Hugo Rangel Vargas
No mentir, no robar, no traicionar
Viernes 8 de Septiembre de 2017
A- A A+

La lógica en la que se reproduce la vida pública en los últimos años en el país ha puesto en entredicho la moral con la que se conducen los actores políticos. Sí, un par de dichos se han convertido en la tónica del actuar de los funcionarios y representantes populares: “El que no tranza no avanza” y “la moral es el árbol que da moras”.

Por ello es de reivindicar los valores de la honestidad, del pudor y la lealtad como actos verdaderamente revolucionarios en una sociedad que está a punto de colapsar derivado de una gravísima crisis de ética que afecta al servicio público, pero que con el nefasto incentivo de la impunidad permea y cunde como ejemplo para el conjunto de ciudadanos.

No mentir, no robar, no traicionar ha sido la consigna con la que Andrés Manuel López Obrador ha recorrido el territorio nacional para poner frente a la opinión ciudadana esta crisis
No mentir, no robar, no traicionar ha sido la consigna con la que Andrés Manuel López Obrador ha recorrido el territorio nacional para poner frente a la opinión ciudadana esta crisis
(Foto: Cuartoscuro)



No mentir, no robar, no traicionar; no sólo ha sido la consigna con la que Andrés Manuel López Obrador ha recorrido el territorio nacional para poner frente a la opinión ciudadana esta crisis, sino que también ha hecho eco en la gran mayoría de quienes desde diversos espacios de decisión la han adoptado como bandera que da legitimidad a su actuar en la función pública.

En Morelia, el regidor de Morena, Osvaldo Ruiz Ramírez, ha asumido como eje fundamental de sus tareas en el Cabildo este llamado del tabasqueño. Así quedó delineado en su segundo acto de rendición de cuentas que tuvo lugar en un evento al que acudió una fuerte representación de sectores populares de la capital michoacana.

Desde hacía tiempo la izquierda estaba ausente en el debate al interior del Cabildo moreliano. Los regidores de oposición emanados de los partidos progresistas lucían plegados políticamente al alcalde y la agenda de avanzada no aparecía por ningún lado, mientras que la población de esta ciudad se encontraba huérfana de una verdadera oposición que hiciera contrapeso a la alternancia, casi pactada, entre priistas y panistas al frente del Ayuntamiento.

Con la llegada del gobierno independiente de Alfonso Martínez Alcázar a la ciudad, las cosas poco han cambiado. Su formación dentro de las filas de Acción Nacional ha dejado impresos quizá algunos de los peores vicios de la derecha al frente de su administración. Así lo dejaron en evidencia los sendos cuestionamientos que el regidor morenista lanzó sobre el actuar del edil al frente de la comuna.
Al menos una decena de puntos de acuerdo propuestos por Ruiz Ramírez, y aprobados por el pleno del Cabildo, han sido desatendidos por el presidente y su administración, poniendo en entredicho su palabra cuando juró guardar la legalidad. Entre estos puntos destacan la ausencia de la implementación de un protocolo para la no discriminación de las personas LGBTTT por parte de los trabajadores municipales, así como el apoyo para la escuela de artes y oficios de la tenencia de Santa María.

En sus apuntes el regidor ha delineado además públicamente tres propuestas de corte eminentemente progresista que se pondrán a consideración del cuerpo edilicio al que pertenece en los próximos días: la paridad de género en la elección de autoridades auxiliares, la propuesta de modificación a la Ley Orgánica Municipal para que los regidores sean electos territorialmente y la propuesta de revocación del mandato a nivel municipal.

Las posibilidades de la izquierda parecen asomarse de nuevo a la casona de Allende esquina con Aldama. Su regreso se ha hecho bajo la tónica del no mentir, no robar y no traicionar. Pronto quizá será que vuelvan a tocar la puerta de la oficina del alcalde y a reanimar la esperanza de otro rumbo para la señorial Morelia.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas