Hugo Rangel Vargas
Por qué López Obrador
Viernes 15 de Septiembre de 2017
A- A A+

No es poco lo que está en juego en el país en los próximos diez meses. Las pasiones más intensas se desatarán y la escaramuza de intereses tendrá suertes mucho más peligrosas conforme se acerque el día de la jornada electoral e incluso después de ella.

Y es que si las fuerzas políticas y económicas hegemónicas no vislumbraran una amenaza clara a su status quo, seguramente estaríamos viviendo el juego terso de las elecciones, tal y como ocurrió en el año 2000, en el que la alternancia política no sólo no atento contra estos intereses, sino que les otorgó viabilidad a través del supuesto bono democrático del cambio de partido.

Por ello es que el arrastre de dos fuerzas en juego: la empujada por las inercias conservadoras y la que comienza a aglutinar los ímpetus de transformación, generan con sus marejadas fuertes remolinos que agitan los asientos de un pasado en el que se habían enterrado las viejas herramientas del sistema para golpear a sus opositores.

Sí, la derecha ha reanimado al viejo “populismo” como el anatema y origen de todos los males, ha invocado de tiempos remotos a la guerra sucia, ahora refinada con la moderna operación de los medios de comunicación y seguramente prepara los mecanismos del fraude electoral, no sólo el día de los comicios, sino a través de la cooptación y/o amedrentamiento de liderazgos y electores.

La capacidad de poner contra la pared a los intereses dominantes del movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador no es gratuita. Junto a él han desplegado sus energías un ejército de cuadros políticos y sociales que quizá de forma inercial han agregado a su andar a los damnificados de más de 30 años de reformas estructurales.

La capacidad de poner contra la pared a los intereses dominantes del movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador no es gratuita
La capacidad de poner contra la pared a los intereses dominantes del movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador no es gratuita
(Foto: Cuartoscuro)



Es probable que la novatez de muchos de los líderes afines a López Obrador y con los que ha enfrentado de manera protagónica los procesos electorales más recientes haya cobrado algunas facturas; sin embargo, esta inexperiencia ha sido suplida por un enorme hartazgo social hacia las políticas de corte neoliberal, el cual ha sido capitalizado de forma casi natural por su movimiento.

Resulta claro que las banderas más importantes del tabasqueño son los huecos por los que se inunda y hace agua el actual sistema de privilegios que domina en el país. El discurso en contra de la corrupción gana plana todos los días en una opinión pública que ha perdido la capacidad de asombro y la necesidad de atender la enorme desigualdad social, parece no una alternativa, sino la tarea más sustantiva para poder dar viabilidad a esta sociedad que orilla a sus jóvenes a la delincuencia o a la migración.

Inclinarse en favor de López Obrador, más que algo reflexivo, resulta un impulso neto de sobrevivencia social. Por ello es que la maniobra de querer imponer en la escala ciudadana de valores un tema venido de alguna oficina pública o de la ocurrencia de un palacio, tal y como ha sido el llamado “gobierno de coalición”, parece no cuajar en un país que se debate en un permanente derramamiento de sangre y en una crisis humanitaria de hambre y de violaciones a los derechos humanos.

Anclar en torno a Andrés Manuel las banderas que habían abandonado las fuerzas progresistas de este país, así como colocar en su programa político a la reivindicación de los derechos que fueron cercenados en el Pacto por México a miles de mexicanos, es un acto básico de rebelión que puede detonar otras transformaciones mucho más profundas.

Si la ciudadanía logra tomar al líder de Morena como la punta de lanza que derrote al sistema de corrupción y privilegios, quizá a partir de ahí comience una serie de cambios que tengan como eje vertebral el empoderamiento ciudadano.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas