsequiarle una segunda oportunidad.
(Foto: Notimex)



En estos momentos es común que las columnas de articulistas existan a granel en diversos medios, pero quizá muy pocos cuestionen los genuinos motivos que orillan a un político a ofrecer un brazo o promesas de apoyo, quizá primero lo hagan porque es su obligación y, segundo, porque anhelan que dicha actitud les reditué votos, aunque es posible que existan unos cuantos que no les importe el beneficio electoral y lo hacen de corazón; ojalá en verdad les doliera el sufrimiento de los demás.

Las voces que cuestionamos a la juventud por su activismo en Internet, en Facebook o en Twitter, reprochándoles el ocio por estar en las redes creyendo que les arrebata sensibilidad, tiempo y distracción en lo social, hemos quedado mudos, porque los inexpertos muchachos están dando lecciones de vida por su dinamismo ya que, ante la tragedia de los edificios colapsados, fueron los primeros que ofrecieron sus manos, su esfuerzo, su voluntad, sin importarles si el prójimo era familiar, amigo o pariente; lucharon y siguen luchando por salvar vidas por el solo hecho de ser mexicanos. Hoy el verdadero grito nacional es el silencio total que se pide en momentos de rescate, el silencio para escuchar los gritos del otro que está sepultado en vida, todo para obsequiarle una segunda oportunidad.

De igual manera, la sociedad civil en general, sin importar color, edad o corpulencia; sin orden, sin un sistema, sin una estrategia determinada, organizó espontáneamente centros de acopio para aquellos que perdieron sus pertenencias. Hay quienes llevan comida de todo tipo, sin faltar el de los tacos al pastor que de lado a lado lleva su trompo para regalar alimento a los que ayudan, en tanto él alimenta su espíritu por su buena acción, una acción compartida con varios de sus empleados y que en redes sociales los han retratado bajo la leyenda “Los héroes de hoy… usan mandil”.

El pueblo en su mayoría respondió, sigue respondiendo en toda la nación, ayuda de todo tipo llega desde varias regiones del país, aunque se sigue esperando la respuesta personal de gente que trabaja en el Poder Ejecutivo, Judicial y Legislativo; ellos invitan a sumarse pero muy poco han sacado de sus cuentas personales. El caso es que, en general, la solidaridad, la hermandad que se ha demostrado, es aplaudida, admirada y hasta venerada en varias partes del mundo, mundo que también ha dado muestras de apoyo de diferentes maneras y en diferentes personalidades.

Con todo el poder del Estado se presentaron en los distritos siniestrados delegados federales y varios fueron callados y exhibidos por la misma sociedad; algunas personas les gritaron en coro o con gritos aislados que se retiraran, que no eran bien vistos; en contraste, con los militares, con la Marina y otro número indeterminado de voluntarios, a quienes se les admira porque ellos no desean fama, reflectores o votos, no fueron a la pose, fueron a mover conciencias.

Personalidades gubernamentales como el presidente de la República, el secretario de Educación, la de Sedatu, Rosario Robles; José Antonio Meade, que a pesar de ser los primeros corresponsables para otorgar los medios o todo tipo de soporte también fueron abucheados o simplemente no agradable su presencia, señal inequívoca de los tiempos difíciles que estamos sobrellevando.

Los números de las cuentas bancarias de la Cruz Roja se muestran por doquier, aunque la recaudación ha sido poca cuando de efectivo se trata, porque el fantasma de la desconfianza, de la aceptación y respeto hacia los dirigentes, otrora reconocidos, se ha diseminado; el espectro de la corrupción, como sucedió en el 85, se encuentra tan presente como los cientos de desaparecidos que no se ven pero se perciben en el ambiente.

México es grande, es mucho más que sus problemas, que sus tragedias, con orgullo decimos que es verdad, pero es claro que también como pueblo es mucho más que sus propios gobernantes, quienes ofrecen solidaridad en cuanto ven reflectores pero se olvidan de ella en cuanto se cambian de ropa, en cuanto descansan en sus casas residenciales. Ojalá México fuera un país donde autoridades y pueblo compartieran, convivieran, se fusionaran y se apoyaran por siempre, no sólo en la tragedia. Deseamos que la lección que hoy nos regala el pueblo mueva la sensibilidad de los políticos en turno, que los haga más humanos, más honestos y, sobre todo, más capaces para servir a sus gobernados y no sólo servirse de ellos.

Debemos estar al alba de manera permanente ya que la naturaleza, como los políticos, no tiene palabra de honor, sólo que la naturaleza nos regala la vida y la política es capaz de complicarla.

Thomas Carlyle, historiador y crítico social escocés, externó: “Los hombres que se ven reunidos para algún fin descubren que pueden alcanzar también otros fines cuya consecución depende de su mutua unión”, y Martín Luther King lamentó: “Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el arte de vivir juntos, como hermanos”. México, hoy y en el 85, ha demostrado que esto es posible.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas