Alma Gloria Chávez
La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados
Sábado 9 de Septiembre de 2017
A- A A+

Durante 16 años ni siquiera fuimos recibidos por la Institución encargada de administrar nuestras pensiones.

Un maestro de educación media, ya jubilado.


Me parece que este suceso (que a muchos pareció trivial) quedó marcado con fuerza en mi persona, porque al poco tiempo, estando comisionada a la Secretaría de Acción y Asistencia Social en nuestra Delegación estatal y habiendo recibido documentos y formatos para la afiliación al Frente de Jubilados (por medio de la ATEM), mi trabajo fue obstaculizado por miembros del mismo Comité Sindical, con el argumento resumido en la frase: “Ya no son compañeros”. Lo cierto es que de manera personal busqué e informé a algunos compañeros recién jubilados que deseaban integrarse al frente y que además hicieron labor entre más conocidos.

Jubilados y pensionados del ISSSTE
Jubilados y pensionados del ISSSTE
(Foto: Especial)



Al paso del tiempo puedo afirmar que todavía hoy, en muchos sindicatos (o en lo que queda de ellos) prevalece la falsa idea de que quien se jubila o pensiona de alguna empresa o institución deja automáticamente de reconocérsele como la persona productiva que entregó muchos años de su vida al mismo proyecto colectivo en el que otros nos encontramos: compañeros, pues. ¿Cómo no afirmar entonces que vivimos una terrible crisis de identidad? En este caso, de clase.
Afortunadamente, sin embargo, contamos también con dignos ejemplos de lo que significa reconocerse como parte de la clase trabajadora, de ésa que mediante la organización, la lucha y la toma de consciencia ha logrado, a través de los años, auténticas conquistas en el terreno de lo laboral y todavía más allá: en el universo de los derechos humanos… que vienen a representar herencias invaluables para las generaciones que les suceden.

Es el caso de la Coalición Nacional de Jubilados y Pensionados Profesor Elpidio Domínguez Castro AC, cuyos agremiados (un millón 250 mil jubilados y pensionados por el ISSSTE en 26 estados del país), desde su formal constitución, en el año 2000, y a pesar de no ser tomados en cuenta ni reconocidos por la sociedad y sus propios sindicatos (sobre todo el CEN del SNTE), se empeñaron en obtener el reconocimiento de la Junta Nacional de Gobierno Sindical, logrando formar parte de la Comisión Convocante al Primer Congreso Nacional de Bases de los Trabajadores de la Educación, donde dieron a conocer su estructura organizativa con doce secretarías, 26 coordinaciones estatales y una Comisión Nacional de Enlace y Gestoría, mostrando además una capacidad de convocatoria fuera de lo común.

La Coalición ha celebrado varios encuentros en distintas regiones y en su Segundo Congreso Nacional, realizado en la ciudad de Mérida, Yucatán, se acordó su integración a la Confederación de Jubilados, Pensionados y Adultos Mayores de la República Mexicana AC, en la que se les reconoció presencia nacional, obteniendo por ello seis carteras en el Comité Representativo y pasando a formar parte de la Junta Nacional de Gobierno Sindical.

Desde su conformación como organización pública nacional, la Coalición de Jubilados y Pensionados ha manifestado su decisión de luchar haciendo frente a las constantes reformas a los sistemas de seguridad social, a los regímenes de pensiones y jubilaciones que lesionan los derechos de los trabajadores activos y retirados, teniendo como eje aglutinador los siguientes objetivos: 1. Lograr la unidad real de los jubilados y pensionados. 2. En defensa de la seguridad social. 3. En defensa de los regímenes de pensiones y jubilaciones. 4. En defensa de los derechos creados y plasmados en la Constitución. 5. Por el cálculo correcto de las pensiones. 6. Por la homologación de los días de aguinaldo, al igual que los activos. 7. Exigir soluciones a los problemas plasmados en el pliego petitorio. 8. Por lograr la pensión universal para todos los adultos mayores.

“Nada es imposible para el que lucha”, ha resultado la consigna ideal que define a estos cientos de miles de adultos mayores que, asumiendo el compromiso de luchar por intereses colectivos hasta lograr las metas y objetivos propuestos, se encuentran dispuestos a no claudicar, actuando al amparo de la legalidad y usando como estandarte la razón y la justicia, “encaminados a lograr una vejez con dignidad, como hombres y mujeres libres”.

Y en cuanto al nombre adoptado por la Coalición Nacional de Jubilados y Pensionados, ha sido el maestro Gabriel Ramírez, secretario de Orientación Ideológica, quien me ha informado que adoptaron el nombre del maestro y líder comunal Elpidio Domínguez Castro (que fue su alumno) como digno representante del gremio magisterial: “Luchador social, defensor de los derechos de los pueblos indígenas de México y el mundo y defensor también de la propiedad comunal”.

Oriundo de la comunidad indígena de Santa Fe de la Laguna, municipio de Quiroga, Michoacán, el maestro Elpidio Domínguez Castro, egresado de la Normal Rural Vasco de Quiroga, de Tiripetío, Michoacán, y con estudios de Filosofía en la Universidad Michoacana de San Nicolás, murió en la lucha por la defensa de tierras comunales, consecuente, como el educador que siempre fue, y ejemplificando el compromiso que adquiere todo hombre y mujer de ideales libertarios, como los que conforman la Coalición Nacional de Jubilados y Pensionados, a quienes con respeto saludamos.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar