Samuel Ponce Morales
La PGR echó a perder la investigación sobre el 15-S
Jueves 14 de Septiembre de 2017

Rechaza el exgobernador que haya habido amenazas previas

Leonel Godoy Rangel

A- A A+

Morelia, Michoacán.- Hace nueve años la fiesta cívica del Grito de la Independencia fue interrumpida en la capital michoacana por un atentado contra civiles que habían asistido a recrearse en esa noche mexicana. El saldo, ocho muertos y más de un centenar de heridos; en ese entonces era gobernador Leonel Godoy Rangel.

El hoy ex mandatario, quien recibió la noticia del suceso por parte de su colaborador más cercano, Fidel Calderón Torreblanca, tras replicar las campanas y con vivas arengar a los héroes que nos dieron patria y libertad, habla a Cambio de Michoacán sobre ese trágico acontecimiento, atribuido al crimen organizado:

Hace nueve años la fiesta cívica del Grito de la Independencia fue interrumpida en la capital michoacana por un atentado contra civiles
Hace nueve años la fiesta cívica del Grito de la Independencia fue interrumpida en la capital michoacana por un atentado contra civiles
(Foto: Cuartoscuro)



–¿Cuál considera que es la lección para la sociedad michoacana y los tres niveles de gobierno?
“La lección principal es para las autoridades de los tres niveles. Aprender que la prevención (vía la educación y el trabajo) es mejor que la represión. A la sociedad le quedó un profundo dolor por tantas víctimas inocentes”.

–¿Es hoy el 15 de septiembre de 2008 todavía una herida abierta o el paso de los años han logrado anestesiar a la sociedad?
“Considero que este acto narcoterrorista durará mucho tiempo en la memoria de los michoacanos, principalmente de los morelianos”.

–¿Qué paso ese día por su mente?
“Se instruyó a las fuerzas de seguridad e incluso al Ejército a resguardar el lugar, atender a las víctimas e investigar para no dejar sin castigo tan cobarde acción”.

–¿Qué pensaba mientras recorría ese día la explanada?
“Sentía rabia, dolor, impotencia y deseos de castigar a los responsables, además de auxiliar de inmediato a las víctimas y sus familiares”.

–¿Faltó pericia a los cuerpos policiacos en el levantamiento de evidencias?
“No hay datos que demuestren que se actuó mal técnicamente en el lugar de los hechos. Indicios, objetos, sujetos, huellas, sangre, ubicación de cadáveres, se manejaron de manera correcta”.

–¿Las cámaras de seguridad instaladas en la sede gubernamental lograron captar algo, es decir, el momento, a los sospechosos, los últimos movimientos de la gente en la zona cero?
“No recuerdo esa información. Al parecer no estaban ubicadas hacia el lugar del atentado”.

–Por aquella época, la relación con la Federación no era la mejor. ¿Quién le informó al entonces presidente Felipe Calderón de los hechos o al paso de cuánto tiempo pudo usted hablar con él y cuáles fueron sus primeras palabras?
“En ese tiempo (septiembre de 2008) la relación era buena. Normal entre gobernantes de distintos partidos e ideologías. Hablé de inmediato con él. Se enteró y estuvimos trabajando juntos”.

–¿Cómo, cuándo, dónde y quién recibe la notificación de que un grupo criminal había logrado detener a los autores materiales de los granadazos y los “pone” a disposición de la autoridad? En una casa de seguridad, si mal no recuerdo.
“Esa información ya no se nos proporcionó. Nos enteramos por los medios de comunicación. Desde un principio puse en duda la veracidad y responsabilidad de los acusados. Máxime que detuvieron a un grupo criminal”.

–¿Considera que los imputados en ese momento fueron chivos expiatorios o realmente eran culpables?
“No. Sólo me pareció sospechoso la manera en que fueron localizados y detenidos. Además de que ya no hubo correspondencia de la procuraduría en la investigación. La atrajeron sin dar alguna explicación”.

–Por esa época algunos criminales salieron a escena a decir que ellos no fueron, ¿usted qué cree que fue lo que paso, qué podría haber motivado los granadazos?
“No tengo alguna teoría para esos hechos. Sólo estaba convencido de que había sido el crimen organizado”.

–¿Es cierto que había amenazas previas y fueron desoídas por las autoridades, o se trata de una simple teoría conspirativa generada al calor del momento?
“Nunca alguien nos amenazó o alertó sobre esos hechos. Había y existe actualmente un Grupo de Coordinación, entre autoridades federales y estatales, además del Ejército y la Marina. Nos reunimos dos o tres veces antes, otras tantas después, y nadie hizo ese señalamiento”.

–¿Estima que algún día se sabrá toda la verdad respecto a los hechos o será un caso más de impunidad que lacera a la colectividad?
“Veo muy difícil que se establezca ya que la PGR echó a perder la investigación al aceptar que los tres detenidos fueron los autores materiales. Años después salieron libres”.

Para Godoy, “Michoacán, Morelia en particular, no será la misma después de los cobardes atentados del 15 de septiembre del 2008”.
Para Godoy, “Michoacán, Morelia en particular, no será la misma después de los cobardes atentados del 15 de septiembre del 2008”.
(Foto: Cuartoscuro)



–¿Se ha cumplido el propósito fundamental del acuerdo gubernamental que creó respecto a las pensiones para las víctimas de los atentados?
“Me parece que en el gobierno priista de Fausto y Jara se intentó evadir la responsabilidad del estado para prestar la atención debida a las víctimas y sus familiares”.

–En lo particular, ¿ha mantenido comunicación directa con las víctimas sobrevivientes del 15 de septiembre?, ¿qué le dicen?
“No, para evitar malas interpretaciones de los gobiernos posteriores.

–Desde su percepción, ¿los atentados de 2008 cambiaron algo en Michoacán?
“Michoacán, Morelia en particular, no será la misma después de los cobardes atentados del 15 de septiembre del 2008”.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes