Rafael Mendoza Castillo
Se privatiza el contenido público de la política
Lunes 18 de Septiembre de 2017
A- A A+

La acción constituyente de la política tiene como campo la esfera lo público. Ante esto surge obligadamente una pregunta: ¿qué le sucede a lo público de la política con las imposiciones privatizadoras del modelo de economía neoliberal? Los efectos en dicho campo público son devastadores. Veamos.

“La política no puede seguir siendo la continuación de la guerra por apropiarse o conquistar posiciones. Tiene que ser una acción para constituirse en sujetos en comunidad”.
“La política no puede seguir siendo la continuación de la guerra por apropiarse o conquistar posiciones. Tiene que ser una acción para constituirse en sujetos en comunidad”.
(Foto: TAVO)

Los procesos de privatización, achicamiento del Estado, las desregulaciones, reducciones al gasto público y las reformas estructurales no sólo afectan el patrimonio material de la nación, sino que también sus efectos alcanzan lo emocional, lo corporal, lo sentimental y lo intelectual de los mexicanos. Aunado a lo anterior está la destrucción de los lazos de solidaridad del tejido social o relación social de la comunidad política. Lo que Sigmund Freud nombró como “desintrincación pulsional” y Zygmunt Bauman denominó “vida líquida”.

¿Por qué afirmamos lo anterior?, porque no sólo se privatizan las cosas, lo material, sino que la relación social, el vínculo solidario con los otros, también se privatiza al convertirlo o reducirlo a la pura individualidad, es decir, al cultivo de uno mismo, al yo narciso que vive de su propia imagen y se instala en las envolturas narcisistas y la otredad desaparece como diferencia.

Por eso el Quinto Informe de Peña Nieto es el modelo de la caverna de Platón, donde el espectáculo es la sombra de la realidad. La sombra, la máscara, encubren a la realidad. Quien le aplaudió lo hizo a la máscara, a la sombra, las cuales se han escapado del mundo real. Aquellas viven para sí mismas, se sienten la fuente del poder (fetichismo del poder), se han aislado de la realidad social y han olvidado que la fuente del poder está en la soberanía popular.

Ser tú mismo, ir a lo tuyo, la muerte de los ideales, están sustituyendo al Homo economicus, personalidad típica ortodoxa de la sociedad capitalista, por el excelente producto del individualismo burgués. Por eso afirmamos que lo solidario, lo común, lo de todos, lo público, como los ideales, llegan a su fin (ejemplo: el frente PAN-PRD-MC). Las causas sociales se suplen con el cultivo del egoísmo, del yo como fundamento de la existencia. Lo que vale es el yo, el nosotros cada día desaparece.

El capital financiero y su fin principal de concentrar el gran dinero en pocas manos no sólo devalúan el peso mexicano, sino que también afectan el mundo de los vínculos sociales y la pulsión de muerte le gana a la pulsión de vida, ahora todo es líquido. Así se da la convergencia entre el capital y el discurso técnico. Lo anterior se manifiesta en las preocupaciones por uno mismo y el olvido de los demás, de los otros. Este hecho fragmenta el concepto de clase social, de grupo, de comunidad. El mercado lo es todo.

La crisis moral, social, económica, de corrupción e impunidad que hoy vive la nación produce una relación social, cuyo contenido se caracteriza por el predomino del individuo sobre lo colectivo, lo público. Al afirmar el poder político que “Michoacán está en ti”. Esto es el ejemplo claro de que lo público, lo de todos, se coloca en el yo individualizado. Lo privado le gana a lo público.

Estamos asistiendo a la atomización de lo social por la vía de la privatización. Este hecho se orienta hacia la construcción de la individuación. Es entonces que la responsabilidad social se coloca en el individuo y el nosotros deja de existir. Aquí es donde hace su entrada triunfal el hombre psicológico, el producto más acabado del neoliberalismo (narcisismo-consumismo).

Tiene razón el gobernador Silvano Aureoles cuando afirma que “un componente fundamental de la política es la palabra y es creer en la palabra, quien dice una cosa y hace otra difícilmente puede aspirar a tener credibilidad”. Es cierto, pero el gobernador de Michoacán ignora y oculta que las palabras tienen un contenido que las vincula con un conocimiento, una visión del mundo, una ideología, una intencionalidad; es decir, con la verdad o la mentira.

Un ejemplo claro de lo anterior es Enrique Peña Nieto, quien es congruente con lo que piensa y hace dado que su intencionalidad se coloca del lado de las privatizaciones, la reducción del gasto público, las desregulaciones, esto es de los intereses de la oligarquía nacional y extranjera, y violenta la soberanía de la nación con sus reformas estructurales. Por tanto, la congruencia es digna de sospecha y no es neutral o inocente, esto es, en favor de qué y en favor de quién.

Por eso el componente de la política es lo público, lo de todos, y fundamentalmente es una acción constituyente que implica la transformación de todo aquello que en mundo social produce sufrimiento corporal, emocional e intelectual en los seres humanos. Además incluye el sentido de solidaridad con el otro, especialmente los olvidados, los afectados por terremotos, los molestados por sistemas económicos y políticos corruptos e impunes como el actual.

Los terremotos que produce la naturaleza, y el más reciente que afectó a los estados de Oaxaca y Chiapas, son eventos que provocan sufrimiento en la población de todas las franjas sociales de esas regiones del país. Ese fenómeno revela muchas cosas. Por un lado, los ricos, los acomodados tienen mejores condiciones para resistir los efectos del mismo. A los poderosos el sistema los protege y les asigna privilegios. Pero en el caso de los olvidados, los condenados de la tierra, los excluidos, los pobres, reciben doble dolor, el que les produce el sistema y el golpe de la naturaleza. Los temblores y huracanes revelan las desigualdades brutales en los social.

Termino estas reflexiones con un pensamiento de Fabrizio Mejía Madrid: “La política no puede seguir siendo la continuación de la guerra por apropiarse o conquistar posiciones. Tiene que ser una acción para constituirse en sujetos en comunidad”. Estoy por que se marchite el Estado, pero en este momento es urgente que vuelva a su sentido social y solidario que tuvo en el cardenismo (1934-1940), aunque a Peña Nieto no le guste. Existen varios pasados y varios futuros, es necesario elegir; de lo contrario, la guerra, la explotación y la violencia se incrementarán exponencialmente. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción