Alma Gloria Chávez
Desapariciones forzadas en México
Sábado 2 de Septiembre de 2017
A- A A+

La tendencia en México es de un periodo de recrudecimiento de abusos violentos contra la población y supresión de la disidencia.

Americas Watch, 1994.


En contraparte, muy poco se conoce de otro tipo de acciones emprendidas por agrupaciones y organismos humanitarios internacionales y nacionales, a los que no mueve ni motiva el interés económico o político, y sí en cambio, el convencimiento de que el recurso más valioso con el que cuenta nuestro planeta es el ser humano en toda su integridad y dignidad. Estos organismos que promueven acciones encaminadas a la defensa de los derechos humanos de hombres y mujeres sin distinción de origen, sexo, nacionalidad, creencia o religión, son los que dan cuenta, ante los ojos del mundo, de los excesos cometidos por algunos seres humanos en contra de sus semejantes y en contra del entorno que se habita.

Organizaciones como Americas Watch, Amnistía Internacional, Médicos y Reporteros sin Fronteras o comisiones como la Interamericana de Derechos Humanos, son quienes han venido monitoreando, desde hace décadas, el patrón de violencia y abusos excesivos que el gobierno mexicano ha permitido contra el propio pueblo que representa, adoptando una política de tolerancia ante las violaciones a derechos humanos que cometen policías, Ejército y Marina, cuerpos de seguridad y grupos de la delincuencia.

Perturba, definitivamente, conocer la frecuencia de casos de tortura y asesinatos extrajudiciales cometidos por las corporaciones policiacas en distintos estados –y en distintas épocas–, así como la participación, en esos gravísimos delitos, de miembros del Ejército y de la Marina, que actualmente y con el pretexto de “guerra al narcotráfico” han salido de sus cuarteles para involucrarse en tareas de “seguridad pública”, en franco retroceso a normas internacionales y llevando a riesgo el respeto de las garantías fundamentales.

El tema de los desaparecidos en México resulta como una llaga abierta desde la década de los años 70
El tema de los desaparecidos en México resulta como una llaga abierta desde la década de los años 70
(Foto: Especial)



En este contexto, el tema de los desaparecidos en México resulta como una llaga abierta desde la década de los años 70, cuando durante el gobierno de Luis Echeverría (1970-1976) “el Ejército y la Policía mexicanos, con apoyo de asesores norteamericanos, llevaron a cabo un operativo contrainsurgente encaminado a eliminar a diversos pequeños movimientos guerrilleros de tendencia izquierdista, tanto urbanos como rurales”, describe un informe de Americas Watch, añadiendo: “El gobierno de José López Portillo (1976-82) continuó con esta operación. Según cifras de las organizaciones mexicanas de derechos humanos, durante este periodo desaparecieron más de 500 personas, cuyo paradero aún se desconoce”.

En los años posteriores, otras organizaciones internacionales documentaron que aunque a menor escala, las desapariciones continuaron durante el sexenio de Miguel de la Madrid (1982-88) y que “el patrón de las desapariciones durante este periodo fue similar al de otros países latinoamericanos en ese mismo lapso”. Invariablemente las víctimas fueron secuestradas por elementos de las Fuerzas Armadas o por la Policía, en cuyo seno se formó una unidad policiaca clandestina conocida como la Brigada Blanca.

A finales de la década de los 80, gracias a la intervención de organismos humanitarios internacionales, fue conocido el sonado caso de un ex soldado del Ejército Mexicano Zacarías Osorio Cruz, que en un juicio de asilo testificó ante el Comité de Inmigración Canadiense su participación en ejecuciones ordenadas por los Oficiales mayores del Ejército y la Aviación Militar mexicanos. Ante este escándalo en que se vio envuelto el gobierno, la Brigada Blanca dejó de existir (al menos con tal nombre) pero las desapariciones de líderes indígenas, campesinos o urbanos, así como de disidentes políticos, continuaron en menor escala hasta 2006.

Un personaje mexicano que ha resultado emblemático por su lucha sin tregua contra las desapariciones forzadas en México es doña Rosario Ibarra de Piedra, quien “en la serenidad de sus 90 años”, desde que en 1977 fundó el Comité Eureka, que reúne a familiares de desaparecidos durante los sexenios de Díaz Ordaz y Echeverría, afirma categórica que el gobierno mexicano no ha hecho frente a la enorme tragedia humanitaria que representa la lista de desaparecidos mexicanos y migrantes en el país y declara que organizaciones como Eureka nunca han dado por muertos a sus familiares y nunca han buscado sus cadáveres, porque saben que “el asesinato prescribe pero la desaparición forzada no”… sólo así los responsables pueden ser juzgados en cualquier época.

El 30 de agosto ha sido declarado internacionalmente como el Día del Detenido Desaparecido, iniciativa impulsada desde 2011 por la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Fedefam) y apoyada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) “para honrar la memoria de las personas desaparecidas y aportar a las luchas de sus familiares por la justicia y contra la impunidad”. Y aquí en México, el mes de abril pasado, durante un congreso organizado por grupos civiles que atienden el problema de los desaparecidos, calificaron la situación en México de “grave y dolorosa” porque la magnitud de la desgracia sólo se mide con un dato concreto: no existe siquiera un registro nacional confiable para conocer el número de víctimas.

Si desde los acontecimientos de Ayotzinapa, Guerrero, el mundo entero supo de la “desaparición” de 43 normalistas, los datos disponibles actuales registran más de 25 mil que nos hacen falta, sin lugar a dudas.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales